Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Japón tiene la mejor Marina de Asia

Por: Kyle Mizokami | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

La mejor Marina de Asia tiene un total de 114 buques de guerra y 45.800 voluntarios. Cuenta con una gran flota de destructores rápidos y potentes, submarinos de ataque diesel-eléctricos totalmente modernos y barcos anfibios que pueden transportar tanques y otras fuerzas terrestres. Puede cazar submarinos, enfrentarse a flotas invasoras y derribar misiles balísticos enemigos. A pesar de toda esa potencia de fuego, no se trata en realidad de una armada, sino de una cohorte armada de funcionarios.

Técnicamente, la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón es una “fuerza de autodefensa” diseñada para superar los límites constitucionales de las fuerzas armadas del país. Es, barco por barco, la mejor Marina de Asia.

El principal componente de las MSDF es su flota de cuarenta y seis destructores y fragatas, más que las que utilizan el Reino Unido y Francia juntos. Organizada en flotillas de escolta, la flota japonesa de latas de conserva está diseñada para defender al país de la invasión, ayudar a retomar el territorio japonés y mantener abiertos los canales de navegación.

El más poderoso de los combatientes de superficie de Japón es la clase Kongo de destructores de misiles guiados. Los cuatro barcos -Kongo, Kirishima, Myoko y Chokai- llevan el nombre de los acorazados y cruceros de la Marina Imperial Japonesa, una práctica que alguna vez se evitó, pero que se hizo más popular a medida que se desvanecía el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial.

Los destructores Kongo están basados en los destructores de clase Flight I de la Marina de los EE.UU. Arleigh Burke en forma general y armamento. Al igual que la clase Burke, el corazón del barco es el Sistema de Combate Aegis, capaz de rastrear y atacar las amenazas de defensa aérea del área. También proporciona un sistema nacional de defensa antimisiles balísticos para todo Japón, sólo dos Kongos pueden proteger la mayor parte del país.

El armamento de los destructores es principalmente defensivo, con noventa silos de lanzamiento de misiles verticales Mark 41, divididos entre las cubiertas de proa y popa. Los Kongos llevan misiles de defensa aérea SM-2MR e interceptores de misiles balísticos SM-3 Block IB, que pronto serán reemplazados por la nueva versión del Block IIA. Los destructores también llevan un cañón principal de cinco pulgadas, ocho misiles antibuque Harpoon, seis tubos de torpedos antisubmarinos y dos sistemas de armas de aproximación Phalanx de veinte milímetros.

Otro formidable barco japonés es el JS Izumo. Con veintisiete mil toneladas a plena carga y más de ochocientos pies de eslora, Izumo cuenta con una cabina de vuelo de eslora total, una isla para el control de las operaciones de vuelo, elevadores de aeronaves y un hangar que se extiende a lo largo de toda la eslora del buque.

Mientras que eso suena como un portaaviones tradicional, Japón insiste en que el barco es en realidad un “destructor de helicópteros”. Izumo no puede transportar cazas de ala fija, pero puede transportar hasta catorce helicópteros. Estos helicópteros y sus misiones pueden variar, desde la guerra antisubmarina, pasando por el barrido de minas, hasta el asalto de helicópteros aerotransportados. Esto hace del Izumo una plataforma flexible capaz de asumir una gran variedad de tareas. Un segundo buque de la clase, el Kaga, está actualmente en construcción.

La fuerza submarina de Japón es otro componente importante de las MSDF. Japón está aumentando hasta una fuerza de veintidós submarinos para proporcionar un gran número contra la creciente Marina China. La flota constará de dos clases de submarinos, la antigua clase Oyashio y la nueva y más mortífera clase Soryu.

Con 4.100 toneladas sumergidas, los submarinos Soryu son los submarinos más grandes de Japón desde la clase I-400 de la Segunda Guerra Mundial. Los submarinos están equipados con sistemas de propulsión independientes del aire Stirling, capaces de propulsar el submarino silenciosamente bajo el agua durante un máximo de dos semanas, y pueden hacer trece nudos en superficie y veinte nudos sumergidos.

Los Soryus están equipados con seis tubos de torpedos montados en proa de 533 milímetros, con una mezcla de veinte torpedos de peso pesado Tipo 89 y misiles Sub-Harpoon de fabricación americana. También pueden colocar minas para bloquear los muchos estrechos que una fuerza invasora intentaría forzar.

Por último, Japón tiene tres barcos de desembarco de tanques de la clase Osumi. Los barcos se asemejan a pequeños portaaviones, con una cubierta de vuelo de 130 metros de largo que se extiende a lo largo del barco. Sin embargo, ahí es donde termina el parecido, ya que las naves Osumi carecen de elevadores de aviones y de un hangar. Los barcos fueron diseñados para mover rápidamente los tanques de la Fuerza de Autodefensa Terrestre entre las principales islas de Japón, reforzando cualquiera de ellas contra la invasión.

Los Osumis pueden transportar hasta 1.400 toneladas de carga, catorce tanques Tipo 10 o Tipo 90, y hasta mil tropas de tierra. Están equipados con cubiertas de pozo y aerodeslizadores LCAC de diseño americano, lo que les permite sacar a flote el equipo pesado y enviarlo a la orilla. Esta capacidad es especialmente útil a la luz de la nueva estrategia de defensa dinámica de Japón, que requiere fuerzas anfibias capaces de recuperar islas tomadas por un hipotético enemigo.

¿Una razón final por la que la armada japonesa es la mejor de Asia? El 11 de marzo de 2011, un terremoto de magnitud 9.0 sacudió la costa del norte de Japón. El vicealmirante Hiromi Takashima, comandante del Distrito Naval de Yokosuka, asumió de inmediato el comando temporal de todo el MSDF y ordenó que todos los barcos disponibles se dirigieran al norte a la zona del terremoto. La primera nave partió solo cuarenta y cinco minutos después del terremoto. Otros diecisiete barcos llenos de suministros de socorro partieron en dieciocho horas, algunos con tripulaciones parcialmente retiradas. Esta capacidad de sortear rápidamente la flota prácticamente sin previo aviso fue quizás la verdadera prueba de la profesionalidad y eficiencia del MSDF.

Fuente The National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More