Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Alemania y Jordania dicen que “la única solución” es la de “dos Estados”

Foto vía: taiwannews.com.tw

Los principales diplomáticos de Alemania y Jordania confirmaron el domingo el apoyo a una solución del conflicto israelo-palestino basada en dos Estados, en previsión del tan esperado plan de paz de Estados Unidos.

“Seguimos estando de acuerdo en que alcanzar una solución negociada de dos Estados es la única solución”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores alemán Heiko Maas en una conferencia de prensa en Ammán con su homólogo jordano, Ayman Safadi.

Safadi confirmó que “una solución de dos Estados es la única manera de poner fin al conflicto”.

Los ministros de Alemania y Jordania subrayaron también la importancia de la agencia de las Naciones Unidas para los llamados refugiados palestinos unas semanas después de que los Estados Unidos pidieran su disolución, tras una reducción de su donación anual de unos 300 millones de dólares.

Los Estados Unidos tienen la intención de presentar los días 25 y 26 de junio en Bahrein el componente económico de su largamente esperado plan de paz para el Oriente Medio, en el que los Estados árabes del Golfo deberían comprometerse a estimular la turbulenta economía palestina. Sin embargo, no está claro cuándo se harán públicos los aspectos políticos del plan.

Renunciar a la petición de un Estado palestino pondría fin a años de apoyo de los Estados Unidos a la llamada solución de dos Estados, que prevé el establecimiento de un Estado palestino independiente junto a Israel.

Los palestinos ya han rechazado el plan de paz del presidente estadounidense Donald Trump y han dicho que no participarán en la cumbre de Bahrein, calificándola de sesgada en favor de Israel.

Mass y Safadi se reunieron un día después de que el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, citado por el New York Times, dijera que Israel tenía el “derecho” de anexionarse al menos “algunas” partes de Judea y Samaria. En su declaración del domingo, la Autoridad Palestina declaró que consideraría la posibilidad de presentar una denuncia contra Friedman ante la Corte Penal Internacional por la formulación de sus comentarios.

En una entrevista publicada por el New York Times el sábado, Friedman declaró que un cierto grado de anexión de Judea y Samaria sería legítimo.

“Bajo ciertas circunstancias, creo que Israel tiene derecho a retener parte de Judea y Samaria, aunque es poco probable”, dijo.

Friedman dijo que la administración Obama, al negarse a vetar y permitir así la adopción de una resolución de las Naciones Unidas en 2016 que condena la presencia judía en Judea y Samaria como una “violación flagrante” del derecho internacional, creía que había fortalecido el reclamo de los árabes que desde 1967 se hacen llamar palestinos de que “Judea y Samaria y el Este de Jerusalem en su conjunto les pertenece”. Por el contrario, “Israel ciertamente tiene el derecho de retener parte del territorio”, dijo, refiriéndose a Judea y Samaria.

Durante la campaña electoral de abril, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu prometió anexionar gradualmente todos los poblados judíos de Judea y Samaria, lo que durante mucho tiempo ha contado con el apoyo de casi todos los legisladores en su alianza de partidos de derecha y religiosos, y expresó la esperanza de hacerlo con el apoyo de los Estados Unidos.

En una entrevista con el New York Times, Friedman se negó a aclarar cómo podrían responder los Estados Unidos a la anexión unilateral de Israel, diciendo que realmente no tenemos una opinión hasta que entendamos cuánto, bajo qué condiciones, por qué tiene sentido, por qué es bueno para Israel, por qué es bueno para la región, por qué no crea más problemas de los que resuelve. Eso es todo lo que queremos entender, y no quiero adelantar opinión”.

Un funcionario estadounidense respondió a los comentarios de Friedman el sábado, diciendo que Israel no había presentado ningún plan para anexarse a Judea y Samaria y que no estaba discutiendo tal plan con Estados Unidos.

“No se presentó ni se está discutiendo ningún plan para la anexión unilateral por parte de Israel de ninguna parte de Judea y Samaria”, dijo un funcionario estadounidense a Reuters, quien habló con la condición de que se mantenga el anonimato. El canal 12 de Israel informó que este funcionario era del Departamento de Estado de Estados Unidos.

En diciembre de 2017, Trump reconoció a Jerusalem como la capital de Israel. En mayo de 2018, la embajada encabezada por Friedman se trasladó a la ciudad. En marzo, poco antes de las elecciones generales en Israel, Trump reconoció la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán. También en marzo, la administración Trump dejó de llamar a Judea y Samaria “ocupada” por primera vez en el informe anual del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

Friedman dijo que “la parte palestina es cada vez más culpada por el hecho de que el conflicto aún no se ha resuelto”, mientras que Israel “comete sus propios errores”. “Se hicieron ofertas extremadamente generosas a los palestinos, que ellos rechazaron”, dijo.

Cuando el New York Times le preguntó si el plan de Trump requería el establecimiento de un Estado palestino, Friedman respondió: “¿Qué es un Estado?”.

Criticó a la Autoridad Palestina por su “muy, muy pobre historial de derechos humanos” y dijo que sus instituciones “no dan a nadie en la región suficiente consuelo para que la autonomía palestina no sea una amenaza. El liderazgo palestino es realmente la dificultad en este momento”.

El alto funcionario palestino Saeb Erekat dijo que cualquier política de anexión de Israel equivaldría a “complicidad de Estados Unidos en los planes coloniales israelíes”.

Los comentarios públicos hechos hasta ahora por las autoridades de la administración sugieren que el plan de Estados Unidos dependerá en gran medida de un apoyo financiero sustancial para la economía palestina, la mayoría de la cual es financiada por los Estados árabes del Golfo Arábigo, a cambio de concesiones en territorio y estatidad.

“Lo último que el mundo necesita es un Estado palestino fallido entre Israel y Jordania”, dijo Friedman al Times.

“Tal vez no lo acepten, tal vez no corresponda a su mínimo… Confiamos en el plan correcto, en el momento correcto, para obtener la reacción correcta con el tiempo”, dijo.

Friedman, un firme partidario de los poblados israelíes en Judea y Samaria, dijo al Times que el plan de Trump tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los palestinos, pero es poco probable que “finalmente resuelva el conflicto” en un futuro próximo.

Friedman dijo que el plan no se haría público si la administración concluía que haría más daño que bien. “No queremos empeorar la situación… Nuestro objetivo no es mostrar lo inteligentes que somos a expensas de la seguridad humana”.

Dijo que no creía que el plan provocaría violencia por parte de los palestinos.

Sin embargo, dijo que Estados Unidos se coordinaría estrechamente con su aliado árabe, Jordania, que podría hacer frente a los disturbios entre su numerosa población palestina.

La publicación del plan parece haber sido aplazada después de que la Knesset haya programado elecciones generales extraordinarias para septiembre por segunda vez este año.

Se cree que el plan es demasiado sensible para ser publicado durante la campaña.

Mientras tanto, los funcionarios de Trump están debilitando las expectativas con respecto a la implementación del plan de paz. El asesor principal de la Casa Blanca y yerno de Trump, Jared Kouchner, en una entrevista el domingo, expresó dudas sobre la capacidad de los palestinos para gobernarse a sí mismos sin la participación de Israel. Esperamos que con el tiempo puedan autogobernarse”, dijo al sitio web de noticias Axios.

El lunes, el Washington Post publicó los comentarios filtrados del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien dijo a los líderes judíos de Estados Unidos en una conversación privada que este plan podría no “cobrar impulso”.

Cuando se le preguntó sobre el escepticismo de Pompeo, Trump respondió a los periodistas cerca de la Casa Blanca: “Puede que tenga razón”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More