Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

¿Qué tan peligrosos podrían ser los F-35 y F-22 equipados con láser?

Por: Kris Osborn

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está perfeccionando su estrategia de combate, sus tácticas y sus conceptos de operación para adaptarse a la rápida aparición de las armas láser, tecnologías que prometen alterar el panorama de la guerra moderna y ampliar sustancialmente las posibilidades de ataque de los aviones de combate.

El servicio prevé que los aviones y los cazas de combate funcionen a principios de la década de 2020, a medida que los sistemas móviles de energía y otras tecnologías integrales sigan evolucionando rápidamente.

Las armas láser no sólo aumentan la precisión de los ataques a la velocidad de la luz para incinerar objetivos, sino que también pueden escalarse o ajustarse para lograr un efecto deseado, como la destrucción total, los daños parciales o un impacto aún menor y más medido, dependiendo de la amenaza.

Las armas láser ofrecen a los cazas oportunidades para un compromiso rápido y preciso con los objetivos, flexibilidad y una logística de apoyo más ligera y receptiva”, dijo Eva Blaylock, portavoz del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea, a Warrior Maven en una declaración por escrito.

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea, que ha estado liderando el esfuerzo de la Base de la Fuerza Aérea de Kirtland, ha estado trabajando en el desarrollo de armas láser durante muchos años. Ya han realizado varias pruebas de fuego en tierra y ahora se están preparando para las primeras demostraciones aéreas. La siguiente prueba, de acuerdo con la información de la AFRL, incluye una cápsula láser configurada para cazas de combate que se disparará desde tierra, anticipándose a la integración aerotransportada.

Los dos programas principales de la ARFL incluyen un programa de armas aire-aire llamado Autoprotector de Alta Energía de Demostrador Láser (SHIELD) y un sistema de armas láser de demostración en tierra. AFRL está trabajando con Lockheed Martin en SHIELD en previsión de tener láseres operativos en los próximos años.

Las armas láser de estado sólido dependen exclusivamente de la electricidad, y no necesitan utilizar ciertos productos químicos específicos como lo hacen otros láseres. Esencialmente, pueden desactivar o, si es necesario, incinerar un objetivo con un calor tremendo.

Dado el advenimiento de las armas láser, los pilotos de caza se están preparando para nuevas posibilidades tácticas, como la capacidad de atacar múltiples objetivos a la vez y retardar rápidamente el objetivo, explican los documentos del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea. Mientras que los cazas actuales, como el F-35, son capaces de lanzar ataques aire-aire simultáneos contra objetivos enemigos como aviones y aviones no tripulados, los pilotos que se preparan para disparar láseres tendrán una capacidad aún mayor para atacar múltiples objetivos simultáneamente. Esto, entre otras cosas, permitirá a los cazas de combate participar en combates cuerpo a cuerpo en escenarios de mayor riesgo en los que podrían encontrarse con múltiples aviones enemigos.

Tal vez de mayor importancia, las armas láser son totalmente escalables, agregó Blaylock. La escalabilidad se logra en muchos casos combinando o fusionando varios haces en uno solo, según los estados AFRL.

“El tipo de efectos graduales que un láser de 30kW puede producir incluye la negación, degradación, interrupción y destrucción de una serie de objetivos, desde UAS hasta pequeñas embarcaciones a una distancia de varios kilómetros. Los láseres más potentes tienen aplicaciones contra aire, contra tierra y contra el mar contra una gran cantidad de equipos y vehículos militares endurecidos a un alcance significativo”, agregó Blaylock.

Una opción de ataque como ésta podría dar a los pilotos la capacidad de degradar en lugar de destruir objetivos, una posibilidad que potencialmente no ofrecen las armas convencionales, como los misiles y las bombas aire-aire o aire-tierra. Tal vez, por ejemplo, una aeronave podría desear desactivar un activo enemigo, como un avión, un vehículo o una instalación enemiga de algún tipo, sin matar a nadie, en caso de que los civiles estuvieran muy cerca.

A medida que los desarrolladores avanzan en la miniaturización de los sistemas móviles de energía a bordo, los aviones de combate y de carga operarán cada vez más con la capacidad de llevar un “cargador profundo” sin añadir grandes cantidades de peso a un caza. Esto aporta una serie de ventajas, como una mayor eficiencia de combustible, velocidad y maniobrabilidad. Un arsenal transportable de armas láser podría eliminar la necesidad de que un caza de combate viajara con grandes cantidades de bombas pesadas y misiles, lo que permitiría a la aeronave operar con una mayor maniobrabilidad aire-aire y una mayor duración de la misión.

Un caza más ligero, naturalmente, tendrá un mayor tiempo de “permanencia” para buscar objetivos emergentes en virtud de no tener que repostar con tanta frecuencia. Como algo capaz de operar con una “huella logística” reducida, un caza de combate armado con láser también puede operar durante períodos de tiempo más largos sin necesidad de rearmarse, generando otra vía a través de la cual ampliar las misiones.

“Para un sistema láser de 30 kW, las baterías podrían pesar del orden de 300 libras y caber dentro de un volumen de medio metro cúbico”, afirma el ensayo del AFRL.

Todo esto significa que los pilotos y los operadores de armas de tierra tendrán que emplear nuevas tácticas y conceptos de operación mientras se preparan para misiones más largas y rápidas y se preparan para lanzar ataques escalables. La potencia del láser aumenta, explican los desarrolladores del AFRL, mediante el uso de un amplificador de fibra de dos colores.

Además de estas ventajas conocidas, el desarrollo de armas láser también se enfrenta a una serie de obstáculos sustanciales a medida que se acerca a su estado operativo, según la información del AFRL.

No sólo las armas láser necesitan ser más robustas para la guerra, sino que también es necesario integrar varios “controles de haz” para optimizar la precisión y evitar el impacto de la “fluctuación aeromecánica”.

“Los sistemas de control del haz deben estar adecuadamente avanzados para permitir un apuntamiento, seguimiento y apuntamiento precisos en medio de la vibración aeromecánica inducida por las vibraciones durante el vuelo”, afirma un documento de la AFRL.

Si el sistema “peso y calor” se maneja adecuadamente, habrá mucha menos atenuación del rayo o dispersión del impacto láser.

“El flujo aerodinámico de alta velocidad debe ser mitigado para evitar perturbaciones aeroópticas”, indican los datos del AFRL. “Los sistemas eficaces de gestión térmica pueden aumentar drásticamente la velocidad del fuego, ya sea a través de los circuitos tradicionales de refrigeración por líquido o a través de la refrigeración en dos fases, en la que el calor se transfiere y funde a un sólido, cuyo líquido resultante se enfría”.

Las armas láser defensivas también son muy prometedoras para el ejército estadounidense. Dado que el láser también puede realizar una función de sensor, es posible que puedan adquirir y destruir un misil enemigo entrante. Podrían funcionar como “interceptores” que viajan a la velocidad de la luz, ofreciendo una forma rápida de destruir los ataques enemigos, que podrían incluir misiles antibuque, misiles aire-aire e incluso armas espaciales como las ICBM. Esto es atractivo para los desarrolladores de armas por razones tácticas y financieras, ya que los láseres son extremadamente baratos de disparar y podrían ser igualmente efectivos contra un ataque entrante en comparación con un costoso misil interceptor.

El Ejército y la Armada también están actuando agresivamente para desarrollar y desplegar armas láser ofensivas y defensivas.

Vía National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More