Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Pompeo: las amenazas de Turquía contra los kurdos no detendrán la retirada de Siria

Andrew Caballero-Reynolds / Pool a través de Reuters.

La retirada de las tropas estadounidenses de Siria no se verá afectada a pesar de las amenazas de Turquía contra los aliados kurdos de Washington, dijo el miércoles el secretario de Estado Mike Pompeo, quien prometió garantizar que los kurdos todavía estarían protegidos.

Pompeo se reunió con líderes en la capital de Irak y su región semi-autónoma de Kurdistán el miércoles, con el objetivo de tranquilizarlos sobre los planes de Washington luego del anuncio sorpresa del presidente Donald Trump el mes pasado de una abrupta retirada de Siria.

Las visitas inesperadas a Bagdad y la capital regional kurda, Erbil, se produjeron en el segundo día de una gira por Oriente Medio que también incluyó Jordania, Egipto, Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Kuwait y Omán.

Pompeo tiene la tarea de explicar la política de los Estados Unidos en la región después del anuncio de Trump de la retirada de las 2.000 tropas estadounidenses de Siria, que sacudió a los aliados y causó un gran impacto a los principales funcionarios de los Estados Unidos. El secretario de Defensa Jim Mattis renunció.

Las fuerzas estadounidenses han estado trabajando con una milicia kurda para luchar contra el Estado Islámico. Los kurdos controlan una franja del noreste de Siria, el punto de apoyo de Washington en un conflicto que ha atraído a Rusia, Irán, Turquía y otras potencias regionales.

Washington ha dicho repetidas veces que sus aliados kurdos seguirán a salvo a pesar de la retirada. Pero Turquía, que considera un enemigo de la milicia YPG kurda siria respaldada por Estados Unidos, ha prometido en repetidas ocasiones aplastar al grupo y ha rechazado cualquier sugerencia de protegerlo una vez que se vayan las tropas estadounidenses.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó el martes reunirse con el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, por sugerir que proteger a los kurdos sería una condición previa para el retiro de Estados Unidos, una sugerencia que Erdogan calificó de “un grave error”.

Cuando se le preguntó a Erbil si el rechazo de Erdogan a la protección de los kurdos pone en riesgo la retirada, Pompeo dijo a los reporteros: “No. Estamos conversando con ellos, incluso mientras hablamos acerca de cómo realizaremos esto de una manera que proteja nuestras fuerzas … Es importante que hagamos todo lo posible para asegurarnos de que las personas que lucharon con nosotros estén protegidas y Erdogan haya asumido compromisos, él lo entiende”, agregó Pompeo.

La retirada de las fuerzas estadounidenses en Siria fortalece la mano tanto de Turquía como del Gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad, que está respaldado por Rusia e Irán.  Pompeo destacó durante su viaje a la región que Washington aún apunta a contrarrestar la influencia iraní.

En Irak, Pompeo también trató de suavizar las relaciones después de que los líderes políticos se enojaran cuando Trump visitó a las tropas estadounidenses el día después de Navidad en una remota base aérea del desierto sin detenerse en Bagdad o reunirse con ningún funcionario iraquí.

Muchos políticos de la coalición gobernante de los partidos principalmente chiítas calificaron la visita de Trump de una violación de la soberanía iraquí y exigieron que Estados Unidos retirara las tropas.

En Bagdad, Pompeo se reunió con el Primer Ministro Adel Abdul Mahdi, el Ministro de Relaciones Exteriores Mohammed al-Hakim, el presidente del Parlamento Mohammed al-Halbousi y el presidente Barham Salih.

El presidente Salih, respondiendo a la pregunta de un reportero sobre si quiere que Estados Unidos mantenga sus tropas, dijo que Irak “necesitará el apoyo de Estados Unidos” y expresó su “gratitud a los Estados Unidos por su apoyo a lo largo de los años”.

“ISIS está derrotado militarmente, pero la misión no está cumplida aún”, dijo Salih, usando un acrónimo de Estado Islámico.

Los Estados Unidos retiraron sus tropas de Irak en 2011 ocho años después de una invasión para derrocar a Saddam Hussein, pero enviaron a miles de personas después de que los combatientes del Estado Islámico barrieran el norte del país en 2014. Ahora tiene alrededor de 5.200 tropas allí, y Trump no ha anunciado planes para retirarlos.

Los militantes del Estado Islámico siguen realizando ataques insurgentes en el norte del país e intentan regresar, aunque fueron expulsados ​​de todos los pueblos y ciudades el año pasado.

Consultado el martes sobre qué se discutirá durante una posible reunión con Pompeo, Abdul Mahdi dijo que se profundiza la relación de Irak con la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

“Es un aliado, representa un país amistoso”, dijo Abdul Mahdi sobre Pompeo el martes. “Plantearemos esos problemas y cómo abordar los problemas regionales en conjunto y profundizar nuestras relaciones económicas y educativas con los Estados Unidos”.

Vía Algemeiner

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

SUSCRIPCIÓN
$0.00 El primer mes
  • A partir del segundo mes:
  • $1.37
  • Mensual
  • Discount Code: prueba