Rusia se prepara para sacar su mejor arsenal y apuntar a Estados Unidos y Europa tras cancelación del INF

Por: Pavel Felgenhauer

Sistema ruso de misiles Iskander (Fuente: Reuters)

El asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, John Bolton, llegó a Moscú el 22 de octubre, poco después de que el presidente Donald Trump anunció que Washington se retiraría del tratado de 1987 sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF). Bolton se reunió con las principales figuras de seguridad y defensa nacional de Rusia, entre ellas el secretario del Consejo de Seguridad Nacional Nikolai Patrushev, el ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov, el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el presidente Vladimir Putin, en el Kremlin. A pesar de las expectativas de algunos sectores, Bolton no trajo consigo una nota diplomática oficial que anunciaba la intención de los Estados Unidos de retirarse de la INF. Esto llevó a un cierto nivel de esperanza en Moscú de que el anuncio de Trump sobre el INF era solo una amenaza, con la intención de presionar a Rusia para que rescindiera sus supuestas violaciones del tratado. Pero Bolton fue inequívoco en sus declaraciones públicas en la capital rusa: el INF está desactualizado y es parcial; no incluye a China; Rusia ha estado en violación pero lo niega y no muestra signos de remordimiento; La decisión de Trump de abandonar el INF es definitiva, y la nota oficial de terminación llegará a su debido tiempo. El tratado deja de ser válido seis meses después de la entrega de dicha nota.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, denunció la intención de Trump de desechar el INF, así como de adquirir más armas nucleares y gastar más que Rusia y China “hasta que recobren el buen juicio”. Según Peskov, esta es una declaración de una carrera de armamentos nucleares y Rusia tomará todas las medidas necesarias para garantizar su seguridad nacional. Los expertos rusos vinculados al Estado acusaron a los Estados Unidos de buscar el dominio militar total. La visita de Bolton a Moscú se describió ampliamente en los medios de comunicación rusos como un momento decisivo, tras el cual se disiparon todas las ilusiones de asociación. De ahora en adelante, serán disuasivos, al igual que durante la Guerra Fría. La teniente general (ret.) Yevgeny Buzhinsky, ex jefe de la Dirección General de Asuntos Exteriores del Estado Mayor, expresó su confianza en que Rusia prevalecerá, utilizando “respuestas asimétricas” para contrarrestar las amenazas estadounidenses. Mientras tanto, el capitán 1 stClasificación (ret.) Konstantin Syvkov publicó un resumen de un posible escenario de “respuesta asimétrica”, que fue publicado por gran parte de los medios de comunicación rusos. Su plan propuesto incluía la producción y el despliegue de 40 a 50 dispositivos nucleares súper pesados ​​con rendimientos de “más de 100 megatones” que podrían ser entregados por misiles balísticos intercontinentales pesados ​​(ICBM) o torpedos nucleares especiales. Sugirió que estas armas podrían convertir a los Estados Unidos en un desierto deshabitado, causar una ruptura tectónica de California y desencadenar una erupción del supervolcán de Yellowstone. Si tal arma es dirigida a los Estados Unidos, continúa el argumento de Syvkov, su elite gobernante estará lista para negociar una rendición estratégica y eliminar todas las sanciones impuestas a Rusia.

En una entrevista reciente con el Financial Times, el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, se quejó de que las relaciones con Occidente y los Estados Unidos son hoy peores que nunca durante la Guerra Fría. También agregó que los intentos de mejorar los lazos en Helsinki en julio pasado durante la cumbre de Trump-Putin fueron puestos en peligro por los miembros de Washington. Según Ryabkov, el “el Gran Occident” es un adversario que actúa para socavar a Rusia: “¿Entonces por qué deberíamos preocuparnos por nuestra posición entre los adversarios?” En la versión en ruso de la entrevista de Ryabkov FT, distribuida por la agencia de noticias semioficial Interfax, el término “adversario” fue traducido como “protivnik”. Esta palabra es un término particularmente específico y fuerte en el argot militar ruso, que significa un combatiente enemigo con el que uno está en guerra. Durante la Guerra Fría, los militares rusos (soviéticos) calificaron a los EE. UU. y sus aliados como “veroyatny protivnik” o “combatientes enemigos probables”, a pesar de que el combate directo real nunca comenzó oficialmente. Si y cuando lo hiciera, el adjetivo “probable” habría sido eliminado. Ryabkov parece haberlo hecho ya, según la agencia Interfax.

La retórica antiamericana ha sido rampante en Moscú, pero los principales funcionarios rusos, incluido Putin, no parecen demasiado angustiados por la retirada de Estados Unidos anunciada por Trump. El Pentágono no parece poseer actualmente ningún sistema de entrega de alcance medio terrestre que pueda desplegar incluso si se desecha el tratado. Sólo se está desarrollando una nueva generación de misiles de crucero que pueden desplegarse en tierra, mar o aire. Una posible nueva generación de misiles balísticos intermedios guiados con precisión en los Estados Unidos aparentemente también está en el tablero, mientras que Rusia ya tiene misiles que podría desplegar de manera relativamente económica. El sistema de misiles Iskander fue diseñado inicialmente para transportar misiles balísticos o de crucero. El misil balístico Iskander-M puede tener un alcance algo más largo que el permitido por el INF, a 499 kilómetros. Mientras que el lanzador Iskander-K modificado podría disparar misiles de crucero tipo Kalibr con rangos que dependen del tipo de motor empleado y la cantidad de combustible a bordo. El primer disparo de prueba exitoso de un misil de crucero lanzado por Iskander fue en 2007. Y después de eso, los principales oficiales militares rusos y Putin comenzaron a hablar sobre la necesidad de renunciar al INF (RIA Novosti, 29 de mayo de 2007; Nezavisimaya Gazeta, 30 de mayo, 2007). En octubre de 2017, Putin nuevamente denunció públicamente el tratado como “unilateral” y prometió que “si el INF se derrumba debido a los estadounidenses, nuestra respuesta será inmediata y recíproca”.

Según Ryabkov, el misil de crucero con base en tierra 9М729 lanzado desde el lanzador Iskander modificado nunca se probó para volar más allá de solo 500 kilómetros, lo que no viola los términos del INF. El último lanzamiento de prueba del 9М729 fue durante Zapad 2017. Por supuesto, todo esto es imposible de verificar de forma independiente, y Ryabkov no dice si el 9М729 carece físicamente de la capacidad para volar más o no. Con la falta total de confianza mutua entre Washington y Moscú, Ryabkov concede que las conversaciones entre expertos militares sobre las presuntas violaciones al INF terminaron en animosidad.

El lanzador Iskander modificado es mucho más barato como un portador de misiles de crucero de producción en masa, y sus costos de mantenimiento son bajos, en comparación con los buques de guerra, submarinos o bombarderos estratégicos. El Iskander-K también es más fácil de ocultar que una fragata. El despliegue masivo relativamente económico de los lanzadores de misiles de crucero tipo Iskander permitiría a Rusia atacar a las tropas, bases y aliados de Estados Unidos en Europa, Asia y Oriente Medio. Cuando Bolton salió de Moscú, Putin reiteró que la respuesta rusa a la cancelación del INF “será rápida y efectiva”, y agregó que “las naciones europeas, que pueden permitir que los EE. UU. desplieguen misiles en su territorio deben esperar ser atacadas”. ¿Por qué poner a Europa en tal situación?”.

Inmediatamente después del desmantelamiento del tratado de la INF, Rusia puede lograr una ventaja técnico-militar así como una bonificación adicional, un fuerte punto de relaciones públicas para tratar de socavar la unidad occidental y romper la cohesión dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Vía Jamestown
Comentarios