Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Las tácticas de contrabando de los petroleros de Irán reveladas

Por: Alex Yacoubian

El contrabando en Persia se remonta a la antigüedad, pero la República Islámica se ha vuelto cada vez más adepta al tráfico ilícito de petróleo desde que los Estados Unidos reimpusieron sanciones económicas en noviembre de 2018. La principal fuente de ingresos de Irán proviene de las exportaciones de petróleo; a mediados de 2019, el 70 por ciento de sus ingresos provenían de productos petrolíferos. Irán ha utilizado su flota de 54 petroleros, la segunda flota estatal más grande del mundo, como herramienta para imponer sanciones y seguir vendiendo su petróleo.

La flota de petroleros de Irán es vulnerable a ataques y sabotajes. El 11 de octubre, los medios de comunicación estatales iraníes informaron que el Sabiti, un petrolero propiedad de la Compañía Nacional Iraní de Petroleros (NITC, por sus siglas en inglés), fue alcanzado por misiles en el Mar Rojo. Saheb Sadeghi, jefe de relaciones públicas del NITC, dijo que los misiles fueron “posiblemente” disparados desde territorio saudí. Pero la Compañía Nacional Iraní de Petroleros descartó más tarde esa posibilidad. El Sabiti estaba supuestamente a 60 millas del puerto saudí de Yeddah cuando fue atacado.

El Sabiti dejó de transmitir su posición en agosto cerca de la ciudad portuaria iraní de Bandar Abbas. Sus transmisiones se reanudaron el 11 de octubre, poco después del incidente. Las tripulaciones iraníes a menudo han apagado los transpondedores de sus barcos para evadir la detección y la venta ilícita de petróleo. El Sabiti había entregado previamente un millón de barriles de petróleo a Siria, según Tanker Trackers en septiembre de 2019. La venta de petróleo de Irán a Siria violó las sanciones de la Unión Europea contra el régimen de Assad y las de Estados Unidos contra la industria petrolera de Irán.

Desde 1995, Irán se ha enfrentado a tres períodos de sanciones contra su industria petrolera:

Primera ronda: En 1995, Estados Unidos prohibió toda participación estadounidense en el desarrollo petrolero de Irán. En agosto de 1996, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Sanciones Irán-Libia, que impone duras sanciones a las empresas que invierten más de 20 millones de dólares al año en la industria del petróleo y el gas de Irán. Las empresas extranjeras suspendieron los contratos en los yacimientos de petróleo y gas iraníes y aplazaron las licitaciones para nuevas inversiones. La Compañía Nacional Iraní de Petroleros tuvo que ofrecer mayores incentivos para negociar contratos de suministros que antes se vendían a empresas estadounidenses. Pero las sanciones tuvieron un efecto limitado a corto plazo en la economía de Irán.

Segunda ronda: En 2010, durante la administración de Obama, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Sanciones, Responsabilidad y Desinversión Integral contra Irán, que apuntaba a las empresas que invertían en el sector energético de Irán o que vendían petróleo refinado a Teherán. La ley también impuso sanciones a los bancos extranjeros que mantienen relaciones comerciales con el Irán. En junio de 2010, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 1929, que endureció las sanciones a las empresas extranjeras que ayudan al programa nuclear de Irán. En 2012, la Unión Europea aplicó una serie de sanciones selectivas que prohibían la importación, la compra y el transporte de petróleo crudo y proyectos petroleros iraníes. También congeló los activos del Banco Central de Irán en la Unión Europea en un momento en que los países de la Unión Europea importaban el 20 por ciento del petróleo de Irán. Las sanciones internacionales se levantaron en 2016, seis meses después de que un acuerdo nuclear con las seis principales potencias del mundo limitara el programa nuclear de Irán.

Tercera ronda: En noviembre de 2018, la administración Trump volvió a imponer sanciones seis meses después de retirarse del acuerdo nuclear de 2015. Los europeos, China y Rusia, los otros socios del acuerdo, continuaron cumpliendo sus términos. Estados Unidos concedió exenciones temporales de seis meses a unos pocos países, China, India, Corea del Sur, Turquía, Taiwán, Malasia, Sudáfrica, Singapur y Sri Lanka, que durante mucho tiempo habían dependido de la energía iraní. Las exenciones se levantaron en mayo de 2019, cuando Estados Unidos lanzó su campaña de “presión máxima” para reducir a cero las exportaciones de petróleo de Irán. La administración Trump también amenazó con sancionar a cualquier compañía o país extranjero que se atreviera a comprar a Irán.

Teherán pronto tuvo dificultades para encontrar compradores para su petróleo. Los clientes tradicionales, como Corea del Sur, detuvieron las compras de crudo iraní. Las empresas chinas parecían más reticentes a hacer negocios con Irán por temor a sanciones financieras. En junio de 2019, China importó sólo 210.000 barriles por día (bpd) de crudo iraní, el más bajo en casi una década y un 60 por ciento menos que las importaciones de Irán en junio de 2018. Las exportaciones de petróleo de Irán cayeron en picado, de un máximo de 3,2 millones de barriles diarios en 2016 (después de que finalizara la primera ronda de sanciones) a un mínimo de 160.000 barriles diarios en agosto de 2019, un 87 por ciento menos que en 2016.

Teherán ha empleado cuatro tácticas para eludir las sanciones y así poder seguir vendiendo su petróleo:

Ha almacenado petróleo en su flota de petroleros en el mar mientras buscaba compradores potenciales dispuestos a arriesgarse a las sanciones de Estados Unidos.

Ha disfrazado sus barcos, cambiándoles el nombre mientras estaban en el mar, volviéndolos a poner bajo la bandera de otros países y cambiando los códigos de identificación únicos, para evadir los sistemas internacionales de rastreo.

Según se informa, ha desactivado los transpondedores requeridos por la Organización Marítima Internacional (OMI) para vigilar los movimientos de los buques.

Ha realizado transferencias discretas de petróleo de buque a buque apagando los transpondedores de sus petroleros. Los barcos iraníes utilizaron las transferencias en alta mar para entregar encubiertamente su petróleo a barcos propiedad de países como China y Siria.

Irán se ha jactado de haber derrotado al régimen de sanciones. “Si hay un arte que hemos perfeccionado en Irán, y podemos enseñarlo a otros por un precio, es el arte de evadir las sanciones”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif, en diciembre de 2018, en el Foro de Doha. Entre el 2 de mayo y el 10 de septiembre de 2019, al menos una docena de petroleros iraníes entregaron crudo a China, Siria y Turquía.

La flota de petroleros de Irán

La Compañía Nacional Iraní de Petroleros transporta las exportaciones de crudo iraní en nombre de la Compañía Nacional Iraní de Petróleo. El NITC comenzó a operar en 1955 con un petrolero de 35.000 toneladas. A principios de la década de 1970, se convirtió en la decimonovena compañía petrolera más grande del mundo, comparable a otras compañías de tamaño mediano: la ENI de Italia o compañías privadas de Estados Unidos como la Atlantic Richfield Company y Occidental. El NITC expandió sus operaciones para estar a la altura de las crecientes exportaciones de petróleo de Irán. En 1974, la flota incluía cuatro petroleros.

En 1987, en el punto álgido de la llamada guerra de los petroleros entre Irán e Irak, Teherán tenía una flota total de 17 petroleros. Durante el conflicto, Irak atacó petroleros que transportaban petróleo iraní, principalmente en el extremo norte del Golfo. Un buque, el petrolero Dena, de 176.000 toneladas, fue atacado por Irak cinco veces entre 1984 y 1987. La guerra dificultó el transporte barato de petróleo por parte de Irán debido al aumento de las tarifas de seguro de la carga iraní. Como resultado, Teherán dependía cada vez más de su flota nacional.

En 2012, Irán compró 12 superpetroleros adicionales a los astilleros chinos, que ampliaron su flota de 39 a 51 petroleros. La capacidad total de transporte marítimo de Irán aumentó de 61,5 millones de barriles a 85,5 millones de barriles. Para 2019, Irán tenía 54 petroleros, incluyendo 38 grandes buques de crudo, o VLCCs, y ocho Suezmaxes, según Lloyd’s List Intelligence. Tenía una capacidad total de embarque de 14.1 millones de toneladas, o 102 millones de barriles, reportó el NITC.

Desde 2018, Teherán ha dependido de su gran flota para exportar petróleo, ya que las compañías petroleras internacionales han reducido el transporte de sus productos petrolíferos debido a la dificultad de obtener un seguro para transportar la carga iraní. Después de que Estados Unidos reimpusiera las sanciones en 2018, Irán utilizó su flota de dos maneras diferentes: para enviar a los compradores y para almacenar petróleo para futuras ventas. En marzo de 2019, Irán utilizó 12 petroleros, más de una quinta parte de su flota, para el almacenamiento flotante de las existencias no vendidas, según MarineTraffic. En agosto de 2019, con la caída en picado de las exportaciones, Irán sólo necesitaba 42 de sus petroleros para transportar petróleo.

Antes de las sanciones, Teherán arrendaba buques en desuso a las principales compañías petroleras. Entre 2015 y 2017, la breve ventana cuando se levantaron las sanciones de Estados Unidos, el NITC firmó 215 contratos para arrendar sus petroleros. Los contratos se referían a viajes individuales o a acuerdos de fletamento por tiempo determinado, que permiten a las compañías fletar buques durante un período de tiempo determinado. Los petroleros fueron arrendados a Total de Francia, Royal Dutch Shell, Cepsa de España, Vitol de Holanda, Hanwha Total de Corea del Sur, Essar de India, la refinería turca Tupras y CNPC de China. Muchas de estas compañías terminaron sus contratos con el NITC después de que la administración Trump restableciera las sanciones a la industria naviera de Irán en noviembre de 2018.

En 2019, Teherán se enfrentaba a otro problema: necesitaba modernizar su anticuada flota de petroleros; 16 de los 54 petroleros de Irán tenían al menos 19 años, según los registros de navegación internacional. Los petroleros suelen tener una vida útil de entre 15 y 20 años en el sector. En noviembre de 2019, Brian Hook, el Representante Especial de Estados Unidos para Irán, calificó la envejecida flota de petroleros de Teherán de “responsabilidad flotante”. Las sanciones de Estados Unidos paralizaron su capacidad de comprar nuevos petroleros. Las conversaciones de Irán con Corea del Sur sobre la compra de 10 nuevos superpetroleros se retrasaron debido a las sanciones de Estados Unidos. Un funcionario iraní dijo que Teherán estaba considerando “todas las opciones”, lo que incluía encontrar nuevos barcos en Vietnam y Grecia.

La propiedad del NITC ha sido turbia. Originalmente estaba dirigida por el estado bajo la monarquía y la teocracia. Fue privatizada en 2000 después de que un consorcio de tres fondos de pensiones iraníes compró sus acciones. Pero los funcionarios occidentales afirmaron que la empresa seguía vinculada al régimen. La privatización fue supuestamente un esquema ficticio para proteger a NITC de las sanciones.

En 2019, el Adrian Darya-1, originalmente llamado el Grace 1, se convirtió en el caso más infame de engaño de petroleros. Estados Unidos acusó a Irán de transportar 2.1 millones de barriles de crudo para beneficio financiero del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), que había sido sancionado por separado. Como el Grace 1, el buque tanque originalmente tenía bandera panameña; fue confiscado por Gibraltar el 4 de julio, y las autoridades británicas afirmaron que el buque intentaba contrabandear petróleo a Siria en violación de las sanciones impuestas por la Unión Europea a Siria. Irán negó la reclamación, pero se negó a nombrar al comprador.

Gibraltar liberó el petrolero el 15 de agosto, después de que Teherán proporcionara garantías escritas de que el buque no entregaría petróleo a Siria. El 18 de agosto, el Grace 1 cambió su nombre por el de Adrian Darya-1 y izó una bandera iraní antes de salir del puerto de Gibraltar. Después de su liberación, el petrolero deambuló por el Mediterráneo mientras Irán buscaba un comprador y un lugar para descargar su petróleo.

El petrolero cambió de destino varias veces entre el 15 de agosto y el 3 de septiembre. Su primer destino fue Kalamata, Grecia, pero el gobierno griego dijo que no tenía contacto con el barco, ni tampoco tenía la capacidad de albergar un petrolero. El barco se dirigió entonces a Iskenderun, Turquía, pero oscureció frente a las costas de Siria. El 8 de septiembre, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán anunció que finalmente había vendido el petróleo del petrolero, pero no nombró al comprador. El barco fue rastreado frente a la costa de Tartus, Siria. Reino Unido afirmó que Irán había vendido la carga a Siria.

Tácticas de contrabando

Cuando Washington bloqueó una ruta que Irán usó para exportar petróleo, Teherán encontró otra. “En los próximos meses, los propios estadounidenses verán que continuaremos con nuestras exportaciones de petróleo”, dijo el presidente iraní Hassan Rouhani en abril de 2019.

Volviéndose “oscuro”

Los petroleros están equipados con un Sistema de Identificación Automática o A.I.S. que transmite continuamente su localización. Un tratado de la Organización Marítima Internacional, supervisado por las Naciones Unidas, requiere que todos los barcos de 300 toneladas o más enciendan su A.I.S. cuando viajan por rutas internacionales. El sistema fue diseñado para evitar colisiones y ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate. También permite a las autoridades marítimas locales controlar el tráfico alrededor de sus fronteras utilizando receptores en tierra. En 2012, los barcos que contrabandeaban petróleo iraní comenzaron a apagar las señales de rastreo y dejaron de informar de sus posiciones cuando se acercaban a los puertos para mitigar las ansiedades de los compradores. En 2012, sólo siete de los 25 superpetroleros iraníes utilizaban transpondedores a bordo. El resto de la flota viajaba en modo sigiloso.

Entre mayo y agosto de 2019, al menos seis barcos iraníes apagaron sus transpondedores A.I.S. al cruzar el Canal de Suez para ocultar sus posiciones antes de descargar carga en Siria y Turquía, reportó The New York Times. Cada petrolero resurgió con un cambio en el calado, la medición de la profundidad de un buque en el agua. En los seis casos, el petrolero iraní abandonó el Mediterráneo oriental más ligero, lo que indica que el buque había descargado su carga. Durante el mismo período, al menos otros seis barcos iraníes fueron rastreados utilizando tácticas similares para entregas encubiertas a China.

Coalición Marítima Internacional en el Golfo Pérsico

El 22 de julio, Estados Unidos anunció la Operación Centinela, una coalición marítima internacional para proteger rutas marítimas vitales en el Golfo Pérsico. El Pentágono dijo que la misión sería “aumentar la vigilancia y la seguridad de las vías fluviales clave en Oriente Medio para garantizar la libertad de navegación” en el Golfo, a través del cual pasa aproximadamente una quinta parte del petróleo del mundo. Gran Bretaña también anunció su propia “misión de protección marítima” liderada por Europa para salvaguardar las rutas marítimas internacionales. Londres afirmó que se coordinaría con la campaña Operación Centinela de Estados Unidos, pero lanzó su propia iniciativa para incluir a países europeos que no contribuirían a una fuerza dirigida por Estados Unidos. El 5 de agosto, Reino Unido dijo formalmente que se uniría a Estados Unidos en una “nueva misión internacional de seguridad marítima” para proteger el transporte marítimo en el Golfo Pérsico.

Las iniciativas de Estados Unidos y Reino Unido siguieron los ataques a seis petroleros extranjeros entre mayo y junio fuera del Estrecho de Ormuz en el Golfo de Omán. La Operación Centinela escoltará a los buques con bandera de los países participantes en coordinación con los aliados de Europa, Asia y Oriente Medio. Los siguientes países se han comprometido a trabajar o colaborar con la misión marítima dirigida por Estados Unidos: Australia, Bahrein, Reino Unido, Israel, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Casos Históricos

Los siguientes son casos documentados de buques iraníes involucrados en operaciones de contrabando de petróleo. Las fechas indicadas para cada buque representan el período de actividad ilícita.

El Tour 2: Marzo 2012 – Abril 2013

Irán utilizó múltiples tácticas engañosas para cubrir las huellas del Tour 2, que discretamente envió petróleo al régimen de Assad en Siria. En 2007, Teherán cambió la bandera del petrolero de Irán a Malta; también cambió el nombre del petrolero del Tour al del ISIM Tour para evitar preventivamente las sanciones de Estados Unidos. En septiembre de 2008, los Estados Unidos anunciaron sanciones contra la industria naviera de Teherán, lo que llevó al Irán a utilizar compañías extranjeras de fachada para enmascarar la propiedad de su flota de petroleros. Teherán utilizó una compañía de fachada maltesa para disfrazar la propiedad del Tour y ocultar su conexión con el gobierno iraní. En abril de 2012, Irán volvió a cambiar la bandera del petrolero a Bolivia mientras transportaba petróleo de contrabando a través del Canal de Suez. En junio de 2012, el barco apareció en un informe del Panel de Expertos de la ONU sobre Irán, que describía casos específicos de operaciones de contrabando iraníes utilizando su flota de petroleros. Después del informe, el Tour 2 fue incluido bajo diferentes nombres y banderas, incluyendo Sierra Leona y Togo, pero permaneció al servicio de Irán. El petrolero entregó petróleo al régimen de Assad al menos tres veces entre marzo de 2012 y abril de 2013, según el informe de la ONU.

El Astaneh iraní: julio de 2012

El Iran Astaneh era un petrolero iraní registrado a nombre del NITC. En julio de 2012, Irán cambió el nombre del buque por el de Neptuno para ocultar su identidad como buque iraní y facilitar la búsqueda de un comprador. El petrolero estaba anclado frente a las costas de Bandar Abbas y servía de almacén para cientos de miles de barriles de crudo iraní en el Golfo Pérsico. En diciembre de 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al barco por su papel en facilitar la venta ilegal de petróleo iraní.

El Millonario: diciembre 2012

El “Millonario” era propiedad del NITC, pero fue marcado a Tanzania. Irán programó el sistema GPS del buque para enviar señales de satélite incorrectas que confundían los sistemas de seguimiento mundiales. Las señales falsificadas disfrazaron la identidad del millonario como un barco de propiedad siria, el Lady Rasha. La táctica se utilizó para confundir los sistemas de seguimiento y ocultar el destino del buque. El Millonario cambió su MMSI -un código que proporciona información sobre la identidad y posición de una nave- para que coincida con el número de Lady Rasha. Una señal de rastreo internacional mostró al Millonario navegando el curso de la Dama Rasha a través del Mediterráneo. Otra señal de satélite mostraba al petrolero que navegaba a través del Océano Índico para vender su carga en el este de Asia antes de regresar a Irán.

Cronología

1908

Se descubrió petróleo en la provincia de Khuzestan, en el suroeste de la República Islámica de Irán. El Masjid-i-Solaiman fue el primer pozo de petróleo del país. También fue el primer pozo en el Medio Oriente.

1912

La Compañía Anglo-Persa de Petróleo construyó la refinería de petróleo Abadan en el Golfo Pérsico. En ese momento, era una de las refinerías de petróleo más grandes del mundo y aumentó significativamente la producción de crudo iraní.

1920’s

Irán se convirtió en uno de los cinco principales productores de petróleo del mundo. Representaba entre el cinco y el seis por ciento de la producción mundial.

1951

Teherán nacionalizó la industria petrolera después de una serie de disputas entre el gobierno iraní y Compañía Anglo-Persa de Petróleo, que habían sido administradas por el gobierno británico. Teherán formó la Compañía Irání de Petróleo para gestionar sus exportaciones de petróleo.

1955

La Compañía Iraní de Petroleros (NITC) comenzó a operar con un petrolero de 35.000 toneladas. El NITC se formó para transportar las exportaciones de crudo iraní en nombre de la NIOC.

1974

El NITC tenía una flota total de cuatro petroleros.

Revolución Islámica de 1979                
1984 – 1988 Guerra de los petroleros Irán-Irak

En 1980, Irak invadió Irán. Saddam Hussein quería aprovechar el caos que siguió a la revolución iraní y debilitar a su principal rival regional. Irak atacó barcos iraníes en el norte del Golfo Pérsico a partir de 1981, pero Irán no respondió con ataques similares durante tres años. La llamada Guerra de los Buques Tanque fue lanzada en marzo de 1984 por el ataque aéreo de Irak contra la terminal petrolera de la isla iraní de Kharg y varios barcos iraníes. Dos meses después, Irán comenzó a atacar a los barcos que transportaban petróleo hacia Irak. Entre 1984 y 1988, un total de 451 barcos fueron atacados en el Golfo.

1987

En el punto álgido de la guerra, Teherán tenía una flota total de 17 petroleros. La guerra dificultó el transporte barato de petróleo por parte de Irán debido al aumento de las tarifas de seguro de la carga iraní. Como resultado, Teherán dependía cada vez más de su flota nacional.

1996

5 de agosto – El Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Sanciones Irán-Libia para disuadir la inversión extranjera en el sector energético de Irán. La ley impuso duras sanciones a las empresas que invierten más de 20 millones de dólares al año en la industria del petróleo y el gas de Irán.

2010

9 de junio – El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 1929 que endureció las sanciones relacionadas con la proliferación contra Irán. Prohibió que Teherán probara misiles capaces de transportar ojivas nucleares e impuso un embargo sobre la transferencia de los principales sistemas de armas a Irán. Los principales actores del sector energético iraní pueden ser sancionados por apoyar el desarrollo de misiles nucleares o balísticos.

24 de junio – El Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Sanciones, Responsabilidad y Desinversión Integral de Irán, que apunta a las empresas que invierten en el sector energético de Irán o que venden petróleo refinado a Teherán. También impuso sanciones a los bancos extranjeros que mantienen relaciones comerciales con el Irán.

2012

Irán compró 12 superpetroleros adicionales a los astilleros chinos, que ampliaron su flota de 39 a 51 petroleros.

23 de enero – La Unión Europea adoptó un conjunto de sanciones selectivas que prohibían la importación, compra y transporte de petróleo crudo y proyectos petroleros iraníes, a partir del 1 de julio, y acordó también congelar los activos del banco central de Irán en la Unión Europea. Los países de la UE importaban el 20 por ciento del petróleo de Irán en ese momento.

12 de julio – Estados Unidos designó por primera vez al NITC. “El Departamento del Tesoro también está identificando hoy a la Compañía Iraní de Petroleros (NITC) como una entidad del Gobierno de Irán y, por primera vez, a la flota de la NITC y a varias compañías de fachada pertenecientes a la NITC”, dijo Hacienda en un comunicado de prensa.

1 de agosto – El Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Sanciones, Responsabilidad y Derechos Humanos de Irán. Su objetivo eran las empresas que realizaban actividades comerciales con la compañía petrolera nacional y la flota de petroleros del Irán, como las aseguradoras y los transportistas.

2016

El NITC poseía un total de 66 petroleros. Su flota era muy antigua, con 21 petroleros construidos en 2000 o antes.

16 de enero – El acuerdo nuclear de 2015 entró en su fase de implementación. Los Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas levantaron o suspendieron ciertas sanciones. Irán también recuperó el acceso al sistema financiero internacional, repatrió miles de millones de dólares en activos congelados en el extranjero y regresó al mercado petrolero.

2018

8 de mayo – El presidente Trump anunció la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), y la reimposición de sanciones contra Irán. Gran Bretaña, Francia y Alemania se movilizaron para salvar el acuerdo. Irán declaró su intención de continuar con el acuerdo si se podían garantizar sus beneficios económicos. Tanto China como Rusia dijeron que tenían la intención de observar el JCPOA y seguir comerciando con Irán. Las compañías extranjeras comenzaron a retirarse de Irán en lugar de arriesgarse a ser objeto de sanciones por parte de Estados Unidos.

2019

Según la Lista de Inteligencia Lloyd, la flota iraní contaba con al menos 54 petroleros, incluidos 38 VLCC y ocho Suezmaxes.

22 de abril – Estados Unidos anunció que dejaría de conceder exenciones de sanciones a ocho países que importaban petróleo iraní: India, China, Turquía, Italia, Grecia, Corea del Sur, Taiwán y Japón. “Continuaremos ejerciendo la máxima presión sobre el régimen iraní hasta que sus líderes cambien su comportamiento destructivo, respeten los derechos del pueblo iraní y regresen a la mesa de negociaciones”, dijo el Secretario de Estado Mike Pompeo. Señaló que las ventas de petróleo representaron hasta el 40 por ciento de los ingresos de Irán. El objetivo declarado de la administración Trump era reducir las exportaciones iraníes a cero.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More