Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Turquía busca conquistar el Mediterráneo a través de Libia

Uno de los gobiernos de Libia controla sólo un pequeño porcentaje del país y de la capital, Trípoli, pero necesita el apoyo de Turquía y firmó un extraño acuerdo con Ankara sobre quién controla el Mediterráneo. Turquía dice que el acuerdo que firmó es histórico y que ha “demostrado su capacidad para el mundo de una manera compatible con el derecho internacional, pero también ha señalado sus intenciones futuras en la región”. Grecia está indignada, amenazando con llevar la disputa a los organismos internacionales y quejarse a la OTAN. Tiene ramificaciones mayores también para Egipto, Chipre e Israel, ya que Turquía busca una vasta franja de mar que controlar como zona económica.

Turquía se reunió en Trípoli con Fayez al-Sarraj, jefe del Consejo Presidencial del Gobierno de Libia del Acuerdo Nacional. Sarraj estuvo en Estambul, pero se entiende que su débil gobierno ha estado en conversaciones con Turquía durante algún tiempo sobre un acuerdo que daría a Turquía acceso a una zona económica a través del Mediterráneo. El diario turco Sabah dice que este acuerdo es “mutuamente beneficioso”. La verdadera historia está oculta en el informe. Turquía está tratando de imponerse a través de Irak, Siria y ahora hasta Libia, con la mirada puesta en tener un poder que no se veía desde el Imperio Otomano hace más de 100 años. Los informes afirman que Turquía ve ahora su control del Mediterráneo desde el “punto de vista tridimensional” y esto “maximiza las fronteras marítimas del país y muestra que los distritos fronterizos de Marmaris, Fethiye y Kas son en realidad vecinos de los distritos libios de Derna, Tobruk y Bardiya”.

Turquía llama a esto la “madre patria azul”, o “Mavi Vatan” en turco. En el último año ha lanzado importantes ejercicios navales para demostrar su poder. El ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, se ha referido a esta “madre patria” como el área de 462.000 kilómetros cuadrados desde el Mar Negro hasta el Egeo. Ankara dice abiertamente en sus medios de comunicación, que son todos progubernamentales, que está desplegando activos navales como una “demostración de fuerza” y que está enfadada por las maniobras que están llevando a cabo otros Estados. En resumen, comenzará a perforar más y más y a ampliar sus límites. Los tratos futuros están en las cartas.

La política mediterránea forma parte de la creciente presión que Turquía ha ejercido sobre Chipre y también de la opinión de Ankara sobre el Gobierno de Trípoli de Libia como parte fundamental de su agenda. Por ejemplo, Fahrettin Altun, director de comunicaciones del presidente Recep Tayyip Erdogan, tuiteó que “la seguridad y la cooperación militar” es una parte clave del apoyo a uno de los gobiernos de Libia.

Libia está en guerra civil desde 2011. En el último año, las fuerzas de Khalifa Haftar, que cuenta con el apoyo de Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, han estado asediando el gobierno de Sarraj. El acuerdo que Sarraj firmó le da potencialmente a Turquía derechos sobre áreas frente a la costa de Libia que el gobierno de Sarraj ni siquiera controla. Sin embargo, el gobierno de Sarraj ha ido a Ankara como el gobierno “respaldado por la ONU” de Libia porque, aunque controla una minoría del país, ha trabajado con la ONU y tiende a recibir discusiones oficiales de las potencias occidentales. Turquía ha suministrado aviones no tripulados y vehículos militares al Gobierno de Trípoli. El país es visto como una guerra indirecta entre Turquía y Egipto, así como entre los países del Golfo. Turquía se opone a Abdel Fatah al-Sisi de Egipto y apoyó a Mohammed Morsi de la Hermandad Musulmana, que fue expulsado de su cargo en 2013. Libia es la “zona cero” para esta lucha de proxy de aviones no tripulados y otros equipos.

Ahora se revela que los aviones no tripulados y otros tipos de apoyo formaban parte de un objetivo turco mucho más amplio. Turquía quiere el acceso económico y el corredor estratégico que une su costa con Libia. No se trata de una cantidad pequeña de agua, ya que pasa por encima de Chipre y Grecia a través de 800 km. de aguas abiertas a una zona de Libia controlada por las fuerzas de Haftar. En esencia, se metió en el gobierno de Libia porque el gobierno es débil y Turquía sabe que el gobierno puede firmar áreas que ni siquiera controla, mientras que Haftar no reconocerá el acuerdo de todos modos.

Esta es la estrategia de Turquía en todas partes. Dar al mundo un hecho consumado, ya sea bombardeando el norte de Irak, invadiendo Siria o enviando tropas a Qatar en 2017. Turquía se expande cada día y amenaza a otros países, ya sea insultando a Francia o comparando a Israel con la Alemania nazi, como lo hizo en la ONU. Para Turquía, no hay restricciones, pero el país también trabaja discretamente entre bastidores para diseñar cosas como este acuerdo mediterráneo. El acuerdo tiene ramificaciones importantes también para las conversaciones entre Israel, Grecia, Italia y Chipre, y también para cualquier discusión sobre el oleoducto de EastMed. Turquía está lanzando un guante sobre el concepto del gasoducto, diciendo en esencia: “No, controlamos esta área entre Turquía y Libia, y ahora cortamos el Mediterráneo por la mitad”.

Grecia pedirá a los miembros de la OTAN que apoyen a Atenas en la disputa ahora. Esto crea un problema mayor en los mares de Chipre. Kyriakos Mitsotakis dice que la OTAN no debe permanecer indiferente ante esta violación del derecho internacional. Mientras tanto, el Ministro de Relaciones Exteriores Nikos Dendias dijo que Turquía no había firmado una ley del mar con respecto a las recientes reclamaciones y que el actual acuerdo con Libia sería desaprobado por otros signatarios. Grecia espera que la decisión de Libia no sea aprobada por el parlamento libio y que Turquía haya exigido los detalles del acuerdo o expulsará al embajador de Turquía.

Grecia también está trabajando ahora con Egipto para delimitar sus propias zonas económicas exclusivas. Hay juegos más grandes en marcha. Italia, que una vez fue la potencia colonial de Libia después de la guerra de 1911 con los otomanos, puede que se muestre recelosa ante el acuerdo. El gobierno Haftar de Libia, en el este del país, no acepta el acuerdo. Los EE.UU. han estado buscando un acuerdo de paz en Libia y los rusos también están involucrados en Libia. Además, Turquía tiene otras cartas para jugar. Cada vez que la OTAN, la UE o cualquier persona presione a Turquía, Ankara amenazará con “inundar” Europa de refugiados y emigrantes. Turquía amenazó a los países europeos con no criticar su invasión de Siria en octubre y la mayoría de los países europeos han seguido la línea. Turquía también ha intentado utilizar su poder en la OTAN para vetar los planes para el Báltico a cambio del apoyo de la OTAN a sus operaciones en Siria. El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, parece apoyar el papel de Turquía en Siria y elogió el gasto de Turquía en la OTAN. Eso significa que Grecia tiene una lucha cuesta arriba. Está en primera línea con los refugiados procedentes de Turquía. Grecia ha anunciado nuevas políticas más duras sobre los refugiados, lo último que quiere es otro millón de personas procedentes de Turquía.

Turquía ha aprendido que, al tratar con los Estados Unidos, Europa o la OTAN y las Naciones Unidas, la forma de hacer las cosas es actuar primero y que, con toda probabilidad, recibirá apoyo y respeto después. La ONU ha ido a Turquía para estudiar los planes de ocupación del norte de Siria. Los EE.UU. están estudiando la compra por parte de Turquía del S-400 a Rusia. Turquía ha intentado perforar Chipre, alegando que el norte de Chipre, que Turquía invadió en la década de 1970, puede darle el derecho de hacerlo. Chipre rechazó la idea, pero Turquía siguió adelante en octubre. Los EE.UU. criticaron a Turquía, pero las palabras son menos importantes que las plataformas de perforación. Turquía sabe cómo funciona la comunidad internacional, si usted es el primero en perforar y construir hechos sobre el terreno, como hizo China en el Mar de China Meridional, entonces finalmente obtendrá lo que quiere.

El modelo de Turquía en el Mediterráneo es explotar a los Estados débiles como Libia o a los Estados no reconocidos como Chipre del Norte, para avanzar. Hace lo mismo en Irak y Siria. Con su nuevo S-400, puede que pueda llegar a un acuerdo con Moscú sobre Libia. Los griegos, los Estados Unidos y otros países tendrán que hacer algo si realmente les importa.

Vía THE JERUSALEM POST

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More