Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Después de la retirada de Siria, la OTAN debe centrar su atención en el Mar Negro

Los aliados de Estados Unidos a lo largo del Mar Negro tienen su confianza en la ayuda de seguridad de Estados Unidos debilitada después de que el presidente Donald Trump cancelara una misión naval estadounidense de libertad de navegación en el Mar Negro.

Un socio del ex enviado especial a Ucrania, Kurt Volker, declaró el martes en un testimonio ante el Congreso que la Casa Blanca canceló un despliegue naval rutinario de EE.UU. en el Mar Negro después de que Trump se quejara ante el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton de que la operación es “anti-rusa”.

Esto llega en un momento en que la retirada en curso de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán y, en parte, de Siria, deja a Estados Unidos enfrentando un desafío estratégico: cómo apuntalar sus posiciones en el Golfo y en la frontera sudeste de Europa, y cómo asegurar el acceso al corazón de Europa.

Para mantener a Rusia e Irán bajo control, asegurar las rutas comerciales terrestres y marítimas y proporcionar redundancia a las bases de Estados Unidos en Turquía, la OTAN necesita desarrollar y perseguir una estrategia integral para el Mar Negro. La Alianza necesita una presencia más frecuente de fuerzas navales de la OTAN fuera del área en el Mar Negro, que originalmente estaban limitadas por la Convención de Montreux de 1936, y que actualmente están limitadas por el tonelaje y el número.

Georgia, con sus puertos de Batumi, Poti y Anaklia (en construcción) puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de la estrategia de seguridad del Mar Negro. El Mar Negro y el Cáucaso, que conectan Europa y Asia, han sido una de esas encrucijadas estratégicas Norte-Sur y Este-Oeste durante más de dos milenios. Allí llegaron los antiguos griegos en busca del Vello de Oro y llegando a las costas de Colchis (la actual Georgia), los romanos desafiaron a los partos, y el heredero de Roma, Bizancio, luchó durante siglos con el Imperio Persa, los árabes y los turcos. El Cáucaso -Georgia y Armenia- es también el punto más oriental del cristianismo.

Desde la Edad Media, persas, turcos y rusos invadieron, ocuparon y llevaron a cabo luchas de poder contra la resistencia georgiana y armenia. En 1918, al final de la Primera Guerra Mundial, el Imperio Británico ocupó brevemente las ciudades georgianas de Tbilisi y Batumi, y la capital azerbaiyana, Bakú, sólo para traicionar y abandonar la independencia de los países transcaucásicos en manos de los soviéticos en 1921. La loca carrera de Hitler por el petróleo de Bakú en el Caspio en 1942 demostró la importancia del petróleo del Caspio. El colapso del Imperio Soviético en 1991, que aflojó temporalmente el control férreo de Moscú sobre la región, desencadenó guerras en Chechenia, Abjasia y Osetia del Sur a principios de la década de 1990, en las que Georgia perdió territorio.

Georgia desempeña el papel de puerta de entrada al Cáucaso, controlando el acceso este-oeste desde Asia Central y la Ruta de la Seda a través del Caspio hasta el Mar Negro y el Atlántico, y a la inversa, desde el interior de Occidente, incluyendo una ruta de suministro vital a Afganistán. También se encuentra en un importante eje Norte-Sur, que controla el acceso de Rusia a Armenia e Irán. Georgia es un ejemplo de cómo los países pequeños pueden desempeñar un papel mayor en la seguridad mundial, un factor que Washington a veces olvida.

Hoy en día, el Mar Negro y el Cáucaso están en el ojo de una tormenta creciente: después de la guerra ruso-georgiana de 2008 y la guerra ruso-ucraniana de 2014, Moscú está construyendo su flota del Mar Negro como una herramienta de proyección de poder hacia el Mediterráneo y Oriente Medio. Rusia reconoció los territorios georgianos de Abjasia y Osetia del Sur como “Estados” independientes, y los ha convertido en campos armados para amenazar a sus vecinos. Los soldados rusos trasladan regularmente los puestos fronterizos al interior del territorio georgiano, continuando una política activa de agresión y anexión.

La pequeña democracia postsoviética -Georgia- ha demostrado que está dispuesta a ser amiga de Estados Unidos en tiempos de necesidad, habiendo enviado miles de soldados a luchar en Irak y Afganistán junto a Estados Unidos, y sufriendo pérdidas proporcionalmente mayores que nuestros aliados de la OTAN. Los georgianos sueñan con unirse a la OTAN y a la Unión Europea, con la que firmaron un Acuerdo de Asociación en 2016.

Reconociendo la importancia de la seguridad del Mar Negro y la región del Cáucaso, el Congreso de Estados Unidos adoptó el 23 de octubre de 2019 la Ley bipartidista de apoyo a Georgia. El congresista Gerry Connolly (D-VA), patrocinador de la ley y jefe de la delegación estadounidense en la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, y el representante Adam Kinzinger (R-IL), su copatrocinador republicano, destacaron que Estados Unidos debe desempeñar un papel de apoyo a la seguridad de Georgia ante las amenazas rusas. La ley se encuentra ahora ante el Senado – una oportunidad única para que el pueblo estadounidense demuestre su solidaridad con una nación pequeña, crucial y asediada.

La ley exige una evaluación de las amenazas a la soberanía e independencia de Georgia, medidas reforzadas para contrarrestarlas y sanciones a Rusia si sigue amenazando la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Georgia, lo que está haciendo constantemente.

Impulsar la presencia de Estados Unidos y la OTAN en el Cáucaso y el Mar Negro, fortalecer los lazos con los aliados de la OTAN, Rumania y Bulgaria, así como con Georgia, un fuerte aliado de Estados Unidos en el Cáucaso, y desplegar un escuadrón permanente de la OTAN en el Mar Negro, aumentaría la seguridad de Estados Unidos y sus aliados. Tales medidas enviarían una señal clara a amigos y enemigos de que Estados Unidos se toma en serio la protección de los flancos de la OTAN y de sus socios, Georgia en primer lugar.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More