Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Irán utiliza drones suicidas para vigilar las bases militares de EE. UU. en Medio Oriente

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán están escalando, con la fuerza especial de operaciones extranjeras de Irán usando los llamados “drones suicidas” cerca de personal militar estadounidense en el Medio Oriente en una serie de intensas provocaciones, según ha aprendido Newsweek.

Las fuerzas estadounidenses están tomando medidas para protegerse después de presenciar un aumento de los vuelos de vehículos aéreos no tripulados o drones. Algunos están llevando a cabo operaciones con “C4i”, un término que se refiere a mando, control, comunicaciones, computadoras e inteligencia, cerca de posiciones estadounidenses en la región, según miembros de la comunidad militar y de inteligencia de Estados Unidos que hablaron con Newsweek bajo la condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir los asuntos públicamente.

Funcionarios estadounidenses dijeron a Newsweek que tal actividad indica que las milicias regionales amigas de Irán que actúan a instancias de la Fuerza Quds, el brazo expedicionario de la élite de la Guardia Revolucionaria, estaban llevando a cabo un reconocimiento potencialmente en preparación para futuros ataques con drones suicidas. Esos dispositivos, probados en Irán al menos desde 2014, podrían transportar cargas explosivas a grandes distancias y algunos modelos también podrían estar equipados para llevar a cabo actividades de vigilancia.

No había indicios de una amenaza inminente de ataque por parte del Irán o de sus milicias aliadas.

CNN informó por primera vez el martes sobre el aparente movimiento de personal y equipo de Irán en el último mes, actividades que indicaban una mayor amenaza en la región. Newsweek ha confirmado que esa amenaza persiste y que las acciones de Irán continúan, con un alto funcionario del Pentágono diciendo que las fuerzas estadounidenses han adoptado medidas de autodefensa, pero lo han hecho discretamente para evitar provocar una escalada.

Contactado por Newsweek, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional hizo preguntas al Departamento de Defensa.

“Seguimos vigilando de cerca las actividades del régimen en Irán, sus fuerzas armadas y sus representantes, y estamos bien posicionados para defender a las fuerzas y los intereses de Estados Unidos según sea necesario”, dijo el comandante de la Armada Sean Robertson, portavoz del Pentágono.

La Casa Blanca ha transmitido ocasionalmente advertencias sobre el mayor riesgo que representa Irán para los intereses de Estados Unidos en la región desde al menos mayo, cuando el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton anunció el pronto despliegue de un grupo de trabajo de bombarderos y el grupo de ataque de portaaviones USS Abraham Lincoln en el Golfo Pérsico. La formación del buque de guerra entró en el cercano Mar Arábigo hace meses, pero a principios de este mes transitó por el Estrecho de Ormuz, la ruta marítima petrolera más importante del mundo.

El Estrecho de Ormuz se ha convertido en uno de los principales focos de tensión entre Estados Unidos e Irán desde que el presidente Donald Trump decidió el año pasado retirarse de un acuerdo nuclear multilateral en 2015 e imponer sanciones a la República Islámica. La Casa Blanca defendió la medida acusando a Teherán de apoyar a grupos militantes, de perseguir el desarrollo de misiles y de perseguir secretamente armas nucleares, pero otros signatarios, como China, Francia, Alemania, Rusia y el Reino Unido, siguen apoyando el acuerdo.

Poco después de que Estados Unidos desplegara recursos militares adicionales en respuesta a lo que Bolton describió como “una serie de indicios y advertencias preocupantes y escalofriantes”, el primero de dos actos de sabotaje no reclamados golpeó a petroleros en el Golfo de Omán. La administración Trump culpó a la Guardia Revolucionaria de Irán por este ataque, pero incluso después de una segunda serie de ataques en junio, el Representante Especial para Irán, Brian Hook, dijo a los legisladores que la administración no había sido testigo de acciones que coincidieran con el “flujo de amenazas” del que se había informado anteriormente.

Lo que hemos visto hasta ahora no ha sido a la escala que esperábamos, pero eso no significa que Irán no sea capaz de hacer esas cosas”, dijo Hook a la subcomisión de Oriente Medio, África del Norte y Terrorismo de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes en junio.

Sin embargo, la situación no hizo más que empeorar. Irán derribó un avión teledirigido de alto vuelo de la Armada de Estados Unidos en un movimiento que llevó a Trump al borde de ordenar ataques aéreos de represalia, pero que fue respondido con afirmaciones estadounidenses de derribar un avión teledirigido iraní cerca de buques de la Armada en la región un mes después. También en julio, Irán respondió a la confiscación de uno de sus petroleros por parte del Reino Unido con la confiscación de un petrolero británico cerca del Estrecho de Ormuz, aunque ambos buques ya han sido liberados.

En septiembre se produjo otra escalada. Las instalaciones petroleras saudíes fueron blanco de un aparente ataque con misiles crucero y aviones teledirigidos reclamado por el movimiento yemení Ansar Allah, o Houthi, pero culpado por Washington y Riad a Teherán, su adversario mutuo. El acto, al igual que los ataques a los petroleros, fue negado por Irán, pero arrojó una sombra sobre las perspectivas de disuasión cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió en Nueva York unos días después.

Desde entonces, Estados Unidos ha reforzado su coalición naval, la llamada International Maritime Security Construct, que ahora incluye a Australia, Bahrein, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido. Por otro lado, Irán intentó con ahínco atraer a los Estados de la región hacia lo que denominó la Coalición por la Esperanza, prometiendo no agresión y no injerencia mutua en los asuntos de los demás.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán en el Golfo Pérsico no son nada nuevo. Los dos bandos participaron en hostilidades directas durante lo que se conoce como las “guerras de petroleros” que coincidieron con la Guerra Irán-Irak de los años 80, en la que Washington apoyó al hombre fuerte de Bagdad, Saddam Hussein.

Cuando Estados Unidos derrocó al líder iraquí en 2003, el nuevo gobierno del país cortejó al vecino Irán, que también era mayoritariamente musulmán chiíta, y que comenzó a movilizar a las milicias aliadas como lo había hecho en el Líbano en la década de 1980. Washington culpa a los operativos respaldados por Teherán por, entre otras muchas cosas, el bombardeo de los cuarteles de Beirut que mató a 301 soldados estadounidenses y franceses y la muerte de más de 600 soldados en Irak desde la invasión de Estados Unidos hasta la retirada en 2011.

Ese año Estados Unidos ampliaría su intervención en la región a otras partes, apoyando a los insurgentes en Libia y Siria, el principal aliado árabe de Irán. Estados Unidos e Irán se encontraron en los extremos opuestos de la guerra civil de Siria, pero luego se unieron en un nuevo enemigo común, el grupo militante del Estado Islámico (ISIS), que tanto Washington como Teherán ayudaron a aplastar a Irak y Siria en los últimos años.

La vieja rivalidad se calienta

Sin embargo, con la amenaza yihadista en gran medida contenida, se ha reanudado una rivalidad de décadas, arraigada no sólo en la Revolución Islámica de 1979, sino también en el golpe de la CIA de 1953 que apoyaría a la desafortunada monarquía iraní durante más de un cuarto de siglo. Ha tomado una nueva forma, ya que gran parte de Oriente Medio se ha convertido en un campo de batalla potencial. Irán no sólo ha mejorado su proyección de poder en la región, sino que también lo ha hecho su archienemigo y el principal socio regional de Estados Unidos, Israel.

En agosto, las fuerzas israelíes dijeron que “impidieron un ataque pendiente a gran escala de múltiples aviones teledirigidos asesinos contra Israel atacando a los operativos de la Fuerza Quds iraní y a objetivos de la milicia chiíta en Siria”. Otros ataques registrados en pocos días en el Líbano e Irak también fueron ampliamente atribuidos a Israel, lo que marca lo que se ha visto como una expansión de la campaña del país contra las fuerzas hostiles alineadas con Irán en todo Oriente Medio.

Irak también ha sido testigo de una serie de ataques con cohetes no reclamados contra sitios asociados con la presencia militar abierta de Estados Unidos en el país. El martes se produjo un ataque en la Base Aérea de Ayn al-Asad, donde el vicepresidente Mike Pence visitó la semana pasada para el Día de Acción de Gracias y donde el propio Trump pasó el día después de la Navidad del año pasado, dos visitas que suscitaron controversia entre los que apelaron al gobierno iraquí para que estableciera un cronograma para la salida de las tropas de Estados Unidos.

Los propios esfuerzos externos de Irán le han ayudado a asegurar intereses estratégicos, pero el apoyo a tales redes también ha tenido un costo tanto en capital humano como financiero. El panorama económico del país se deterioró aún más bajo el peso de las estrictas sanciones de Estados Unidos y la reciente decisión del gobierno de recortar los subsidios al gas que, si bien tenían la intención de hacer una transición del país de su dependencia del petróleo y de introducir un sistema más basado en el bienestar, no hicieron más que alimentar manifestaciones masivas que se han vuelto cada vez más violentas en el último mes.

Estas protestas no han disuadido a Irán, que ha seguido advirtiendo contra las injerencias externas en su país, al tiempo que se ha afirmado en el extranjero. Washington, por su parte, ha ofrecido su apoyo a Israel, al igual que Arabia Saudita y otras monarquías musulmanas sunitas de la Península Arábiga, donde están desplegadas tropas estadounidenses.

Esta lucha por el poder entre Washington y Teherán, medio oculta tras un telón de fondo de actores no estatales y una negación plausible, ha evitado hasta ahora convertirse en un conflicto armado, pero ahora queda poco espacio para el error y un amplio margen para errores de cálculo mortales.

Vía Newsweek

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More