Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Celebrando Purim en Irán

Autora: Jacqueline Saper

Para mí, la historia de Purim tiene una profunda conexión histórica con mi herencia y mi tierra natal, donde tuvo lugar la historia. Durante la monarquía iraní en los años sesenta y setenta, la feliz festividad de Purim de mi infancia se celebraba en la gran sinagoga de Yousefabad en Teherán con dulces persas, como la halvah, el postre de harina de rosas con infusión de agua de rosas. Algunos judíos persas aprovechaban la oportunidad para peregrinar a la ciudad de Hamedan, ubicada a 200 millas al oeste de Teherán, y se cree que está entre las ciudades iraníes más antiguas, donde se encuentra la tumba de Esther y Mordejai.

Purim es la única fiesta donde se cruzan mis dos mundos distintos del Oriente y el Occidente. A fines de la década de 1940, mis padres se conocieron en un baile escolar cuando eran estudiantes en la Universidad de Birmingham en Inglaterra.

Mi madre Ashkenazi británica estaba confundida acerca de la tierra natal de mi padre sefardí / mizrahí. Nunca había oído hablar de Irán (Persia fue renombrada en 1935) y no tenía idea de que Persia todavía existiera. Casualmente, el nombre hebreo de mi madre Stella es “Esther”, que tiene la misma definición de estrella o Setareh, que es el apodo de la reina Esther en persa. Después de un cortejo de casi un año, mi padre tuvo que regresar a su tierra natal y luego continuaron su romance por correo internacional durante dos años. Mis padres se casaron en Teherán, Irán, el 4 de enero de 1951, y permanecieron casados ​​durante 63 años.

Mordejai aconsejó a Ester que ocultara su nombre hebreo Hadassah y, por lo tanto, su identidad judía. A esto, puedo relacionarme. Mi doble identidad como persona judía que vive en la Persia moderna, mientras visitaba a parientes en Inglaterra, dependía de qué lado del océano estuviera. En Inglaterra, me animaron a sentirme orgullosa y vocalizar mis ideas sobre la democracia, Israel y el judaísmo. En Irán, se me alentó a mantener privada mi identidad judía y, especialmente después de la revolución islámica, a tener en cuenta que Israel era el enemigo cuya destrucción en uno de los principios fundacionales del nuevo régimen.

Una adolescente feliz en Teherán, con mis padres.

Al celebrar a Purim en Irán, era más consciente del hecho de que su historia ocurrió en la era pre-islámica de Zoroastro del Imperio Persa, un milenio antes del surgimiento del Islam en Persia. Por lo tanto, no es sorprendente que las fiestas judías y persas no islámicas hayan sido influenciadas unas por otras. Purim y Nowruz, el Año Nuevo persa, ocurren a principios de la primavera. El rollo de Ester celebra el coraje de una reina persa y la supervivencia de un pueblo.

Tras la revolución iraní y el establecimiento de la República Islámica de Irán en 1979 y los ocho años posteriores de guerra entre Irán e Irak que comenzaron en 1980, la comunidad judía persa enfrentó un aumento del antisemitismo y la animosidad hacia Israel. A diferencia de sus antepasados ​​que confiaban en el ayuno y en el valor de su heroína, la reina Ester, la mayoría de los judíos persas contemporáneos carecían de un abogado real y tuvieron que abandonar su antigua patria para siempre. Hoy, según algunas estimaciones, la comunidad judía persa es una décima parte de su tamaño hace 40 años.

Sin embargo, en Irán, los judíos son considerados la “Gente del Libro”, y son libres de practicar su religión en privado, al igual que los cristianos. Dejé la República Islámica de Irán en 1987 y me mudé a los Estados Unidos. Pero durante los ocho años que viví bajo el nuevo régimen, se celebró Purim con menos fanfarria. Los judíos persas fueron conscientes de que beber vino durante Purim en un país donde el consumo de bebidas alcohólicas está prohibido y es castigable por la ley y ponen más énfasis en el Ayuno de Esther.

La autora hoy

En el siglo V AEC., Hamán fue visir al imperio persa bajo el rey Asuero, también conocido como Khashayar Shah para los iraníes y Jerjes para el resto del mundo. Buscó aniquilar al pueblo judío. En los tiempos modernos, los judíos iraníes se enfrentan nuevamente a un gobernante persa que desea destruir el Estado de Israel, la tierra del pueblo judío. El gobierno actual de Irán califica a Purim como un día festivo anti-iraní. El 10 de diciembre de 2010, cuando las tensiones entre Irán e Israel fueron particularmente altas, cientos de iraníes protestaron frente a la Tumba de Esther y Mardoqueo en una pequeña calle, llamada apropiadamente “Esther Lane”.

Purim 2019 se acerca rápidamente. Al igual que otros iraníes judíos desplazados, recordaré Purim en Irán. Antes de la revolución islámica, Irán e Israel tenían relaciones amistosas y éramos ciudadanos iraníes orgullosos que no debíamos ocultar nuestra alegría por las festividades o nuestra afiliación a la tierra de Israel. Tendré la esperanza de que un día los judíos restantes en Irán puedan celebrar Purim una vez más con alegría.

Vía Aish

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More