Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Los cazas furtivos F-35 de Israel pueden atacar a Irán en cualquier momento

Escrito por Sebastien Roblin en The National Interest | Traducido por Noticias de Israel

El 22 de mayo de 2018, el comandante de la Fuerza Aérea de Israel Amikam Norkin anunció que sus cazas furtivos F-35 habían volado en dos misiones de combate en “frentes diferentes”, mostrando como prueba una fotografía de un F-35 sobrevolando Beirut. Si bien no se han dado a conocer los detalles de esas misiones -aparentemente, no se desplegaron en un ataque aéreo masivo israelí contra las fuerzas iraníes en Siria que tuvo lugar el 9 de mayo de 2018-, aparentemente esto confirmó las primeras operaciones de combate emprendidas por cualquier variante del caza furtivo, que actualmente está entrando en servicio en los ejércitos de diez países después de haber pasado por más de dos décadas de desarrollo.

De hecho, el F-35I Adir de Israel -o “Poderosos”- será la única variante del F-35 que entrará en servicio fuertemente adaptado a las especificaciones de un país extranjero. Había planes para un CF-35 canadiense, con una sonda de reabastecimiento de combustible diferente y un paracaídas para permitir el aterrizaje en pistas de aterrizaje cortas en el Ártico, pero Ottawa abandonó el programa del F-35.

Se ha convertido en una práctica común crear variantes personalizadas de aviones de combate de cuarta generación, como el Su-30, el F-15 y el F-16, para clientes de exportación, hechos a medida con aviónica local, armas y mejoras que se adaptan a la doctrina y las prioridades estratégicas de una fuerza aérea en particular. Hoy en día, Israel opera aviones de combate F-15I Ra’am (“Thunder”) y F-16I Sufa de dos plazas. Además, Israel en particular no ha dudado en modificar los aviones que ya ha recibido para satisfacer sus necesidades: por ejemplo, en 1981 manipuló sus entonces nuevos aviones de combate de superioridad aérea F-15A Eagle para lanzar bombas, y utilizó por primera vez en su historia estos aviones de combate para destruir el reactor nuclear iraquí Osirak.

Sin embargo, el Lockheed-Martin se ha negado en su mayoría a permitir importantes modificaciones al F-35, a pesar de los cientos de millones de dólares que los operadores extranjeros del F-35 contribuyeron al desarrollo de la aeronave. Por supuesto, existe una lógica basada en la eficiencia, dados los costes adicionales y los retrasos en la creación de variantes específicas para cada país, y el hecho de que Lockheed está luchando para producir F-35 de forma rápida y barata y para construir suficientes piezas de repuesto para los cientos que ya están en servicio.

Israel, sin embargo, logró hacer una excepción. Aunque no es un inversionista en el desarrollo del F-35, Jerusalem se apresuró a firmar el programa con una orden inicial de cincuenta. También negoció un acuerdo favorable en el que se fabricarían en Israel alas de F-35 y sofisticados cascos por valor de miles de millones de dólares, pagados con la ayuda militar de Estados Unidos. Además, el mantenimiento a nivel de depósito tendrá lugar en una instalación operada por Israeli Aeronautics Industries en lugar de en una instalación de Lockheed en el extranjero.

Los primeros nueve F-35 entraron en servicio operativo el 6 de diciembre de 2017, con el Escuadrón de las 140 “Águilas de Oro”, con base en la Base Aérea de Nevatim, cerca de Be’er Sheva. Seis más deberían llegar en 2018. Israel activará eventualmente un segundo escuadrón en Nevatim, y retiene la opción de veinticinco F-35 adicionales para formar un tercer escuadrón, probablemente basado en otro lugar. Sin embargo, informes recientes sugieren que un tercer escuadrón podría posponerse por una década a favor de la compra de F-15Is adicionales, los cuales intercambian el sigilo del F-35 por mayor alcance y carga útil. Israel ha pagado un alto precio de entre 110 y 125 millones de dólares por F-35 por su pedido inicial, pero en el futuro el costo unitario disminuirá supuestamente a unos 85 millones de dólares.

Los primeros diecinueve jets de sigilo recibidos por Israel serán en realidad aviones de combate F-35A estándar basados en tierra, mientras que los treinta y uno siguientes serán verdaderos F-35I modificados para integrar equipos construidos en Israel. Sin embargo, la mayoría de los medios de comunicación han empezado a etiquetarlos como F-35Is, y parece que incluso el lote inicial será equipado con un sistema de arquitectura abierta de Comando, Control, Comunicaciones y Computación (C4) israelí.

La sofisticada computadora de vuelo y el sistema logístico basado en tierra del Lightning se ha convertido en un tema de discusión para muchos operadores de F-35. A las fuerzas aéreas extranjeras les gustaría tener mayor acceso a los códigos fuente de las computadoras de los F-35 para actualizarlos y modificarlos según lo consideren necesario sin necesidad de involucrar a partes externas, pero Lockheed no quiere entregar el acceso completo por razones comerciales y de seguridad.

Los F-35I israelíes tendrán un programa C4 construido en Israel que se ejecuta “en la parte superior” del sistema operativo de Lockheed. Una de las capacidades clave del F-35 es su capacidad superior para absorber datos con sus sensores y compartirlos con fuerzas amigas. La compatibilidad con los enlaces de datos utilizados por las fuerzas aéreas y terrestres israelíes amigas es, por lo tanto, un aspecto importante desde la perspectiva de Israel, ya que rastrea la posición de los lanzadores de cohetes tierra-tierra y los sistemas de misiles tierra-aire hostiles.

El nuevo sistema también permitirá a las FDI instalar enlaces de datos construidos en Israel y sistemas de aviónica defensiva, como vainas de bloqueo de radar. Un funcionario dijo a la Semana de la Aviación que la IAF espera que las ventajas de la sección transversal baja del radar del F-35 sean “buenas durante cinco a diez años” antes de que los adversarios desarrollen contramedidas. Ya existen métodos para detectar a los cazas furtivos, incluidos los sensores de infrarrojos de largo alcance, los sensores electromagnéticos y los radares de bajo ancho de banda (aunque todos tienen limitaciones significativas), y también se están desarrollando tecnologías más exóticas como los radares cuánticos.

Por lo tanto, la FID valora especialmente la flexibilidad para instalar contramedidas defensivas “plug-and-play”, tales como vainas de interferencia, a medida que se vuelven relevantes y disponibles. Resulta que las empresas israelíes Elbit e Israeli Aerospace Industries son las principales desarrolladoras de estos sistemas. Sin embargo, debido a la aviónica altamente “fusionada” del F-35, este soporte plug-and-play necesita ser incorporado tanto en el software del F-35 como, aparentemente, incluso en el fuselaje. Los complementos se instalarán en aberturas especiales en el fuselaje inferior y en el borde de ataque de las alas, probablemente sólo en los F-35I de producción posterior que lleguen en 2020.

Israel también está desarrollando dos conjuntos diferentes de tanques de combustible externos para ampliar el alcance del F-35. El primero serán los no sigilosos tanques de 425 galones bajo el ala desarrollados por una subsidiaria de Elbit, que podrían soltarse cuando se aproximen al espacio aéreo enemigo (los pilones que contienen los tanques de lanzamiento se separarían para no comprometer el sigilo), o utilizarse para misiones en las que el sigilo no es necesario. Más adelante, el IAI quiere desarrollar conjuntamente con los tanques de combustible conformes atornillados de Lockheed que “abrazan” el fuselaje del F-35 para no comprometer el sigilo y la aerodinámica.

El F-35I también estará certificado para transportar los principales sistemas de armas desarrollados por Israel en su bahía interna, en particular el misil aire-aire Python-5 de corto alcance con búsqueda de calor, y la familia de bombas deslizantes Spice, que combinan opciones de guiado electro-ópticas, satelitales y de hombre-en-lazo para una mayor versatilidad en la orientación de los objetivos y tienen un alcance de hasta sesenta millas.

Sin embargo, las capacidades de armamento F-35 específicas de cada país no son exclusivas de Israel. Los F-35 de la Real Fuerza Aérea y la Armada británica serán compatibles con los misiles aire-aire Meteor y ASM-132, mientras que los Lightning II de Noruega y Australia podrán transportar el misil de ataque naval noruego, lo que refleja la importancia de la misión de control marítimo para estas naciones. Estados Unidos incluso desearía que sus socios de la OTAN compraran F-35 especialmente modificados para desplegar bombas nucleares B-61.

El Adir y la estrategia de Israel

El anuncio de Norkin de las operaciones del F-35 fue tan parte de la estrategia israelí como el despliegue real de los cazas. Jerusalem quiere que sus potenciales adversarios (principalmente Irán, Siria y Hezbolá) sepan que sus cazas ya han demostrado ser capaces de infiltrarse en el espacio aéreo de los países vecinos, y que sus cazas furtivos podrían en cualquier momento lanzar un ataque que podría pasar desapercibido hasta que la primera bomba golpee un objetivo.

El F-35 ha sido criticado por su bajo rendimiento de vuelo en comparación con los aviones de cuarta generación anteriores, lo que significa que estaría en desventaja en un combate aéreo de corto alcance contra cazas enemigos. Los partidarios argumentan que el F-35 aprovecharía su sigilo, sus sensores y sus misiles de largo alcance para evitar acercarse tanto a un oponente más ágil en primer lugar, y que la plataforma está realmente optimizada para atacar objetivos en el espacio aéreo enemigo defendido.

Sin embargo, el énfasis en el ataque está muy bien con la Fuerza Aérea de Israel, ya que desde 1948 históricamente ha derrotado en su mayoría a sus oponentes en el combate aire-aire, pero sufrió grandes pérdidas en las defensas aéreas terrestres en la Guerra de Yom Kippur de 1973. Desde entonces, los aviones de reacción israelíes han seguido enfrentándose, y en su mayor parte derrotando, a los SAM hostiles en decenas de incursiones lanzadas en el Líbano y Siria, aunque en febrero de 2018 sufrió su primera pérdida de combate de un caza en decenios, cuando los misiles S-200 sirios derribaron un F-16 israelí. Desde 2017, ha habido rumores de la participación de los F-35 en estas incursiones, aunque la mayoría de estos rumores eran probablemente inexactos debido al riesgo de perder un fuselaje sobre territorio hostil en esta etapa.

El Primer Ministro Benjamin Nethanyahu, en el poder desde 2009, está claramente a favor del uso de la fuerza militar para reprimir el programa de investigación nuclear de Irán, habiéndose opuesto y socavado los acuerdos negociados. Mientras que Jerusalem básicamente quiere que Estados Unidos lleve a cabo tal ataque, el F-35 hace que un ataque israelí contra Irán sea más práctico.

Sin embargo, los aviones israelíes tendrían que volar a través de Turquía, o bien Jordania y Siria y luego Irak para llegar al espacio aéreo iraní a más de seiscientas millas de distancia, y recuerde que los objetivos clave probablemente estarán mucho más lejos de la frontera. Esto también ocurre cuando se prueba el límite de alcance de la mayoría de los cazas de cuarta generación cargados de combate, lo que significa que necesitarían aviones cisterna bien visibles para hacer viable la incursión. Además, los aviones de combate israelíes tendrían que desactivar o destruir las defensas aéreas iraníes, lo que requeriría tiempo y aviones adicionales.

Los aviones israelíes violaron el espacio aéreo turco en 2007 para destruir un reactor nuclear en el norte de Siria. Sin embargo, una campaña aérea sostenida que atraviese el espacio aéreo extranjero sería más difícil de ejecutar que una incursión única. Sin embargo, el F-35 tiene un radio de combate mayor que la mayoría de los jets de cuarta generación, debido a su incapacidad de llevar tanques de combustible adicionales sin comprometer el sigilo. Además, podría penetrar más fácilmente en las defensas aéreas de Irán y evadir la detección por parte de países neutrales, que los jets de cuarta generación, lo que reduciría el tamaño necesario de un paquete de ataque.

Con el tiempo, es probable que Israel adquiera más F-35, ya que tiene la intención de sustituir su flota de más de 320 F-16, comenzando por el ya muy antiguo avión F-16A Netz adquirido por primera vez en los años ochenta. Según se informa, Israel está incluso interesado en la posibilidad de adquirir jets de salto F-35B en el futuro. Por lo general se piensa que los F-35B sirven desde portaaviones más pequeños o bases insulares, pero Israel ve el papel de los jets de salto dispersándolos en pistas de aterrizaje remotas e improvisadas para evitar ataques a las bases aéreas enemigas. Esto todavía parece una solución algo extravagante a la amenaza, dado que el F-35B es más caro y tiene un rendimiento inferior al del F-35A para la mayoría de los demás propósitos. Esto puede explicar por qué una compra de un F-35B es supuestamente más popular entre los políticos israelíes que la Fuerza Aérea de Israel.

Israel también ha sido partidario de una variante de dos asientos del F-35, que sería conveniente para fines de capacitación, y también permite que un oficial del sistema de armas en el asiento trasero administre las armas guiadas con precisión del F-35 mientras el piloto se concentra en volar.

En cualquier caso, es probable que las actividades de los Adir de Israel continúen apareciendo en las noticias, si es que no tanto en los radares hostiles.

Sébastien Roblin tiene una maestría en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown y fue instructor universitario del Cuerpo de Paz en China. También ha trabajado en educación, edición y reasentamiento de refugiados en Francia y los Estados Unidos. Actualmente escribe sobre seguridad e historia militar para War Is Boring. (Esto apareció por primera vez en 2018.)

Vía The National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More