Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Irán amenaza con hundir buques de Israel “si llegan” al Estrecho de Ormuz

Irán advierte de los riesgos de que las fuerzas de Israel participen en la Coalición de Protección de Buques de Estados Unidos en Oriente Medio. El influyente Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), ha amenazado no sólo con hacer la guerra en el mar, sino también con confiscar cualquier barco extranjero, incluso aquellos bajo la protección de la Marina Occidental. Los expertos dicen que Irán es perfectamente capaz de tomar el control de barcos mercantes especialmente protegidos. En esta situación, incluso tiene algunas ventajas.

El Contraalmirante Ali-Reza Tangiri, comandante de la Armada del IRGC, hizo una declaración sobre las perspectivas de guerra en el caso de una presencia militar de Israel frente a las costas de Irán. Advirtió que “cualquier presencia ilegal de sionistas en las aguas del Golfo Pérsico podría conducir a la guerra”. El Contraalmirante habló con Al-Mayadeen, un canal de televisión libanés cercano sl grupo terrorista Hezbolá leal a Teherán.

Los comentarios de Tangsiri respondieron a un discurso del Ministro de Relaciones Exteriores de Israel y miembro del gabinete político-militar de Israel, Israel Katz. Hace una semana, cuando examinó las cuestiones relativas a Irán en una reunión a puerta cerrada de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa de la Knesset, dijo que se estaba preparando para unirse a la Coalición Internacional para la Protección del Transporte Marítimo.

El contenido de su discurso se dio a conocer a través del portal israelí Ynet. Según él, la misión creada por Estados Unidos responde a los intereses estratégicos de Israel. Entre ellos está la lucha contra Irán y el fortalecimiento de los lazos con los países del Golfo Pérsico. Katz dijo a los diputados que había dado instrucciones a su departamento para que estudiara la posibilidad de incluir a Israel en la coalición tras su reciente visita a Abu Dhabi. Durante las negociaciones, Katz, según la prensa israelí, habló sobre la “amenaza iraní” con las autoridades de los Emiratos.

La formación de la coalición pertinente es interpretada ampliamente por Irán como un intento deliberado de atacar sus intereses. El primer vicepresidente de Irán, Eshaq Yahanguirí, declaró en el primer Foro Económico del Caspio celebrado en Turkmenistán el 12 de agosto que “la política unilateral de Estados Unidos y la aplicación de sanciones” es un problema importante para Oriente Medio. Estados Unidos, dijo, ignora el hecho de que Irán siempre ha cumplido con sus obligaciones. Eshaq Yahanguirí está seguro de que Washington quiere “crear inestabilidad” en Oriente Medio. “La iranofobia es un problema que los estadounidenses están creando para nuestra región”, dijo el primer vicepresidente de Irán. Refiriéndose a la situación de la navegación en el Estrecho de Ormuz, señaló que Teherán argumenta que estas cuestiones deberían debatirse en la mesa de negociaciones.

Sin embargo, el proceso mismo de creación de una alianza internacional especial para hacer frente a la “amenaza iraní” todavía no inspira confianza en su futuro. Los intentos de Estados Unidos de organizar la protección del Estrecho de Ormuz se enfrentan al miedo de sus aliados europeos de entrar en una confrontación directa con Irán. Por ejemplo, al anunciar su participación en una misión dirigida por Estados Unidos el día anterior, el Ministerio de Defensa británico dijo que “utilizará en gran medida los recursos que ya existen en la región”. Sin embargo, Londres ha asegurado que la Marina Real no se niega a patrullar junto con la Marina de los Estados Unidos. Actualmente se encuentran en la región dos buques de guerra británicos: la fragata HMS Montrose y el destructor HMS Duncan.  Y el primero debería ser reparado a finales de este mes.

Francia y Alemania, por su parte, tampoco están preparadas para enviar sus fuerzas navales a Oriente Medio. Es sólo una cuestión de intercambio de información. Para los países europeos que siguen siendo signatarios del acuerdo nuclear multilateral con Irán, es crucial mantener contactos con la República Islámica de Irán y utilizar todas las palancas para al menos una cierta “restauración” del acuerdo firmado en 2015. Sin embargo, Australia no responde en absoluto a los llamamientos de su aliado. En la víspera, la ministra de Defensa, Linda Reynolds dijo a funcionarios estadounidenses que sus demandas “muy serias” y “complicadas” recibirían “una atención muy seria”. Hasta ahora, Japón ha demostrado su voluntad de participar plenamente.

Los expertos creen que gran parte de la situación del transporte marítimo en el Golfo Pérsico dependerá del formato y los detalles de la participación de Israel en la coalición internacional. “La información expresada al respecto es muy vaga: estamos hablando del suministro de información de inteligencia”, dijo el experto militar Yuri Lyamin a Nezavisimaya Gazeta. Por supuesto, la aparición demostrativa de barcos de Israel cerca de las aguas territoriales de Irán aumentará inevitablemente la ya elevada tensión en la región del Golfo y la probabilidad de que se produzcan incidentes armados, dadas las relaciones abiertamente hostiles entre Irán e Israel.

En cuanto a la capacidad de Irán para secuestrar barcos, el analista cree que incluso en presencia de barcos británicos y americanos en la región es bastante posible. “En este caso, el lado iraní tiene la ventaja de elegir un lugar y un blanco entre sus muchas bases en la costa e islas del Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz”, señala Lyamin. La pregunta principal, según el experto, es cómo se comportarán las partes si la situación es desfavorable. “Habrá un fuerte elemento de riesgo aquí, ya que la situación puede convertirse rápidamente en una confrontación armada”, dice el analista.

Recordemos que la administración presidencial de Estados Unidos propuso la idea de crear una coalición naval en junio con el telón de fondo de numerosos ataques a barcos mercantes extranjeros en el Golfo Pérsico. Inicialmente, la idea era que cada país proporcionara a sus barcos mercantes una escolta militar, mientras que el ejército de los Estados Unidos se ocupaba de la vigilancia general, vigilaba la zona de operaciones y asumía el mando. Sin embargo, Mark Esper, el jefe del Pentágono, no negó que Estados Unidos se encontró inmediatamente con “diferentes grados de reacción” a esta idea.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More