Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Rusia condena la campaña de “máxima presión” de Estados Unidos contra Irán

AFP

SOCHI, Rusia – Rusia condenó la campaña de “máxima presión” de la administración Trump contra Irán el martes, antes de la reunión del secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, del presidente ruso Vladimir Putin, en la que se mantendrán conversaciones de mayor nivel entre Estados Unidos y Rusia sobre temas como el control de amas, el Acuerdo Nuclear con Irán y la crisis en Venezuela.

Pompeo, el principal diplomático del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien llegó a la soleada estación del Mar Negro en Sochi el martes por la noche, se reunirá con Putin para las conversaciones de mayor nivel entre Estados Unidos y Rusia en casi un año.

La visita de Pompeo a Rusia, su primera como secretario de Estado, se produjo cuando las tensiones aumentaron peligrosamente en el Golfo, con Irán y los Estados Unidos en una nueva guerra de palabras sobre el acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales.

Emiratos Árabes Unidos dijo que barcos en el Golfo, incluidos dos petroleros de Arabia Saudita, sufrieron un ataque de “sabotaje” el domingo, y el martes los saudíes cerraron un importante oleoducto después de un ataque con aviones no tripulados cargados con explosivos por parte de rebeldes hutíes apoyados por Irán en Yemen.

Pompeo es el funcionario estadounidense de más alto rango que ha visto a Putin desde julio, cuando Trump se reunió con él en Helsinki y sorprendió al establecimiento político de los Estados Unidos al parecer que aceptaba la afirmación del líder ruso de que no se había entrometido en las elecciones estadounidenses, en contra de las evaluaciones de la inteligencia estadounidense.

Rusia advierte que responderá “de la misma manera” si EE. UU desarrolla misiles de alcance intermedio
El presidente estadounidense Trump y su homólogo ruso en la cumbre de Helsinki (Foto: AFP)

 

“En algunos temas podemos estar de acuerdo, en otros podemos estar en desacuerdo, pero cuando se trata de nuestros intereses nacionales, es nuestra responsabilidad encontrar el camino a seguir”, escribió Pompeo en Twitter.

Se esperaba que Putin recibiera a Pompeo más tarde el martes después de que este último sostuviera conversaciones y una cena con su homólogo ruso, Sergey Lavrov.

Estoy aquí hoy porque el presidente Trump está comprometido a mejorar esta relación”, dijo Pompeo al reunirse con Lavrov.

Lavrov le dijo a Pompeo que Moscú estaba listo para abrir una nueva página en lazos.

Creo que es hora de comenzar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo de percepción mutua entre nosotros … Estamos listos para esto”, dijo.

Antes de las negociaciones, Putin iba a recorrer un importante centro de pruebas de vuelo militar en el sur de Rusia e inspeccionar un nuevo misil hipersónico con capacidad nuclear llamado Kinzhal (Dagger).

Dmitry Peskov, el portavoz del presidente Putin, negó que la exhibición de músculo militar estuviera diseñada para enviar un mensaje a los estadounidenses.

En una reunión el lunes, Putin también asignó a su equipo principal el desarrollo de defensas contra las armas hipersónicas.

Peskov criticó lo que llamó la campaña de “máxima presión” de Estados Unidos sobre Irán, y dijo que solo llevaría a Teherán a un rincón.

Pompeo canceló una parada en Moscú el lunes para celebrar una reunión no programada en Bruselas con los ministros de asuntos exteriores europeos, quienes se han sentido incómodos con la orientación agresiva de Estados Unidos sobre Irán.

Estados Unidos se ha retirado de un acuerdo nuclear respaldado por los europeos, Rusia y China, y ha impuesto amplias sanciones a Irán en un esfuerzo total para frenar la influencia regional de Teherán.

Los Estados Unidos han incrementado la presión recientemente al decir que el despliegue en la región de un grupo de ataque de portaaviones y bombarderos con capacidad nuclear fue para contrarrestar las amenazas de Irán.

La renovada diplomacia entre Moscú y Washington sigue un informe tan esperado por el investigador Robert Mueller. Descubrió que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, pero que no había pruebas suficientes para concluir que la campaña de Trump se confabuló con Moscú.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More