Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

China contra Taiwán: ¿Cómo sería una guerra entre los dos?

Por J. Michael Cole | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

En los últimos años, parece que ha habido consenso entre un gran número de analistas de la defensa que sostienen que, a pesar de un cambio en el equilibrio de poder a favor de China, Pekín no tiene la intención de utilizar sus fuerzas armadas para invadir Taiwán y así, de una vez por todas, resolver el “problema” taiwanés. Algunos sostienen que esto sería demasiado caro, mientras que otros sostienen que Pekín puede lograr la unificación creando suficiente dependencia económica e incentivos para convencer a los taiwaneses de la “inevitabilidad” de la “reunificación” de China a lo largo del tiempo.

Si bien es cierto que estos factores son contrarios al deseo de iniciar una guerra contra un Estado insular, no podemos descartar por completo la posibilidad de que intervenga el ejército chino, sobre todo si la razón para lanzar el ataque se formuló en términos de una guerra defensiva contra China “forzada” a actuar debido a circunstancias variables e “inaceptables” en su entorno.

Por lo tanto, a pesar de la relativamente baja probabilidad de una guerra en el Estrecho de Taiwán en un futuro próximo, Taipei no puede permitirse el lujo de ser complaciente y debe perseguir activamente una estrategia de defensa eficaz.

El primer componente de tal estrategia es que Taipei defina claramente lo que es una misión y, lo que es igualmente importante, cómo será una “victoria”. Dadas las diferencias cuantitativas y cualitativas entre los dos ejércitos, es evidente que la victoria de Taiwán ya no puede definirse en términos maximalistas: la eliminación total de las fuerzas enemigas.

Además, Taiwán no tiene ni los medios ni la intención de luchar contra China para destruir las fuerzas del Ejército de Liberación Popular (SPLA) estacionadas en China. Por lo tanto, con algunas excepciones, que se examinarán más adelante, la zona militar de operaciones en la escena militar sería el estrecho de Taiwán y, con una invasión total, el lado taiwanés de la línea media que separa el estrecho.

Por supuesto, hay muchos escenarios diferentes en los que el SPLA puede ser utilizado para ejercer presión sobre Taiwán, y no todos ellos incluyen un ataque total para invadir la isla. La Armada del SPLA (PLAN) y la Fuerza Aérea (PLAAF), por ejemplo, podrían utilizarse para bloquear Taiwán, y el Segundo Cuerpo de Artillería podría ser llamado a realizar ataques con misiles decapitados contra los líderes de Taiwán y otros objetivos importantes en Taiwán, como estaciones de radar, pistas de aterrizaje, bases de la Marina y su estructura C4ISR.

En todos estos escenarios, Taiwán tendrá que adoptar una posición puramente defensiva. El fortalecimiento y la dispersión de los objetivos, así como el fortalecimiento de las capacidades de defensa aérea, forman parte de esta estrategia y de lo que el ejército taiwanés ha estado preparando durante muchos años. La clave de estos escenarios “limitados” es reducir las posibilidades de que China logre sus objetivos.

En las circunstancias actuales, Taiwán parece disponer de recursos suficientes y de estrategias adecuadas para hacer frente a estas contingencias limitadas. Si ese es el caso, significaría que estas opciones no se están discutiendo para China, por lo que tendría que abandonar la idea de usar la fuerza para forzar a Taipei o exacerbar la situación. La razón de dotar a Taiwán de los medios para protegerse de ataques limitados es que cuanto más se vea obligada a agravar el dilema al que se enfrenta frente a la presión -nacional e internacional- contra ese uso de la fuerza, y por lo tanto el costo potencial de su uso, será mucho mayor.

Sin embargo, hay condiciones bajo las cuales la dinámica que previene una invasión completa puede perder impulso. La literatura militar china está llena de referencias a la guerra defensiva y variaciones sobre el tema. Ese lenguaje sería sumamente importante si los dirigentes de Beijing racionalizaran la decisión de utilizar toda la fuerza para lograr sus objetivos. En estos escenarios, China se ha posicionado no como un agresor, sino como una víctima “forzada” por circunstancias externas a lanzar una ofensiva, aunque a regañadientes, para proteger sus intereses “vitales” o “clave”.

En otras palabras, un cambio de contexto dejaría a los líderes con sólo dos opciones: rendirse o luchar por la integridad del territorio chino. La declaración de independencia de jure de Taiwán ciertamente desencadenaría esa respuesta, y las leyes -la Ley de Separación- “obligarían” a Pekín a responder. China también puede sentirse “obligada” a actuar si cree que la inestabilidad política en la isla es tal que amenaza la seguridad de los “compatriotas chinos”; en otras palabras, Pekín puede utilizar su propio “modelo criminal” para justificar el uso masivo de la fuerza (en este caso, humanitaria) para ocupar Taiwán.

Por lo tanto, no sería prudente excluir la posibilidad de que China utilizara la fuerza máxima (excepto la opción nuclear) para atacar a Taiwán, considerando que en todas las circunstancias prevalecería un cálculo racional de la relación costo-beneficio. Incluso si la probabilidad es improbable, sigue existiendo. Y dadas las tendencias de la sociedad taiwanesa que hacen cada vez menos atractiva la unificación con China, es posible que dentro de una década los dirigentes chinos decidan lanzar una acción militar -con fines puramente “defensivos”- para que los “disidentes” (apoyados, por supuesto, por la CIA y otras agencias que intentan subyugar a China) no amenacen con desmembrar “una China” o inspirar a otros grupos a moverse dentro de su territorio.

¿Qué podría hacer Taiwán para impedir una invasión del SPLA? Dado que los militares taiwaneses no pueden esperar derrotar al SPLA en el campo de batalla convencional, y dado que Taipei no tiene ninguna garantía de que aliados como Estados Unidos y Japón intervengan de su lado, su mejor defensa es asegurarse de que China no inicie tal agresión en primer lugar. En otras palabras, Taiwán debería aumentar sustancialmente el costo de la invasión, de manera realista y mensurable, prometiendo un dolor inaceptable al Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés, a los dirigentes de Beijing y al pueblo chino.

Lógicamente, para saturar las playas de plomo y crear una zona de derrota para las tropas del SPLA, es necesario crear capacidades de contrainsurgencia mediante una combinación de medios navales y aéreos, así como misiles de combate, baterías de misiles, artillería, unidades móviles de operaciones especiales y una reserva bien entrenada y equipada. También es importante garantizar la supervivencia de las fuerzas aéreas y marítimas del país tras el bombardeo de la Segunda Fábrica de Artillería al comienzo de las principales hostilidades, ya que también son necesarias para combatir los buques de transporte del SPLA que transportan tropas a través del estrecho de Taiwán.

Sin embargo, esta estrategia de defensa pasiva, o puercoespín, es probable que sea insuficiente para detener a Pekín. Por lo tanto, el segundo aspecto de los planes de Taiwán de causar un daño inaceptable a China debe ser encontrar opciones más ofensivas. Ya ha comenzado a hacerlo con la producción e instalación de misiles de crucero terrestres (LISM), misiles de supresión naval y misiles aire-tierra (bombas de racimo, misiles antirradiación) capaces de desmantelar aeródromos, así como instalaciones de misiles y radares en China. La instalación y dispersión de lanzadores LAKM más móviles o navales también dificultaría la detección y destrucción de todos ellos por parte del SPLA, lo que aumentaría la eficacia de las capacidades de Taiwán en materia de lucha contra las descargas eléctricas, especialmente si se extienden dentro de su radio de acción (Taiwán, sin embargo, debería mantener un alto nivel moral, prometiendo utilizar esas capacidades únicamente contra objetivos militares).

Para maximizar el impacto de sus capacidades y contramedidas contra Taiwán, también será necesario mejorar su capacidad para identificar objetivos aumentando la inversión en equipos de radar y de satélite y garantizar que sean redundantes, ya que el Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés también puede centrarse en ellos durante las primeras fases del conflicto. El aspecto ofensivo de la estrategia de defensa de Taiwán se complementará con una mayor capacidad de inteligencia dentro de China, así como con la capacidad de sabotear importantes objetivos militares (y económicos). Otras opciones incluyen un vehículo aéreo no tripulado (UAV) armado y una gran flota de submarinos con capacidades LAKM convencionales. Todo esto depende de una decisión política de invertir más en defensa que Taiwán hoy en día.

Además de las estrategias cinéticas, Taiwán también tiene varias opciones asimétricas para maximizar el dolor de las incursiones del SPLA, cuyo objetivo último es detener esas acciones. Políticamente, Taipei debería redoblar sus esfuerzos en la guerra política. El primer objetivo de esta estrategia debería ser combatir operaciones chinas similares que han socavado la moral de las fuerzas armadas de Taiwán, contribuyendo al mismo tiempo a la percepción en el extranjero de que Taiwán no es un socio fiable en materia de seguridad o que la unificación es inevitable o incluso deseable.

La segunda fase de una estrategia de guerra política más activa consistiría en convencer a Pekín de que los aliados de Taiwán -Estados Unidos y posiblemente Japón- actuarían rápidamente si el SPLA intentara invadir Taiwán. En otras palabras, Pekín no debería seguir preguntándose si los Estados Unidos entrarán en conflicto en el estrecho de Taiwán, especialmente en un momento en que el compromiso de Washington con la región y con Taiwán en su conjunto está seriamente en duda. La ambigüedad estratégica que ha sido la piedra angular de la política de Washington en el estrecho de Taiwán desde el final de la guerra de Corea debe ser abolida y reemplazada por una serie de cables o “líneas rojas” que, de cruzarse, provocarían una respuesta militar estadounidense. Tokio también está preparado para una cooperación más estrecha con Taiwán y, como tal, una guerra política que abra oportunidades para esfuerzos conjuntos entre los dos países podría ser de gran ayuda para Taiwán. Cuanto más convencida esté Pekín de que Estados Unidos, y posiblemente Japón, intervendrá en el estrecho de Taiwán, más reticente será a llevar a cabo operaciones que desencadenen tal respuesta, ya que su entrada en conflicto incrementará sustancialmente el coste de la invasión y reducirá la probabilidad de un rápido acuerdo de “bajo coste” en las condiciones de Pekín.

Por otro lado, los grupos de presión taiwaneses y la diáspora taiwanesa podrían hacer un mejor uso de los activos de la isla -una democracia liberal vibrante y una economía importante- para animar a la comunidad internacional a adoptar una postura más activa en su oposición a la “cuestión” de Taiwán por medios militares o coercitivos. La creencia de Pekín de que la comunidad internacional no apoyará el uso de la fuerza e impondrá dolorosas sanciones económicas si decide hacerlo contribuirá a disuadir a Taipei. Se puede hacer mucho para ayudar a los invitados taiwaneses a comprender mejor la naturaleza y el valor de su sociedad única y para animarles a ser más activos en sus propios países y a persuadir a sus representantes a adoptar una posición de principios sobre Taiwán. Los programas existentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán pueden servir de base para esos esfuerzos, y también debería estudiarse la posibilidad de ampliar los contactos a través de otros departamentos, como la creación de programas adicionales de intercambio militar en el extranjero para la enseñanza de idiomas en Taiwán.

Además, los taiwaneses que trabajan en China, que han desempeñado un papel crucial en el desarrollo de la economía china durante décadas -Taishang- también podrían amenazar con cesar las operaciones o retirarse del todo si el SPLA operara en el estrecho. Mientras que la mayoría de los taiwaneses (incluidos los que votan en el CTI) se sienten felices de ganar dinero en China, todavía se sienten orgullosos de no querer que su país de origen sea devastado por la guerra. Su posible papel como punto de presión sobre Pekín no debe subestimarse.

El último ámbito en el que Taiwán podría hacer más para detener a Pekín es la guerra cibernética, o “sabotaje electrónico”. Utilizando los recursos de información de China (los contactos más estrechos entre las dos sociedades funcionan en ambos sentidos y no sólo crean oportunidades para China), Taiwán puede identificar y seleccionar objetivos civiles y militares para la respuesta, con el objetivo de socavar gravemente la capacidad de China para actuar con normalidad si lanza un ataque contra la isla. Los posibles objetivos podrían ser los sectores bancario y de alta tecnología. Desde el punto de vista militar, la promesa de debilitar o incluso desactivar la disuasión nuclear de China -aunque ocurra de la noche a la mañana- o de desactivar su sistema de defensa aérea, sometiendo así a China al bombardeo de la Fuerza Aérea estadounidense, bastaría para que Pekín se lo pensara dos veces antes de lanzar una invasión.

En todos estos esfuerzos, Taiwán tendría que encontrar un equilibrio entre su signo de intención y la capacidad de lanzar esos ataques destructivos; en otras palabras, Pekín tendría que estar convencido de que la amenaza es real y de que debe protegerse del espionaje chino que podría socavar esos esfuerzos.

Después de todo, en ausencia de un compromiso entre Estados Unidos y Japón para intervenir en las primeras etapas de la invasión de Taiwán por el SPLA, hay pocas posibilidades de que los militares taiwaneses sean capaces de “derrotar” a su adversario en el sentido tradicional de la palabra. El desequilibrio de poder entre las dos partes simplemente se ha vuelto demasiado grande. Por lo tanto, en estas circunstancias, Taiwán sólo puede derrotar a China si el SPLA nunca se utiliza para atacar a Taiwán. Por lo tanto, la disuasión es su activo más fiable, que puede utilizarse de forma mucho más eficaz.

Fuente The National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More