Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Cómo la guerra en Siria podría convertirse en un conflicto global

Por: Yochanan Visser

La guerra en Siria ha desaparecido en gran medida de las portadas de los periódicos debido a la suposición errónea de que la guerra se está “acabando”.

Después de que la coalición pro-Assad reconquistara grandes áreas en el país devastado por la guerra y restaurara el dominio de Assad sobre áreas vitales como los Altos del Golán y la provincia de Daraa, donde comenzó el levantamiento contra el dictador sirio en 2011, todas las miradas se centraron en el norte de Siria.

La provincia noroccidental de Idlib no parecía estar en la agenda de reconquista de Assad debido a la presencia de un gran ejército de rebeldes islamistas apoyados por el régimen del líder autocrático turco Recep Tayyip Erdogan.

El presidente ruso Vladimir Putin (C), el presidente turco Recep Tayyip Erdogan (R) y el presidente iraní Hassan Rouhani posan antes de una reunión trilateral sobre Siria en el centro turístico de Sochi en el Mar Negro el 14 de febrero de 2019. (Sergei Chirikov / Pool / AFP)
El presidente ruso Vladimir Putin (C), el presidente turco Recep Tayyip Erdogan (R) y el presidente iraní Hassan Rouhani posan antes de una reunión trilateral sobre Siria en el centro turístico de Sochi en el Mar Negro el 14 de febrero de 2019. (Sergei Chirikov / Pool / AFP)

Sin embargo, en los últimos tres meses, el ejército de Assad ha intensificado sus acciones contra los rebeldes islamistas, pero el ejército sirio no ha logrado avances debido a la feroz resistencia de la coalición islamista de milicias anti-Assad, dirigida por Hayat Tahrir al-Sham.

Sin embargo, la situación comenzó a cambiar cuando la fuerza aérea rusa intensificó los ataques aéreos contra los rebeldes y, más recientemente, cuando las milicias chiítas apoyadas por Irán comenzaron a operar en Idlib, Hama y Latakia oriental.

El domingo pasado, la coalición pro-Assad consiguió su primera victoria sobre los rebeldes de Idlib, que reciben la mayor parte de sus armas y municiones del régimen de Erdogan.

El ejército sirio finalmente logró capturar la ciudad de al-Habeet y ahora ha puesto sus miras en Khan Sheikhoun.

Khan Sheikoun es el hogar de un gran contingente de rebeldes de Tahrir al-Sham y fue el escenario de un ataque químico por parte del ejército de Assad en la primavera de 2017 que condujo a una represalia por parte del ejército estadounidense que bombardeó la Base Aérea de Shayrat con 59 misiles de crucero.

La ciudad es bombardeada actualmente por helicópteros sirios y aviones de guerra rusos, mientras que el ejército sirio y sus aliados están progresando rápidamente hacia Khan Sheikhoun y ahora se encuentran a 3 millas de las afueras de la ciudad, según Associated Press.

Para complicar aún más las cosas para los rebeldes de Idlib y Hama, parece que ahora es el momento de devolver la ayuda militar masiva que Erdogan les ha estado suministrando.

El líder turco tiene su propia agenda para Siria y después de conquistar el cantón kurdo Afrin en 2018 ha puesto sus miras en los otros dos cantones kurdos de Rojava, la región autónoma kurda en Siria, a lo largo de la larga frontera con Turquía.

Ya desde hace mucho tiempo, el régimen de Erdogan ha estado acumulando tropas y armas pesadas a lo largo de la frontera con Siria y el líder turco amenazó repetidamente con “liberar” las zonas kurdas sirias a lo largo de la frontera con Turquía.

Erdogan afirma que los “terroristas” (sirios kurdos) están amenazando la seguridad de Turquía, pero también dejó claro que considera las zonas kurdas sirias como parte de Turquía.

El presidente turco Tayyip Erdogan se dirige a los miembros del parlamento de su gobernante Partido AK (AKP) durante una reunión en el parlamento turco en Ankara, el 16 de octubre de 2018. (Foto de ADEM ALTAN / AFP)
El presidente turco Tayyip Erdogan se dirige a los miembros del parlamento de su gobernante Partido AK (AKP) durante una reunión en el parlamento turco en Ankara, el 16 de octubre de 2018. (Foto de ADEM ALTAN / AFP)

El dictador turco le dijo a Brett McGurk, el ex-enviado de Estados Unidos a Siria e Irak, que considera a la Rojava parte de Turquía porque las fronteras del país fueron injustamente trazadas bajo el Tratado de Lausana de 1923.

Me he sentado en reuniones con Erdogan y le he oído describir las casi 400 millas entre Alepo y Mosul como una ‘zona de seguridad turca’, y sus acciones han respaldado sus palabras”, escribió McGurk en un artículo para Asuntos Exteriores.

Lo único que impidió que Erdogan invadiera Rojava es la presencia de las Fuerzas Especiales estadounidenses que han estado ayudando a las Fuerzas Democráticas Sirias (FAD) dominadas por los kurdos en la guerra contra el Estado Islámico y que ahora siguen en Siria para impedir que Irán se atrinchere en el país.

Erdogan primero exigió que la Administración Trump cesara su ayuda a las Fuerzas de Autodefensa y cuando los estadounidenses se negaron anunció que quería crear una “zona segura” de 250 millas de ancho y 18 millas de profundidad a lo largo de la frontera turca en Siria.

Oficialmente, la “zona segura” está destinada a permitir la repatriación de los refugiados sirios que viven en Turquía y que son cada vez más blanco de los nacionalistas turcos que culpan a la presencia de los refugiados de la grave crisis económica de su país.

En realidad, sin embargo, la zona segura se utilizará como refugio para los rebeldes islamistas de Idlib y como medio para poner fin a la autonomía kurda en Siria.

Si una gran parte de los refugiados es deportada a la zona segura, la situación demográfica en Rojova cambiará drásticamente porque la inmensa mayoría de estos sirios desplazados son árabes sunitas.

A principios de agosto, Erdogan indicó que se le estaba acabando la “paciencia” con los EE.UU. e incrementó la dotación militar a lo largo de la frontera siria, mientras que más tarde hizo la predicción de que en agosto vería otra victoria turca en Siria.

“Si Dios quiere, añadiremos un nuevo eslabón a la cadena de victorias de nuestra historia este agosto”, dijo Erdogan en referencia a la “Operación Escudo del Éufrates”, la primera incursión turca en Siria que comenzó a finales de agosto de 2016.

La Administración Trump decidió entonces entablar conversaciones con los turcos en un esfuerzo desesperado por evitar la inminente invasión turca.

Los negociadores estadounidenses volaron a Ankara donde mantuvieron conversaciones con sus homólogos turcos sobre lo que se llamó un “corredor de paz” en Rojava.

Más tarde, las partes emitieron una declaración en la que afirmaban que las preocupaciones de Turquía en materia de seguridad se abordarían mediante “la aplicación de las medidas iniciales” y el establecimiento de un centro de operaciones conjuntas en Turquía que examinaría la forma de aplicar la decisión de establecer el corredor de paz.

Sin embargo, Erdogan sigue acumulando fuerzas tanto en Siria como en Turquía.

Según se informa, tiene a su disposición 14.000 rebeldes islamistas sunitas en Siria que se unirán al ejército turco en su intento de apoderarse de la región kurda a lo largo de la frontera sirio-turca.

El pasado fin de semana, el líder turco volvió a advertir de una inminente invasión de la Rojava y dijo que Turquía pagaría “un precio más alto” cuando no llevara a cabo su amenaza.

Durante una reunión con los embajadores turcos en Ankara, Erdogan predijo que el proceso (invasión), si Dios quiere, muy pronto sería llevado a una “nueva etapa”.

Si cumple su promesa, la guerra siria podría desestabilizar aún más el Oriente Medio y convertirse en un conflicto de posibles proporciones mundiales.

Vía Arutz Sheva

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More