Selfie mortal en el campo de batalla: ¿Israel destruyó la casa de Soleimani?

En la noche del 17 al 18 de junio, fuertes ataques aéreos apuntaron a una magnífica casa en la ciudad de al-Bukhamal, en la frontera entre Iraq y Siria. Las bombas destruyeron el edificio y, según los informes, mataron a más de 50 milicianos chiítas. El investigador de inteligencia Ronen Solomon, basado en fuentes abiertas y análisis según publicaciones, revela que el ataque aparentemente tenía la intención de transmitir un mensaje muy personal a alguien en particular: el general Qassem Soleimani.

Soleimani, conocido como el “mártir viviente”, es uno de los hombres más poderosos de Irán. Está muy cerca del Líder Supremo Ali Khamenei y comanda la Fuerza Quds, la unidad de la Guardia Revolucionaria responsable de la actividad iraní fuera del país, un “jefe de organización” que también dirige a las fuerzas militares que operan fuera de las fronteras del país.

Soleimani y Muhandis en Kerbala, Iraq

“Dondequiera que los iraníes estén activos y haya un problema, Soleimani se presenta”, primero durante la toma de control de Iraq en la ocupación estadounidense: para hacerles la vida imposible, dirigir el uso de dispositivos explosivos contra ellos, aterrorizarlos. Luego salva a Assad en Siria, apoya a Nasrallah en el Líbano, se une a la campaña contra ISIS o actúa contra los saudíes en Yemen.

“Tiene una línea muy directa con el Líder Supremo, y ha alcanzado el rango de militar más veterano, más que el comandante de la Guardia Revolucionaria, más que el jefe de Estado Mayor de Irán”, agregó.

Desde que las fuerzas estadounidenses abandonaron el país, el ejército iraquí ha cooperado con los Estados Unidos, especialmente en torno a la guerra contra ISIS, pero al mismo tiempo, las milicias chiítas leales a Irán y operadas por la Guardia Revolucionaria y el propio Soleimani están todavía sujetas al ejército, y toma una parte central en la guerra contra ISIS bajo un marco llamado “reclutamiento popular”.

Cuando Soleimani visita Iraq, utiliza la infraestructura operativa de “reclutamiento popular”. Su equipo de seguridad está compuesto por miembros de una unidad de élite iraní, pero la milicia iraquí le proporciona a él y a sus guardias de seguridad vehículos blindados. El hombre de Soleimani en la organización es el comandante adjunto Jamal Ja’far Muhammad, más conocido como Abu Mahdi al-Muhandis. En junio, los dos hombres fueron fotografiados juntos durante la visita del general iraní a la ciudad de Karbala, Iraq, uno de los lugares más sagrados para los chiítas.

El eje terrestre que conecta Iraq y Damasco

Alrededor de esa visita, Irán decidió abrir una ruta terrestre de suministro que uniría a Iraq con Damasco y permitiría a Teherán profundizar su penetración en Siria. La ruta elegida es la que cruza la frontera de Iraq en la zona de la ciudad de Al-Bukhmal, y desde allí continúa a Dir a-Zour y Damasco. Soleimani vio un gran beneficio: la apertura de una ruta terrestre permitiría la transferencia de grandes cantidades de equipamiento militar a Siria y Hezbolá. Además, si el paso fronterizo en al-Bukhmal pudiera reabrirse a bienes civiles, dificultaría la localización de envíos militares por parte de las organizaciones de inteligencia occidentales. Solo un problema impidió la implementación del plan: desde 2014, la ciudad estuvo gobernada por ISIS.

A fines de septiembre de 2017, se lanzó la operación “Fajr 3” para la ocupación de al-Bukhmal, que era el último bastión urbano que permaneció bajo el control de ISIS. Frente al pueblo del Estado Islámico había una multitud de fuerzas: unidades de élite del ejército de Asad, miembros de la “movilización popular” junto con otra milicia chiita iraquí llamada al-Nujaba, así como milicias de Hezbolá y chiítas de Pakistán y Afganistán. Fueron instruidos por comandantes y asesores iraníes, y sobre todo por Solaimani.

A principios de noviembre, dos meses después de la operación, Soleimani se vio obligado a regresar a Teherán tras la muerte de su padre Hassan. Mientras asistía al funeral en su ciudad natal en el este de Irán, las noticias de la frontera sirio-iraquí informaron la muerte de su asesor personal, el general Khirula Samadi, en las batallas. El “mártir viviente”, que también era famoso por su insistencia en recorrer los frentes sin un chaleco antibalas o un arma, un asunto que fielmente sirve para nutrir su imagen como un valiente guerrero, fue documentado poco después en el sector candente. Para mantener su imagen, una cámara siguió los movimientos de Soleimani casi en tiempo real.

Con el regreso de Soleimani al campo de batalla, se instaló el primer radar, el cual fue completamente destruido unos meses después. La agencia de noticias iraní Maher publicó una nota con la letra de Soleimani, que según los informes fue dejada en una casa que sus fuerzas habían tomado en Al-Bukhmal. Soleimani se disculpó con el propietario y su familia, que no estaban en el área en ese momento, por tener que usar el edificio sin permiso. Lo escribió en dos páginas arrancadas de su cuaderno, y en la parte inferior incluso anotó su número de teléfono personal. Los medios iraníes informaron que se había completado la victoria contra ISIS, y el Líder Supremo Jamenei incluso envió una carta de saludo a Soleimani. A fines de diciembre de 2017, se vio un primer convoy militar iraní cruzar la nueva ruta a través del área.

Carta de Soleimani

Ese mismo mes se reveló que el jefe de la CIA, Mike Pompeo, había intentado pasar una carta personal a Soleimani mientras este último estaba en el área de combate. “Le hemos dejado en claro que Irán parece ser responsable de cualquier ataque a los intereses estadounidenses en Iraq a través de las fuerzas bajo su control”, dijo. Los medios iraníes citaron al asesor de Jamenei diciendo que la carta había sido enviada a Soleimani por un enlace de la CIA, pero el comandante de la Fuerza Quds se negó a recibirla y dijo: “No tengo nada que decir a esta gente”.

En enero, parecía que los Estados Unidos habían decidido enviar mensajes a Soleimani de una manera diferente: el periódico kuwaití Al Jareeda, que en los últimos años ha revelado varias historias de seguridad política sobre Israel, informó que Washington le había otorgado “luz verde” a Israel “para asesinar al comandante de la Fuerza Qods”. En los próximos meses, según informes extranjeros, Israel e Irán intercambiaron golpes en suelo sirio. En abril, el aeródromo militar T4 fue atacado cerca de Homs, en un bombardeo que mató a siete soldados iraníes y siete soldados sirios. A principios de mayo, llegó la respuesta: se lanzaron docenas de cohetes desde Siria hacia los Altos del Golán israelí, un ataque planeado por Soleimani, según las FDI, e Israel respondió atacando objetivos iraníes y sirios en el sudoeste de Siria.

Pero el Golán no era el único problema de Soleimani en ese momento: el 24 de mayo, 12 milicias chiíes iraquíes murieron en un ataque aéreo atribuido a la coalición estadounidense en Siria. Además, ISIS tuvo éxito en llevar a cabo varios ataques en los que fue asesinado, entre otros, un oficial de la Guardia Revolucionaria y un comandante de división en el ejército sirio. El 8 de junio, los combatientes de al-Nujaba, una de las milicias chiítas en al-Bukhamal se tomaron una foto con Soleimani. El general, al parecer, había vuelto al frente, y se aseguró de que quedara retratado.

Soleimani en al-Bukhamal
Soleimani en al-Bukhamal

Diez días después de esa foto, un ataque aéreo inusual aterrizó en la estructura del cuartel general de la milicia chiita en Al-Bukhamal. Más de 50 personas murieron en el ataque, la mayoría de ellas combatientes bajo la “movilización popular”. El edificio que fue atacado y completamente destruido fue la misma casa donde el propio Soleimani fue fotografiado con los hombres de al-Nujaba siete meses antes, y se puede suponer que estuvo allí incluso en los días previos al ataque. ¿Era posible que el ataque tuviera la intención de dañar al propio Soleimani? Esta pregunta sigue sin respuesta hoy.

La ofensiva desde el aire y el armamento pesado que destruyó la casa hasta sus cimientos apuntaban al Estado de Israel que tiene un ejército organizado, no a ISIS. De hecho, el día después del ataque, los medios sirios acusaron a los Estados Unidos y a la coalición de haber dirigido el ataque. No hay duda de que los estadounidenses tenían un motivo para atacar, y el intento del jefe de la CIA de llegar a Soleimani a principios de año muestra que lo vieron como una amenaza para sus intereses en la región, pero inmediatamente después de la ofensiva, el portavoz de CENTCOM negó cualquier conexión con el ataque, puso el foco de atención en CNN a Israel.

Casa de Soleimani
Casa de Soleimani

A primera vista, el ataque en al-Bukhamal es muy diferente de otros ataques atribuidos a Israel en el área. Su ubicación en la frontera oriental de Siria está muy lejos de la frontera israelí, y el número de víctimas fue excepcional. Por otro lado, el extenso tiroteo en el Golán un mes antes y nuevas amenazas del frente al-Nujaba dirigidas por Soleimani proporcionan a Israel un buen incentivo para enviarle un mensaje de advertencia al dañar la infraestructura que había construido con gran esfuerzo. En Jerusalem, como siempre, permanecieron en silencio.

Otra posibilidad es Arabia Saudita, que también tiene aviones de asalto y armamento estadounidense, y su frontera norte está relativamente cerca del sitio. Como Israel, Arabia también tenía buenas razones para atacar a los aliados chiitas de Soleimani, y especialmente a los hombres de al-Nujaba. Tres días antes del ataque, el subsecretario general de al-Nujaba, Dr. Yousef Al-Nasseri, fue entrevistado en el canal Al-Miyadin, dode dijo que los “regímenes sumisos”, como Arabia Saudita, deberían ser eliminados. Él definió al reino como el principal obstáculo para la liberación de Palestina, diciendo que era aún más peligroso que los sionistas. Los saudíes también tienen buenas razones para dañar al propio Soleimani, que lidera el apoyo de Irán a los rebeldes huzíes en Yemen, contra la coalición árabe dirigida por los saudíes que apoya al ejército, una guerra civil que ha dividido al empobrecido país durante casi tres años y es visto como uno de los principales campos de batalla entre Teherán y Riyadh.

La última posibilidad es que todas las respuestas sean una misma: un ataque conjunto israelí-saudita, con apoyo estadounidense. A fines del año pasado, el Jefe de Gabinete Gadi Eizenkot concedió una primera entrevista a los medios árabes, el periódico saudí Elaph, en la que expresó su preocupación por los intentos de Irán de tomar el control del Medio Oriente, y señaló que “hay un acuerdo total entre nosotros y los saudíes. Tenemos muchos intereses comunes entre nosotros y los saudíes, y estamos dispuestos a compartir información con los Estados árabes moderados, incluida la información de inteligencia destinada a tratar con Irán”. Fecha de la entrevista: 16 de noviembre, exactamente la mismo semana cuando Soleimani estuvo en la sede de al-Bukhamal. Siete meses después, un enorme cráter figuraba en lo que antes fuera el cuartel general de Soleimani, y bastantes signos de interrogación.

La semana pasada, fuentes de las FDI admitieron que Israel había atacado a Siria más de 200 veces en el último año y medio, en un intento por evitar que Irán ganara terreno en el país. Un ex alto cargo de inteligencia estima que el bombardeo de la casa en Al-Bukhamal puede ser uno de esos ataques, a pesar de sus características únicas. “Intentamos atacar sin matar”, explicó. “El objetivo corresponde con las capacidades saudíes: un objetivo permanente, grande y visible que no requirió inteligencia en tiempo real, a menos que alguien intentara golpear al propio Soleimani”, dijo. “Y ya que también es una operación que no corresponde con las capacidades saudíes, que también están muy ocupados en Yemen, nadie asumió la responsabilidad, pero si tengo que estimar, solo hay un país que podría hacerlo, y esto no es Luxemburgo”.

Vía Walla! News
Comentarios