Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El plan de China para una guerra nuclear contra Estados Unidos

Por: Lyle J. Goldstein | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

Cuando se lee suficiente literatura naval china, los diagramas de los ataques de saturación de misiles de crucero multiaxiales contra grupos de portaaviones pueden empezar a parecer normales. Sin embargo, un gráfico particular de la edición de octubre de 2015 (p. 32) de la revista naval Naval & Merchant Ships[舰船知识] se destaca por ser a la vez inusual y singularmente perturbador. Pretende cartografiar el impacto de un misil balístico intercontinental chino (ICBM) lanzado por veinte cohetes con armas nucleares contra los Estados Unidos.

Los objetivos incluyen las ciudades más grandes de las costas este y oeste, así como del medio oeste, como cabría esperar. Los penachos gigantes de radiación cubren gran parte del país y la estimación en la leyenda sostiene que la huelga “produciría quizás 50 millones de muertos”[可能造成5000 万死亡]. El mapa debajo de ese gráfico en la misma página ilustra el punto óptimo para un golpe en la ciudad de Nueva York con una “onda expansiva”[火风量] que vaporiza todo Manhattan y mucho más allá.

Eso hace que la “amenaza” norcoreana parezca bastante insignificante en comparación, ¿no es así? Pero lo que es realmente preocupante es que el escenario descrito anteriormente prevé una huelga del anticuado DF-5 ICBM de primera generación de China. En otras palabras, la ilustración está quizás una década o más desfasada. A medida que China ha desplegado primero el DF-31 de carretera, luego el DF-31A y ahora el JL-2 (un arma nuclear lanzada desde submarinos), la estrategia nuclear china ha pasado de la “represalia asegurada” a lo que se podría llamar “represalia completamente asegurada”.

De hecho, el tema del artículo que presenta estos gráficos se refiere a los informes recientes sobre las pruebas del ICBM móvil DF-41. El autor de ese artículo, que se cuida de señalar que sus puntos de vista no representan los de la publicación, observa que cuando un portavoz del Ministerio de Defensa chino fue consultado sobre la prueba el 6 de agosto de 2015, el portavoz “no negó que el DF-41 existe”[并没有否认’东风’41 的存在].

El autor también cita informes de inteligencia de Estados Unidos, que concluyen que ya se han realizado cuatro pruebas, incluida una que demuestra la tecnología de vehículos de reentrada múltiple (MIRV). El autor estima que el DF-41 finalmente proporcionará a China la capacidad de lanzar misiles desde el centro norte de China y alcanzar todos los objetivos en los Estados Unidos (excepto Florida). Con el objetivo de comprender mejor la rápida evolución del equilibrio nuclear estratégico entre China y los EE.UU. y su importancia, este Ojo del Dragón examina algunos escritos recientes en lengua mandarín sobre el tema de las fuerzas nucleares chinas.

Sin duda, después del desfile de septiembre en Pekín, que puso de relieve las fuerzas de misiles chinas, se produjo una ráfaga de escritos chinos sobre el equilibrio nuclear. Quizás la revelación más notable del desfile fue la presentación del DF-26, un nuevo misil balístico antibuque de largo alcance (ASBM), basado en el revolucionario primo de corto alcance, el DF-21D ASBM. De hecho, en el número de noviembre de 2015 de la citada revista se publicaron una serie de artículos sobre el DF-26.

En esos artículos, el arma se describe varias veces como un arma “nuclear convencional de doble propósito”[核常兼备]. La idea central del artículo en ese número sobre el impacto del DF-26 en la estrategia nuclear parece ser tratar de desacreditar el argumento de que el despliegue de este nuevo tipo de misiles por parte de China es “desestabilizador”. Al igual que sus homólogos estadounidenses, los estrategas chinos parecen estar cada vez más acostumbrados (al menos en un contexto nacional) a vender el argumento de que cada vez más y nuevos tipos de armas aumentan la disuasión y, por lo tanto, la estabilidad estratégica.

A pesar de los acontecimientos antes mencionados, el balance de opiniones en Pekín parece impresionantemente moderado en cuanto a las perspectivas de una mayor acumulación nuclear por parte de China. En el foro supuestamente nacionalista de Global Times[环球时报], un comentarista del Instituto Chino de Estudios Internacionales (asociado con el Ministerio de Relaciones Exteriores), por ejemplo, ofreció algunos comentarios esclarecedores hace un año en un foro de expertos titulado “¿Cuántas ojivas nucleares son suficientes para China? Evidentemente le preocupa que hemos oído nuevas voces que llaman a ‘construir una fuerza nuclear apropiada para una gran potencia'”.

En cambio, argumenta que China debe seguir centrándose en la construcción de “fuerzas nucleares pequeñas, elitistas y eficaces”[精干有效的核力量]. Asimismo, un ex vicedirector de la Oficina de Seguridad Nuclear de la Armada China ofrece que China es una potencia nuclear de tamaño medio, que debería aprender de la experiencia de Gran Bretaña y Francia y desplegar no menos de cuatro submarinos portadores de armas nucleares (SSBN), mucho menos de los que operan Rusia o Estados Unidos.

Sin embargo, todavía se puede encontrar en ese mismo análisis una amplia preocupación entre los especialistas chinos con respecto a las nuevas direcciones de las capacidades militares de Estados Unidos que podrían amenazar la capacidad de disuasión de China. Otra preocupación ampliamente evidente en los escritos chinos se refiere al armamento nuclear táctico. La mayor parte de este informe de los últimos tiempos se refiere a una reciente actualización de la bomba nuclear americana B-61. Un gráfico de página completa en la misma edición que discute las pruebas de misiles DF-41 ofrece muchos detalles específicos sobre el B-61, incluyendo su característica de “dial-a-yield”[威力可调技术] que permite al operador elegir la destrucción en una escala que va de los cincuenta a los 0,3 kilotones. Ese mismo mes, en la revista Aerospace Knowledge[航空知识], un “desplegable” presentaba el SS-26 Iskander, un arma nuclear táctica de corto alcance de Rusia. En otros lugares, además, he documentado las discusiones chinas sobre armas nucleares tácticas para la guerra antisubmarina, así como la importancia de los misiles de crucero lanzados desde submarinos con punta nuclear (SLCM) para la estrategia en la última Guerra Fría. Esperemos que estas sean sólo discusiones académicas en el contexto chino y que no reflejen las armas en desarrollo.

Como se puede ver en esta discusión, hay muchas razones para la ansiedad con muchos nuevos sistemas nucleares chinos que ahora están en línea, así como razones sustanciales para el optimismo. Como autor que viaja con frecuencia en el tren de alta velocidad de China[高铁], soy plenamente consciente de que las sumas astronómicas de dinero gastadas en ese sistema podrían haberse gastado con la misma facilidad en la construcción de un enorme arsenal de armamento nuclear. Eso no se hizo y es ciertamente bueno que los líderes chinos tengan claras sus prioridades. Los estrategas estadounidenses deben tener en cuenta esta moderación china, especialmente cuando sopesan tanto los nuevos y costosos sistemas de armamento (aumento de la defensa antimisiles, el nuevo bombardero estratégico, el SSBN-X y también el ataque global) como un conjunto de medidas para contrarrestar a Pekín dentro de las disputas marítimas en sus flancos.

Fuente The National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More