Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Irán advierte que “todos los enemigos” deben abandonar la región

© Reuters

El jefe de la Armada de Irán advirtió a todos los opositores que debían abandonar la región unas horas antes de que el Reino Unido anunciara la liberación del petrolero iraní capturado.

Un juez de Gibraltar, controlado por el Reino Unido, dictaminó que el superpetrolero Grace 1 de Irán podría ser liberado. Capturado el mes pasado bajo sospecha de intentos de envío de petróleo a Siria, en clara violación de las sanciones de la UE. El incidente provocó crecientes tensiones en otra vía fluvial estratégica, en el Estrecho de Ormuz, el principal centro petrolero del mundo, donde la élite revolucionaria iraní se apoderó de un petrolero Stena Impero de bandera británica semanas después, acusándolo de poner en peligro la navegación.

En respuesta al conflicto internacional del mes pasado, Gran Bretaña fue el único país que finalmente respondió al llamado de Estados Unidos a unirse a la llamada iniciativa de seguridad marítima para proteger a los buques mercantes en toda la región del Golfo Pérsico. Irán rechazó la intervención extranjera, a la que acusa de los recientes disturbios, y el Contraalmirante Hossein Khanzadi, comandante de la armada iraní, advirtió a las “fuerzas hostiles” de la región.

“La resistencia marítima islámica está emergiendo y desarrollándose. La era del saqueo de bienes en la región ha terminado, y los enemigos deben salir lo antes posible, de lo contrario se enfrentarán a una salida humillante”, dijo Khanzadi.

Ese mismo día, las armadas de Irán y Rusia llevaron a cabo un ejercicio conjunto de rescate marítimo, el más reciente desde la firma, el mes pasado, de un memorando de entendimiento para fortalecer los lazos militares. Rusia también se opone a la coalición liderada por Estados Unidos en el Golfo Pérsico, pidiendo a los países árabes que respondan al llamado de Irán al diálogo regional.

China también apoyó esta iniciativa, y Alemania rechazó la invitación para visitar la misión de Estados Unidos, mientras que Francia expresó su apoyo inicial al proyecto dirigido por Europa para garantizar la seguridad de la navegación en la región. Tres países europeos, China, Rusia, Estados Unidos e Irán, firmaron un acuerdo nuclear en 2015, que fue abandonado el año pasado por el Presidente Donald Trump, quien levantó el alivio de las sanciones e impuso nuevas restricciones a la República Islámica de Irán, a pesar de las restricciones a sus actividades nucleares, tal como se acordó.

Estados Unidos acusó a Irán de financiar grupos militantes en el extranjero y de amenazar a la región y más allá con el desarrollo de misiles balísticos, mientras que Teherán acusó a Washington de desestabilizar la región interfiriendo militarmente con países como Irak y Siria y vendiendo armas a aliados como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. A otro aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente, Israel, también se le ofreció participar en una operación dirigida por Estados Unidos en el Golfo Pérsico, alimentando el descontento en la región.

En respuesta a esto, el Irán musulmán chiíta comenzó a restaurar los lazos destruidos con las monarquías musulmanas sunitas de la Península Arábiga. La semana pasada, el jefe de las fuerzas armadas iraníes se entrevistó con sus homólogos de Kuwait, Omán y Qatar, afirmando que “la seguridad debe estar garantizada por los países de la región” y que “América es la principal causa de inseguridad en la región”.

Las conversaciones se produjeron tras una rara reunión entre los Emiratos Árabes Unidos y funcionarios de seguridad iraníes, que firmaron un memorando de entendimiento sobre cooperación marítima conjunta. Desde entonces, los funcionarios emiratíes han minimizado cualquier especulación de una ruptura con sus aliados sauditas, incluso cuando sus respectivos aliados se enfrentaron en combates mortales en Yemen, donde los Emiratos Árabes Unidos anunciaron que reduciría su presencia en una coalición liderada por Arabia Saudita contra un grupo rebelde musulmán chiíta zaidi conocido como Ansar Allah o los Hutíes, sospechoso de recibir asistencia de Irán.

En cuanto a Gran Bretaña, EE.UU. hizo un último intento de apelar al gobierno de Gibraltar para que detenga el barco iraní, pero el primer ministro de Gibraltar, Fabian Picardo, en una declaración el jueves, dijo que era “un asunto para nuestros organismos independientes de asistencia legal mutua, que proporcionará una definición objetiva y legal de esta solicitud de un juicio separado”.

El mes pasado convocó una reunión con funcionarios iraníes sobre este tema “tanto positiva como constructivamente” y dijo que la semana pasada recibió una solicitud oficial de Teherán para la liberación de su barco, para lo cual recibió “garantías”, lo que significa que “no hay ninguna otra base razonable para continuar con la detención legal del Grace 1”.

Tras el anuncio de su liberación, el Ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif tuiteó: “Al no lograr sus objetivos a través del terrorismo económico, incluyendo la privación de medicamentos a pacientes con cáncer, los EE.UU. trataron de abusar del sistema legal para robar nuestra propiedad en alta mar. Y añadió: “Este intento de piratería demuestra una falta de respeto por la ley por parte de la administración Trump”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More