Categorías
Siria

Hezbolá: Las nuevas sanciones de Estados Unidos buscan “matar de hambre” a Siria y Líbano

Las nuevas sanciones de Estados Unidos contra el régimen sirio tienen como objetivo “matar de hambre” al país y a su vecino el Líbano, dijo el martes el jefe de la organización terrorista libanesa Hezbolá.

“La Ley César pretende matar de hambre al Líbano como a Siria”, dijo Hassan Nasrallah en un discurso televisado.

Siria ha ganado la guerra… militarmente, en términos de seguridad y políticamente”, añadió, describiendo la ley que entra en vigor el miércoles como la “última arma” de Washington contra Damasco.

La ley estadounidense tiene como objetivo las empresas que tratan con el régimen del dictador Bashar Assad, que Hezbolá, Teherán y Moscú apoyan en el conflicto en Siria.

Impone restricciones financieras al gobierno de Damasco para obligarlo a detener los “ataques al pueblo sirio”, y se espera que por primera vez se dirija a entidades rusas e iraníes activas en Siria.

El gobierno sirio y los empresarios leales ya son blanco de las sanciones económicas de los Estados Unidos y Europa.

Tras nueve años de guerra, Siria está sumida en una crisis económica agravada por el bloqueo del coronavirus y una crisis de liquidez del dólar en el Líbano, un importante conducto para las regiones controladas por el régimen.

Una gran parte de la población de Siria vive en la pobreza, los precios se han disparado y el valor de la libra siria ha alcanzado mínimos históricos frente al dólar en el mercado negro.

Nasrallah también acusó a los Estados Unidos de maquinar el colapso de la moneda siria, pero prometió que los aliados de Assad apoyarían al régimen.

“Los aliados de Siria, que se mantuvieron a su lado durante la guerra… no abandonarán a Siria ante la guerra económica y no permitirán su caída, aunque ellos mismos estén atravesando circunstancias difíciles”, dijo.

El Líbano también está experimentando el peor colapso financiero desde el final de su propia guerra civil de 1975-1990, además de ser sacudido por meses de protestas antigubernamentales.

Nasrallah pidió al gobierno libanés “no someterse” a la Ley César.

El martes, los Estados Unidos advirtieron a Assad que nunca conseguiría una victoria completa y que debía llegar a un compromiso político.

Kelly Craft, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, lo instó a aceptar una resolución del Consejo de Seguridad en la que se pide un cese del fuego, elecciones y una transición política junto con conversaciones dirigidas por la ONU.

El régimen de Assad tiene una clara opción: seguir la vía política establecida en la Resolución 2254, o dejar a los Estados Unidos sin otra opción que continuar reteniendo los fondos para la reconstrucción e imponer sanciones contra el régimen y sus patrocinadores financieros”, dijo Craft.

“La administración Trump tomará medidas decisivas para evitar que el régimen de Assad obtenga una victoria militar, y para dirigir al régimen y a sus aliados hacia el enviado especial Pedersen y el proceso político dirigido por la ONU”, dijo.

Assad, respaldado por Rusia e Irán, ha logrado recuperar prácticamente toda Siria, excepto la zona de Idlib, después de una guerra de nueve años que ha matado a más de 380.000 personas.

La Ley César, aprobada por el Congreso de los Estados Unidos el año pasado con apoyo bipartidista, tiene por objeto impedir la normalización de Assad sin que se rinda cuentas por los abusos de los derechos humanos.

La ley penaliza en los Estados Unidos a cualquier empresa que trate con Assad y bloquea la asistencia para la reconstrucción desde Washington.

La ley lleva el nombre de un ex fotógrafo militar sirio que huyó con gran riesgo personal en 2014 con 55.000 imágenes de la brutalidad en las cárceles de Assad desde que inició su campaña de represión de las protestas tres años antes.

Con las fuerzas sirias y rusas montando una gran ofensiva en Idlib, una revisión constitucional respaldada por las Naciones Unidas destinada a alcanzar una solución pacífica ha avanzado poco.

Pedersen dijo al Consejo de Seguridad que estaba dispuesto a reanudar las conversaciones constitucionales en Ginebra a finales de agosto

Deja una respuesta