Furia en Moscú por el nuevo ataque de Israel en Siria

Por: Alex Fishman

Imagen compuesta con fines ilustrativos

Rusia se enfureció y los oficiales de enlace de Moscú en la base de Hmeimim en Siria echaron chispas contra sus homólogos de Israel después del reciente ataque de la Fuerza Aérea de Israel en Siria, que fue confirmado esta semana por una fuente en Jerusalem. La fuente buscó mostrar la determinación israelí y mostrar que las FDI reanudaron su actividad normal en Siria contra objetivos iraníes. Pero la historia detrás de este ataque aéreo muestra el alcance de la crisis entre Rusia e Israel, que comenzó con el derribo de un avión espía ruso, y hasta el momento no se ha encontrado alguna solución.

Según los informes en las redes sociales en el Medio Oriente, donde los usuarios monitorean la actividad militar en Siria, el ataque aéreo de Israel tuvo lugar hace más de un mes, luego de que Rusia culpó a Israel por la muerte de 15 tripulantes y personal de inteligencia a bordo del avión de inteligencia que fue derribado por la defensa aérea siria equipada con misiles rusos.

Es seguro asumir que el ataque tuvo como objetivo probar la respuesta rusa en un intento por evaluar el alcance de la crisis entre Moscú y Jerusalem. El ataque se llevó a cabo a la luz del día, y los rusos recibieron una alerta temprana. Esta vez, también, los sirios dispararon misiles antiaéreos en todas direcciones.

El presidente ruso, Vladimir Putin (R), estrecha la mano del primer ministro Benjamin Netanyahu durante su reunión en Sochi el 23 de agosto de 2017. (AFP Photo / Sputnik / Alexey Nikolsky)
El presidente ruso, Vladimir Putin (R), estrecha la mano del primer ministro Benjamin Netanyahu durante su reunión en Sochi el 23 de agosto de 2017. (AFP Photo / Sputnik / Alexey Nikolsky)

Los rusos no dejaron que el ataque quedara sin respuesta y transmitieron una fuerte protesta a través del sistema de enlace militar ruso-israelí. Lo que Israel podría evaluar es el hecho de que los rusos optaron por no hacer público el ataque, lo que habría exacerbado aún más la crisis. Incluso la última filtración israelí, aproximadamente un mes después del ataque, no justificó una respuesta pública de los gobiernos ruso o sirio. En los medios de comunicación de Rusia, el informe israelí no recibió mucho tiempo ni atención.

Fuentes de defensa en Israel afirman que esta crisis continúa porque Rusia está tratando de imponer nuevas reglas de coordinación a Israel que podrían limitar severamente la efectividad de los ataques israelíes en Siria. Israel aún no está listo para cumplir plenamente con las demandas de coordinación rusas, ya que esto supondría un riesgo irrazonable para los aviones de combate de la IAF, mientras que la información operacional podría filtrarse a los iraníes y sirios.

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, con el ministro de Defensa de Rusia, Sergey Shoygu (Foto: Ministerio de Defensa)

El miércoles, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, informó a los periodistas en Moscú sobre los preparativos que se están realizando en Siria para comenzar a usar las baterías de misiles S-300, que Rusia entregó al ejército sirio. Entre otras cosas, dijo, sin mencionar explícitamente el nombre de Israel, “este sistema es una advertencia para todos los temerarios de la región”.

Desde que el avión ruso fue derribado hace un mes y medio, ha habido una desconexión total entre el ministro de defensa de Rusia, Sergey Shoygu, y el ministro de defensa de Israel, Avigdor Lieberman. Los vínculos personales cercanos entre los dos, creados en los últimos años y utilizados como un canal regular de comunicación entre los dos establecimientos de defensa, se cortaron.

Además, todos los intentos de la Oficina del Primer Ministro de Israel para programar una reunión con el presidente ruso, Putin, no han sido respondidos por el Kremlin. Durante su estadía en Nueva York el mes pasado, Netanyahu anunció que a su regreso a Israel se reuniría con el presidente Putin para resolver la crisis. Han pasado cinco semanas desde entonces, y Putin no contesta el teléfono.

Rusia espera que Israel “ejerza un buen juicio” después de la transferencia de la S-300 a Siria
FOTO DEL ARCHIVO: Los lanzadores de misiles tierra-aire Bielorrusia OSA-AKM y los sistemas antiaéreos S-300 pasan a las posiciones de disparo durante un ejercicio militar, Volka, Bielorrusia, el 19 de septiembre de 2017. AFP

La desconexión entre los líderes políticos de Israel y Rusia dificulta la resolución de problemas fundamentales. Por ejemplo, Israel tiene reservas sobre el compromiso de Rusia de mantener a los iraníes a docenas de kilómetros de los Altos del Golán. En la práctica, hay iraníes integrados en unidades del ejército sirio estacionadas en el Golán sirio, no lejos de la frontera con Israel. En el estado actual, a Israel le resulta difícil persuadir a los rusos para que cumplan su compromiso.

Incluso las filtraciones de la Oficina del Primer Ministro de Israel sobre los preparativos para una reunión con Putin en París el 11 de noviembre parecen prematuras. El portavoz de la presidencia rusa, Dmitry Peskov, dijo el martes que la única reunión planeada en París es entre el presidente Putin y el presidente de Estados Unidos, Trump, cuando los jefes de Estado se reunirán para conmemorar los 100 años desde el final de la Primera Guerra Mundial. Peskov explicó a los periodistas que “Putin tiene previsto asistir a eventos conmemorativos, por lo que tendrá la oportunidad de mantener conversaciones breves con otros participantes, incluido Netanyahu”.

Fotografías satelitales publicadas por ImageSat International el 24 de octubre de 2018, que se dice muestran un sitio cerca de la ciudad siria de Masyaf, al noroeste, donde se desplegaron los sistemas de defensa aérea S-300 de fabricación rusa. (ImageSat International)
Fotografías satelitales publicadas por ImageSat International el 24 de octubre de 2018, que se dice muestran un sitio cerca de la ciudad siria de Masyaf, al noroeste, donde se desplegaron los sistemas de defensa aérea S-300 de fabricación rusa. (ImageSat International)

Los funcionarios israelíes afirman que la política israelí de sabotear cualquier incursión iraní en el territorio sirio e interrumpir cualquier intento de contrabando de armas iraníes de Siria a Hezbolá en el Líbano, continúa como siempre. Para ello, dicen los funcionarios israelíes, se realizan muchas operaciones. Pero es dudoso que estas operaciones continúen al mismo ritmo que lo hicieron antes de que el avión espía ruso fuera derribado.

Vía Ynet News
Comentarios