Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Estados Unidos podría evitar la invasión china a Taiwán

Por Kris Osborn | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

El plan de la administración Donald Trump de vender tanques, misiles y defensas aéreas lanzadas desde tierra a Taiwán encarna lo que podría llamarse un cambio de paradigma estratégico para potenciar la postura de disuasión de la pequeña isla contra una invasión china a menudo amenazada.

Aunque gran parte de las discusiones existentes se centran en el fortalecimiento de las defensas aéreas, marítimas y submarinas de Taiwán, también parece existir una necesidad inequívoca de grandes defensas terrestres. El énfasis que se pone actualmente en el aire y el mar es extremadamente importante, pero sin duda hay elementos de este enfoque que invitan a seguir debatiendo sobre la necesidad de dotar a Taiwán de una fuerza terrestre fuerte y blindada.

El paquete de armas propuesto de 2.000 millones de dólares incluye 108 carros de combate principales, 250 misiles antiaéreos Stinger, así como 409 jabalinas y 1.240 misiles antitanque TOW.

Basándose en gran medida en la presencia de EE.UU. en el Pacífico junto con el apoyo de los aliados asiáticos, una estrategia de defensa marítimo-aérea de Taiwán ha tenido claramente un impacto disuasorio en los últimos años. Parte de esta capacidad de mantener a raya una invasión china ha dependido naturalmente de una fuerte postura estadounidense que garantiza la defensa de la isla.

Una mirada superficial a las ventas de armas de EE.UU. a Taiwán en las últimas décadas revela un énfasis estratégico marítimo: EE.UU. ha vendido fragatas, barcos anfibios, arpones y activos aéreos clave como helicópteros Chinook y Blackhawk. Si bien es evidente que estas iniciativas no son inútiles, en los últimos años han surgido algunos factores importantes que, sin duda, modifican el panorama de la disuasión. Taiwán recibió algunos misiles de defensa aérea Patriot (PAC-3) durante la administración de George W. Bush, pero Taiwán ha comprado abrumadoramente defensas marítimas. También han recibido armas aire-tierra y aire-aire, torpedos y misiles SM-2 disparados por barcos.

En pocas palabras, el plan acelerado de modernización naval de China sigue alarmando a muchos en el Pentágono. Los chinos no sólo están en una vía rápida para construir portaaviones autóctonos, sino que también se mueven rápidamente en nuevos submarinos, anfibios, destructores, corbetas y otros activos marítimos, lo que lleva a muchos a evaluar que la Armada china puede estar pasando de hecho a la Armada de los Estados Unidos en tamaño puro. En efecto, esto significa que cualquier tipo de ataque chino centrado en el mar y el aire podría tener éxito a un gran costo para las naciones pro-estadounidenses de la zona.

Varias revisiones económicas y de seguridad del Congreso de Estados Unidos y China publicadas en los últimos años, junto con un informe de la Oficina de Inteligencia Naval (ONI), especifican la preocupación por las armas navales chinas y la modernización de la plataforma. Se sabe que los chinos están trabajando en más LPDs de YUZHAO – vehículos anfibios de ataque que pueden transportar 800 tropas, cuatro helicópteros y hasta 20 vehículos blindados, según la evaluación del Congreso. La flota de superficie de China también se ve reforzada por la producción de al menos 60 lanchas patrulleras de misiles guiados de clase HOUBEI más pequeñas y de rápido movimiento y por las entregas continuas de fragatas ligeras JIANGDAO armadas con cañones navales, torpedos y misiles antibuque de crucero. Además, aunque la expansión de los submarinos de ataque chinos es ampliamente conocida, un hecho a menudo menos reconocido es el rápido desarrollo de los destructores LUYANG III de armas pesadas, equipados con armas antisubmarinas y nuevos misiles de crucero antiaéreos lanzados verticalmente.

El ONI también expresó su preocupación por la fuerza de submarinos de misiles balísticos con armas nucleares de China, incluyendo los submarinos de clase Jin, que aportan la “primera capacidad nuclear creíble de China para un segundo ataque en el mar”, señala el informe del ONI. El submarino dispararía el misil balístico JL-2, que tiene un alcance de 4.000 millas náuticas y que “permitiría al Jin atacar Hawai, Alaska y posiblemente partes occidentales de la CONUS[Estados Unidos continental] desde aguas del este de Asia”, evaluó ONI.

Dadas estas circunstancias, es bastante razonable observar que, en caso de algún tipo de ataque chino, el Tawainese y la potencia marítima aliada por sí solos pueden no ser suficientes. Por consiguiente, una fuerza terrestre creíble fortificada con tanques y misiles de defensa aérea hace dos cosas claras: podría disuadir aún más a China al garantizar una guerra terrestre con muchas bajas y obligarla a transportar fuerzas pesadas a través del océano. Ese tipo de despliegue pesado nunca es fácil, y ciertamente no lo es sin un gran riesgo de ataques aéreos y marítimos. Ambos factores parecen, sin duda, reforzar aún más la estrategia de disuasión de Taiwán. Incluso si China cree que finalmente prevalecerá en una invasión terrestre contra Taiwán, la promesa de una amenaza terrestre taiwanesa creíble cambia la ecuación. Esto también podría disminuir la posibilidad de cualquier intervención necesaria de los Estados Unidos. En particular, los misiles antitanque Javelin, los misiles TOW y las armas antiaéreas Stinger permitirían sin duda a las fuerzas de defensa taiwanesas apuntar a tanques, helicópteros, vehículos blindados e incluso aviones no tripulados chinos.

Mirando hacia atrás en la última década, esta historia subraya el hecho de que la postura actual de la administración Trump, como lo demuestra la venta propuesta, significa lo que podría llamarse un nuevo y ambicioso paso en la estrategia del Pacífico estadounidense.

Fuente The National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More