X

Manifestantes del Líbano se muestran desafiantes ante los continuos ataques de Hezbolá

EPA / Wael Hamzeh

BEIRUT, Líbano – Los manifestantes se mantuvieron desafiantes el lunes después de que los partidarios del grupo terrorista Hezbolá y el movimiento chiíta Amal atacaran a los manifestantes durante la madrugada, lo que desencadenó un llamamiento de la ONU para que las protestas se mantuvieran pacíficas.

Los manifestantes que exigen una reforma completa del gobierno se han mantenido movilizados desde que comenzaron las protestas el 17 de octubre, pero una clase política amargamente dividida aún no ha encontrado la manera de avanzar.

Frustrados por el estancamiento, los manifestantes habían pedido bloqueos de carreteras y una huelga general el lunes, pero un ataque de los partidarios de los partidos aliados chiítas Hezbolá y Amal el domingo por la noche debilitó la participación.

Los partidos políticos “están tratando de infundirnos miedo como pueblo, así que no progresamos y nos quedamos en casa”, dijo Dany Ayyash, de 21 años, que estaba bloqueando una carretera clave en el distrito de Hamra, en Beirut.

Soldados del ejército de Líbano y la policía antidisturbios se desplegaron en medio de enfrentamientos entre partidarios de los grupos chiítas Hezbolá y Amal y manifestantes antigubernamentales en la capital Beirut, el 25 de noviembre de 2019. (Foto de ANWAR AMRO / AFP)

Pero “el ataque nos dio a todos, al menos a los que estamos aquí ahora mismo, una sensación de determinación”, dijo Ayyash.

Alrededor de la medianoche del domingo, los partidarios de Hezbolá y Amal atacaron a los manifestantes en un paso elevado cerca del principal campamento de protesta de la capital.

Blandiendo banderas del partido, lanzaron piedras a los manifestantes y se burlaron de ellos mientras la policía antidisturbios se desplegaba para contener la violencia.

Los atacantes también asolaron un campamento cercano, derribando tiendas de campaña y dañando escaparates en su más serio asalto a los manifestantes hasta ahora. Al menos 10 manifestantes resultaron heridos, según la defensa civil.

El lunes por la noche, partidarios de los dos grupos chiítas pasaron por la Plaza de los Mártires de Beirut, donde se encuentra el principal campamento de protesta, lanzando piedras a las tiendas de campaña antes de salir a toda velocidad en motocicletas, dijo un corresponsal de la AFP.

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió a todos los actores que mantuvieran “el carácter pacífico de las protestas evitando la violencia y respetando el derecho de reunión pacífica en la protesta”.

Tensas secuelas

El Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Líbano, Jan Kubis, pidió anteriormente que se actuara con moderación.

“Insto a todas las fuerzas políticas libanesas a que controlen a sus partidarios, a fin de evitar utilizar las protestas nacionales para llevar a cabo su programa político”, añadió.

La estatal Agencia Nacional de Noticias dijo que las autoridades han comenzado una investigación sobre el incidente del domingo por la noche.

El presidente del Parlamento, Nabih Berri, que dirige Amal, pidió a las fuerzas de seguridad que mantengan abiertas las carreteras para evitar “conflictos civiles”.

El lunes por la mañana, piedras esparcidas, cristales rotos y tiendas de campaña destrozadas llenaron el campamento en la Plaza de los Mártires. Las ventanas de los autos cercanos habían sido destrozadas con piedras.

Las fuerzas de seguridad trataron de dispersar a los manifestantes en un distrito vecino de Beirut y retiraron otras barricadas de manifestantes desplegadas en el norte y el este del país.

El ejército detuvo a nueve personas al norte de Beirut al amanecer después de que trataron de bloquear las carreteras, pero las liberó más tarde, dijeron los militares y la NNA.

También arrestaron a otros cuatro “alborotadores”, liberando a tres poco después.

Las fuerzas de seguridad han sido objeto de nuevas críticas tras el ataque del domingo, y los manifestantes les acusan de ser indulgentes con los partidarios de Hezbolá y Amal, a la mayoría de los cuales se les permitió marcharse.

Un partidario de los movimientos Hezbolá y Amal de Líbano hace gestos con el dedo medio mientras los soldados del ejército y la policía antidisturbios se despliegan en medio de enfrentamientos con manifestantes antigubernamentales en la capital Beirut, el 25 de noviembre de 2019. (Foto de ANWAR AMRO / AFP)

“Los delincuentes lanzan piedras e insultan a las fuerzas de seguridad, pero no se enfrentan a ellas”, dijo Elie, de 24 años, que se encontraba entre los manifestantes atacados.

“No los arrestan como nos arrestan a nosotros”.

Estas críticas llevaron al ministro del Interior, Raya al-Hasan, a decir que el ejército y la policía siguen siendo los únicos “garantes de la estabilidad del país”.

Parálisis política

A última hora del lunes, cientos de partidarios de Hezbolá y Amal se reunieron en los suburbios del sur de la capital chiíta después de que un hombre y una mujer murieran en un accidente automovilístico ocurrido ese mismo día.

Un video del incidente mostraba un coche chocando a gran velocidad contra una barrera metálica antes de prenderse fuego, en un incidente que ambos grupos chiítas han culpado a un bloqueo de manifestantes.

Los manifestantes, sin embargo, negaron cualquier responsabilidad, publicando un mapa de sus bloqueos en los medios sociales.

Los líderes políticos no han logrado seleccionar un nuevo gobierno, casi un mes después de que el gabinete del Primer Ministro Saad Hariri dimitiera bajo presión popular.

El presidente Michel Aoun, cuyos poderes incluyen iniciar consultas parlamentarias para nombrar a un nuevo primer ministro, dijo que estaba abierto a un gobierno que incluyera a tecnócratas y representantes del movimiento popular, ambas demandas clave de los manifestantes.

Pero los manifestantes dicen que rechazan cualquier gobierno que también incluya a representantes de partidos políticos establecidos.

Estados Unidos, Francia, el Banco Mundial y las agencias de calificación crediticia han instado a los funcionarios a acelerar la formación del gabinete, advirtiendo del deterioro de la crisis económica y política.

En el último impulso diplomático, Richard Moore, alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, estuvo el lunes en Líbano para reunirse con altos funcionarios y “subrayar la urgente necesidad de formar un gobierno”, dijo la embajada británica.

El pueblo libanés ha sido claro en su demanda de una mejor gobernanza y debe ser escuchado”, dijo Moore.

Categorías: Medio Oriente
Etiquetas: HezbollahLíbano
Relacionado