Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Israel se acerca a la tercera elección – ¿Cómo llegamos aquí?

Escrito por el equipo editorial de Arutz Sheva | Traducido por Noticias de Israel

Con Israel enfrentando la posibilidad de una tercera elección en menos de 12 meses después de un estancamiento de seis meses entre el Likud y el Partido Kajol-Lavan, ¿sería prudente que nos detuviéramos y tratáramos de entender cómo llegamos aquí? ¿Por qué continúa esta guerra de desgaste político y quiénes son los principales actores?

La democracia israelí simplificada:

Israel es una democracia representativa, en la que todo el Estado se considera una circunscripción electoral única. Cada ciudadano de 18 años puede votar en una votación secreta. Las elecciones se celebran cada cuatro años, o antes, en el caso de elecciones rápidas, y los partidos obtienen escaños en la Knesset de 120 escaños mediante un porcentaje de los votos.

Lo que significa, por ejemplo, que, si el 25% de la población vota por un partido, entonces ese partido tendrá un cuarto de los escaños en la Knesset. El principal problema que causa el actual estancamiento político es que en Israel ningún partido obtiene la mayoría de la Knesset (61 escaños) por sí solo, sino que deben formarse coaliciones.

El líder del partido más grande recibirá (normalmente) el mandato de formar una coalición de gobierno por parte del presidente. Los partidos más grandes tienen entre 30 y 40 escaños, y el líder de este partido se convertirá en el primer ministro.

Sin embargo, las coaliciones gobernantes están formadas por partidos con ideologías muy diferentes, lo que provoca conflictos dentro del gobierno, elecciones continuas y largas negociaciones de coalición.

La línea de tiempo:

9 de abril de 2019: Se celebraron elecciones generales israelíes para votar en la 21ª legislatura de Israel. Las elecciones estaban programadas originalmente para noviembre, pero se convocaron antes debido a las continuas disputas sobre un proyecto de ley que reformaba el sistema de aplazamiento del proyecto de ley para los estudiantes de la yeshiva, junto con las investigaciones de corrupción contra el Primer Ministro Netanyahu. El Likud y el Partido Kajol-Lavan empataron con 35 escaños cada uno, ya que el presidente consideró que Netanyahu tenía más posibilidades de formar un gobierno, le dio el mandato de formar un nuevo gobierno.

29 de mayo de 2019: El plazo que el presidente Reuven Rivlin dio a Netanyahu se cumplió, el Presidente dio una prórroga de dos semanas, sin efecto. Se entendía que el mandato se le daría ahora al líder del Partido Kajol-Lavan, Benny Gantz. Netanyahu, previendo esto, llevó a la Knesset a disolverse, lo que provocó la convocatoria de elecciones rápidas para septiembre.

17 de septiembre de 2019: Se celebraron nuevas elecciones, de nuevo sin un líder claro. Kajol-Lavan recibió 33 escaños, mientras que el Likud recibió 32, y ambos partidos perdieron escaños en las últimas elecciones. Una vez más, el presidente sostuvo la posición de que era más probable que el Likud tuviera éxito en la creación de un gobierno y Netanyahu recibió el mandato. Las negociaciones fracasaron y el encargo fue entregado a Gantz el 23 de octubre. Gantz ha comenzado sus negociaciones sin que se haya informado de ningún avance claro.

Los Jugadores:

Likud y Benjamin Netanyahu: El partido gobernante de la última década, derechista y capitalista. El éxito inicial del Likud se remonta a Begin en 1977. En tiempos más recientes, el Likud ha tenido un monopolio de una década sobre el premierato, liderado por Netanyahu. La mayoría de las ciudades desarrolladas de Israel, en su mayoría de obreros, votan por el Likud, y Netanyahu es inmensamente popular entre la clase obrera de Israel.

Partido Kajol-Lavan: Un nuevo partido en la escena, son una fusión de tres partidos. Yesh Atid, de Yair Lapid, se unió a Hosen L’Yisrael (Partido de la Resiliencia de Israel), de Benny Gantz, y Telem de Moshe Yaalon. Kajol-Lavan se define como una parte centrista pluralista y socialmente liberal. El partido está dirigido por tres ex Jefes de Estado Mayor de las FDI y un ex ministro de Hacienda. La alianza, que a veces ha demostrado ser difícil de manejar, se hizo con un propósito en mente: derrotar a Netanyahu. El partido ha apoyado una amplia reforma del proyecto de sistema de exención para los estudiantes de la yeshiva, y está presionando para que se redefina el ‘Status Quo’ de Israel sobre la religión y el Estado, con un mayor transporte público en los sábados.

Los partidos Haredí: Aquí se sientan dos partidos, el Shas y el Judaísmo Unido de la Toráh, muy similares en ideología en la mayoría de los temas importantes, están separados por la herencia, siendo el Shas sefardí y el UTJ asquenazí. La mayor parte de su trabajo político consiste en proteger la identidad religiosa de Israel y las respectivas instituciones de sus comunidades. Los miembros de Shas ocuparán puestos ministeriales, mientras que los de UTJ no lo harán, queriendo más bien formar parte de comités o aceptar cargos de suplentes en lugar de asignaciones ministeriales formales. Ambos partidos han formado parte de coaliciones gubernamentales de izquierda y de derecha. En esta última elección ganaron un total de 16 escaños entre ellos.

Lista conjunta: Un collage de partidos árabes que ofrecen una gran diferenciación ideológica pero que se unen como un solo partido para aumentar su base. Ninguno de estos partidos constituyentes ha formado nunca una coalición, pero en una encuesta reciente, cerca de dos tercios de la población árabe de Israel querrían que su partido gobernara en lugar de formar parte de la oposición. La Lista Conjunta recibió 13 escaños.

Partidos de derecha: Una mezcolanza de partidos de derecha, generalmente religiosos, llena este espacio. Sus principales objetivos son la política exterior y el establecimiento en Judea y Samaria. Aliados naturales del Likud, a menudo se ven afectados por la fragmentación en facciones más pequeñas que no siempre superan el umbral electoral del 3,25%. Tienen siete asientos. Otro aliado natural es Lieberman, jefe del partido Yisrael Betenu (Israel es nuestro hogar). De derecha y nacionalista, Liberman representa el lado laico de la derecha, con 8 escaños. Tiene una base muy leal, formada en su mayoría por ex inmigrantes de la URSS y que se encuentra entre dos campos.

Partidos de Izquierda: Aquí yace lo que queda de la antigua élite gobernante. La Unión Democrática y Labor-Gesher han conseguido 11 escaños entre ellos. Socialmente liberales y económicamente socialistas, representan la vieja escuela de la dirección política de Israel. Ya han declarado que desean formar parte de un gobierno con Gantz como líder y recientemente han reforzado sus filas con el regreso del ex primer ministro Ehud Barak.

¿Qué sigue?

En realidad, la respuesta no está clara. El Likud con los partidos religiosos y el ala derecha tienen un bloque natural más grande con 55 escaños; sin embargo, no pudieron galvanizar a Liberman para que formara parte de la coalición.

Las negociaciones con Kajol-Lavan no fueron un punto de partida, ya que Gantz ha declarado que no formará parte de una coalición con Netanyahu. Cabe señalar que el Likud y Kajol-Lavan podrían formar por sí mismos una coalición de gobierno de unidad bipartidista, con 65 escaños, con un mínimo de intercambio de caballos o con la necesidad de partidos más pequeños.

Kajol-Lavan tienen una base más pequeña con un bloque de 44 con los partidos de izquierda e incluso si la Lista Conjunta decide sentarse con Gantz, todavía está por debajo de una mayoría de 61 escaños, a menos que Liberman se una.

Vía Israel National News
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More