Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El asombroso poder del cohete nuclear de Rusia “para el juicio final”

Rusia se enfrenta a otra posible crisis nuclear. Tras la explosión de la semana pasada en la base militar de Nyonoksa, en el noroeste de Rusia, los residentes se están preparando para una evacuación menor.

En el centro del problema parece estar el motor nuclear de cohetes 9M730 Burevestnik – conocido como SSC-X-9 Skyfall por la OTAN. El accidente del jueves causó un aumento de 30 en los niveles de radiación en la cercana Severodvinsk; siete personas han muerto.

Entonces, ¿qué sabemos del cohete detrás de esta destrucción? Dada la naturaleza secreta que rodea a la tecnología militar, es imposible conocer los detalles exactos de lo que el motor es capaz de hacer, pero los analistas pueden captar algunas pistas de lo que se ha revelado.

Lo que sabemos concretamente sobre el Burevestnik son sólo los hechos que Vladamir Putin dio el 1 de marzo de 2018, durante un discurso ante la Asamblea Federal: que el Burevestnik es un misil de crucero con armas nucleares y propulsión nuclear.

Esta propulsión nuclear es lo que hace que el motor destaque, es literalmente una fuente voladora de energía nuclear. En teoría, la propulsión nuclear permite que el cohete tenga un “alcance ilimitado”, pero esa también es la fuente de sus problemas.

“El Burevestnik es técnicamente un misil de crucero intercontinental”, dice Mathieu Boulègue, investigador del programa Rusia y Eurasia en Chatham House. “Es un misil de crucero, lo que significa dos cosas: vuela rápido y vuela bajo, en comparación con un misil balístico intercontinental que es algo más lento en la reentrada pero vuela muy alto”.

La idea de que el alcance del misil es ilimitado es un ligero error, explica Boulègue. “La Unión Soviética solía desarrollar estos misiles de crucero con un alcance teórico de unos 3.000 kilómetros”, dice. “Así que cuando dicen ilimitado, técnicamente significa más de 3.000 kilómetros”. En esencia, el Burevestnik ofrecería persistencia y alcance mucho mayor que cualquier otra cosa en el mercado. Volaría a una altitud muy baja y a una velocidad relativamente alta durante una cantidad de tiempo sobre los rangos existentes de esa categoría de misiles de crucero.

El valor de uso de un arma como ésta, explica Douglas Barrie, investigador principal de Aeroespacial Militar en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, se encuentra en el segundo o tercer ataque. “Se trata de un arma de represalia, con la que se pretende garantizar que, incluso después de un intercambio nuclear en toda regla, voy a ser capaz de «hacer rebotar los escombros»”, dice. “Podrías lanzarlo y aparcarlo en algún lugar, manteniéndolo en órbita fuera del camino de otros misiles entrantes y seguir confiando en que «sobreviviría» y daría en el blanco”.

El alcance teóricamente fenomenal del Burevestnik depende de su propulsión nuclear. Aunque una vez más, no hay mucha información confiable sobre los detalles detrás de este proceso. “Parece ser un misil de propulsión nuclear, es decir, produce empuje al aprovechar posiblemente el calor generado durante las reacciones nucleares para calentar el aire ingerido y producir empuje”, dice George Nacouzi, ingeniero principal de la RAND Corporation. “Si se diseña correctamente, este «motor» funcionará durante mucho tiempo: mientras las reacciones nucleares produzcan el calor necesario para accionar el motor”. (Nacouzi hace hincapié en que los detalles técnicos del proceso pueden ser muy diferentes).

Los misiles de crucero estándar suelen ser propulsados por ‘Ergol’ o propulsor hipergólico, que también se utiliza en los cohetes”. [El Burevestnik] Ergol se modifica para incluir propulsor nuclear, que básicamente utiliza la potencia que se genera de dividir el átomo para alimentar su vuelo”, dice Boulègue. “Mezclar Ergol con propulsión nuclear es peligroso, como ha demostrado el accidente, porque es súper inestable. El reto técnico es asegurarse de que sea estable”.

La explosión nuclear se produce cuando las tensiones se han intensificado en torno al programa nuclear de Rusia. En el discurso federal de 2018, Putin subrayó que el Burevestnik, junto con un arsenal de otras nuevas armas nucleares, haría que las defensas de la OTAN fueran “completamente inútiles”, afirmando que “Rusia todavía tiene el mayor potencial nuclear del mundo, pero nadie nos escuchó”.

Afirmó que su construcción fue una respuesta directa a la retirada de Estados Unidos en 2002 del Tratado de Misiles Antibalísticos de 1972, bajo la dirección de George W. Bush. (La administración Trump respondió que “Rusia ha estado desarrollando sistemas de armas desestabilizadoras durante más de una década, en violación directa de las obligaciones del tratado”).

Uno de los otros misiles de Rusia en desarrollo -el SSC-8- promovió la retirada de Estados Unidos del tratado de fuerzas nucleares de alcance intermedio que se firmó en 1987. EE.UU. abandonó el tratado el 2 de agosto después de que Rusia no cumpliera con los plazos que había establecido para que el país dejara de trabajar en nuevas armas. Putin reaccionó abandonando también el tratado.

El Burevestnik aún puede desempeñar un papel en estas negociaciones políticas, dice Barrie. “Dada la situación actual en términos de control de armas, ¿es algo que los rusos podrían poner sobre la mesa como una carta de control de armas con los EE.UU. en alguna negociación futura?

La propulsión nuclear, y su inestabilidad inherente, tiene antecedentes históricos. Ars Techinca dice que un arma de propulsión similar fue originalmente prevista para el programa SLAM del ejército estadounidense a principios de la década de 1960, pero fue abandonada por la administración Kennedy por ser “demasiado proactiva”.

Si a esto le sumamos el hecho de que usted espera problemas durante los programas de prueba – este es su punto – el accidente no es inesperado, incluso si es peligroso. “Incluso un misil convencional, por el lado de la propulsión, está tratando con materiales combustibles o volátiles”, dice Barrie. “Luego, se pone además un reactor nuclear, si eso es lo que es, se vuelve más complicado y más desafiante y más difícil”.

Finalmente, explica Barrie, es importante recordar que, hasta donde sabemos, la técnica nunca ha funcionado. “Mirando la historia de los lanzamientos de pruebas para este programa, todas las indicaciones que vemos en el dominio público son que todavía no tienen nada que hacer”, dice. “Así que este es, como era de esperar, un programa muy, muy difícil de desarrollar, pero, aun así parece que siguen presionando para que se apruebe”.

Entonces, ¿por qué insiste Rusia en ello? Boulègue explica que debemos tener en cuenta que el hecho de que el misil esté en desarrollo hoy no significa que vaya a ser desplegado en cualquier momento. “Hay muchas razones para creer que este proyecto podría ser abandonado en el camino en la década de 2020 si resulta demasiado costoso, demasiado peligroso y, básicamente, inútil”, dice. “Esta no es la primera vez que los rusos han anunciado sistemas que nunca han desplegado, y no será la última.”

El proyecto en sí es el arma. “El sistema es uno de los seis o siete que Putin presentó en marzo de 2018”, dice Boulègue. “Con estas armas del día del juicio final, el mensaje en sí mismo es el arma: es parte de la política de gran potencia, retórica destinada a mostrarnos la superioridad de la tecnología militar y a tratar de justificar los gastos militares y demostrar la seguridad militar de Rusia para la población rusa”.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More