Erekat critica reconocimiento australiano del Oeste de Jerusalem como capital de Israel

(Amir Levy / Flash 90)

El principal funcionario de la Autoridad Palestina, Saeb Erekat, respondió el sábado al reconocimiento de Australia del Oeste de Jerusalem como la capital de Israel, calificando el movimiento de “irresponsable”

Erekat, quien se desempeña como principal asesor del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas y es jefe del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, dijo que la decisión se basó en “una política doméstica mezquina que orienta políticas irresponsables que contradicen la paz y la seguridad del mundo”.

El negociador palestino también rechazó las afirmaciones australianas de que la medida ayudaría a avanzar en una solución de dos Estados, diciendo que Canberra se niega a reconocer a Palestina como un Estado, vota en contra del derecho de los palestinos a la autodeterminación y continúa negociando con los asentamientos israelíes en Cisjordania.

“Toda Jerusalem sigue siendo un tema de estatus final para las negociaciones, mientras que Jerusalem Oriental, según el derecho internacional, es una parte integral del territorio palestino ocupado”, agregó en la declaración.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, declara que Jerusalem occidental es la capital de Israel, Sydney, 15 de diciembre de 2018. (Captura de pantalla a través de ABC News)

Australia reconoció oficialmente el Oeste de Jerusalem como la capital de Israel, dijo el primer ministro Scott Morrison, pero no se producirá un cambio de embajada desde Tel Aviv hasta que se logre un acuerdo de paz.

“El gobierno australiano ha decidido que Australia ahora reconoce al Oeste de Jerusalem, como la sede de la Knesset y muchas de las instituciones de gobierno, es la capital de Israel”, dijo.

Dijo que la decisión respeta tanto el compromiso con una solución de dos Estados como el respeto duradero a las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Morrison también se comprometió a reconocer las aspiraciones de un futuro Estado de Palestina con el Este de Jerusalem como su capital cuando el estatus de la ciudad se determine en un acuerdo de paz.

Mientras la mudanza de la embajada se retrasa, Morrison dijo que su gobierno establecerá una oficina de defensa y comercio en Jerusalem y también comenzará a buscar un sitio adecuado para la embajada.

“Esperamos trasladar nuestra embajada al Oeste de Jerusalem cuando sea práctico, en apoyo y después del estatus final de determinación”, dijo, y agregó que el trabajo en un nuevo sitio para la embajada estaba en marcha.

El primer ministro dijo que a Australia le interesaba apoyar a la “democracia liberal” en el Medio Oriente y apuntó a las Naciones Unidas, dijo que era un lugar donde Israel está “intimidado”.

El opositor Partido Laborista criticó a Morrison por poner “el interés propio por delante del interés nacional”.

“Reconocer a Jerusalem occidental como la capital de Israel, mientras se sigue ubicando la embajada de Australia en Tel Aviv, no es más que un ejercicio para salvar la cara”, dijo en un comunicado la ministra de Asuntos Exteriores, Penny Wong.

“Esta es una decisión que es todo riesgo y no ganancia”, dijo, y agregó que pone a Australia “fuera de sintonía” con la comunidad internacional.

La delegación general de Palestina en Australia y Nueva Zelanda emitió el sábado una declaración que vincula la decisión de Morrison con la política interna.

“Se han presentado muchos argumentos sólidos entre la idea flotante del primer ministro Scott Morrison durante la campaña por las elecciones parciales de Wentworth y ahora, y la mayoría de ellos ha expuesto el pensamiento defectuoso y los pretextos endebles que sustentan el caso de los defensores de este movimiento”, dice la declaración.

Australia advirtió el viernes a los ciudadanos que deben cuidarse mientras viajan por la vecina Indonesia de mayoría musulmana antes del esperado anuncio de Morrison.

Los manifestantes ondean banderas palestinas durante un mitin contra el plan de Estados Unidos para trasladar su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalem, en Monas, el monumento nacional, en Yakarta, Indonesia, el 11 de mayo de 2018. (AP Photo / Achmad Ibrahim)
Los manifestantes ondean banderas palestinas durante un mitin contra el plan de Estados Unidos para trasladar su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalem, en Monas, el monumento nacional, en Yakarta, Indonesia, el 11 de mayo de 2018. (AP Photo / Achmad Ibrahim)

Mientras que la entonces ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Julie Bishop, dijo en junio que “el gobierno australiano no trasladará nuestra embajada a Jerusalem”, Morrison dijo en octubre que tenía una “mentalidad abierta” en cuanto a seguir el ejemplo estadounidense.

Pero la declaración de Morrison fue vista por muchos australianos como un truco político. Los críticos lo calificaron como un intento cínico de ganar votos en una elección parcial en octubre para un escaño en Sydney con una alta población judía.

El líder de la oposición, Bill Shorten, dijo el sábado que la decisión de reconocer al Oeste de Jerusalem como la capital de Israel pero no de mover a la embajada allí fue un “retroceso humillante” de la campaña electoral de octubre.

“Lo que me preocupa es que el Sr. Morrison haya puesto su interés político por encima de nuestro interés nacional”, dijo Shorten a los periodistas.

Tanto Israel como los árabes que desde 1967 se hacen llamar palestinos reclaman a Jerusalem como su capital. Israel capturó el Este de Jerusalem en la Guerra de los Seis Días de 1967 de la ocupación jordana y luego la anexó en un movimiento nunca reconocido por la comunidad internacional. Ve a toda la ciudad como su capital.

Una fotografía tomada desde el Monte de los Olivos muestra la ciudad vieja de Jerusalem con el edificio de la ocupación islámica, la Cúpula de la Roca en el centro, el 6 de diciembre de 2017. (Foto de AFP / Ahmad Gharabli)
Una fotografía tomada desde el Monte de los Olivos muestra la ciudad vieja de Jerusalem con el edificio de la ocupación islámica, la Cúpula de la Roca en el centro, el 6 de diciembre de 2017. (Foto de AFP / Ahmad Gharabli)

Durante décadas, la comunidad internacional mantuvo que el estatus de la ciudad debía negociarse entre Israel y los palestinos. Los críticos dicen que declarar a Jerusalem como la capital, inflama las tensiones y perjudica el resultado de las conversaciones de paz de estatus final.

El anuncio de Morrison a mediados de octubre de que tenía una “mentalidad abierta” para seguir a Estados Unidos al reconocer a Jerusalem como la capital de Israel, generó críticas en su país. La agencia de espionaje de Australia advirtió que la medida podría provocar más disturbios violentos en Israel, mientras que los legisladores de la oposición acusaron al primer ministro de cínicamente complacer a los votantes judíos antes de una elección parcial crucial.

Vía The Times of Israel
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More