Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Turquía ha vendido Idlib a Rusia?

Por: Muhammad Hussein

Reuters

Cuando se negoció un alto el fuego en septiembre del año pasado entre Rusia y Turquía con el propósito de establecer una zona de amortiguamiento en la provincia de Idlib, el último bastión de la oposición en Siria, hubo pocas dudas de que un asalto en el área y los intentos del régimen de retomarlo sería inevitable. El Coordinador de Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Mark Lowcock, pronosticó en ese momento que “un ataque militar masivo en Idlib crearía la peor catástrofe humanitaria del mundo del siglo XXI”.

Desde principios de mayo, esta profecía se ha cumplido como resultado de las fuerzas sirias y rusas que bombardearon la provincia, destruyendo al menos 18 hospitales y clínicas y causando el cierre de 49 centros de salud. Diecisiete escuelas han sido niveladas por los ataques aéreos. Hay una población de tres millones de habitantes en la provincia, el doble de su población anterior a la guerra y que consiste principalmente en sirios desplazados, de los cuales al menos 150.000 se han visto obligados a huir más al norte hacia la frontera con Turquía.

El asalto total en este rincón de Siria ha tenido y tendrá muchos efectos potenciales, pero el más apremiante de ellos es el hecho de que Rusia ha permitido efectivamente que se rompa el alto el fuego y que los planes hacen que Idlib sea un fracaso. Esto ocurrió días después de que el presidente ruso Vladimir Putin aseguró que su país y Siria no estaban planeando un asalto en el territorio.

Mientras tanto, Turquía ha sido inusualmente callada, lo que lleva a algunos a especular que ha hecho un acuerdo con Rusia para intercambiar partes del sur de Idlib por Tal Rifaat, un área controlada por los kurdos al noreste. Si tal afirmación fuera cierta, sería perjudicial para la relación de Turquía con la oposición siria y su postura en el conflicto, ya que efectivamente estaría vendiendo a grupos con los que tiene una relación suave como Hayat Tahrir Al-Sham (HTS) y su garantía global de protección sobre Idlib.

Para contrarrestar esta afirmación, Turquía ha recurrido, aunque silenciosamente, a los intentos diplomáticos medidos para detener el asalto a Idlib, con el ministro de Relaciones Exteriores Mevlut Cavusoglu contactando a su homólogo ruso Sergei Lavrov, para salvar el acuerdo de alto el fuego.

Un asalto total a Idlib está lejos de estar en los intereses de Turquía; Ankara firmó un acuerdo con la Unión Europea en 2015 para detener el flujo de refugiados de sus fronteras hacia Europa, el desplazamiento de otros tres millones de sirios será desastroso para ese objetivo.

Por otro lado, la atención de Turquía se ha dirigido nuevamente a las milicias kurdas que ocupan ciudades y áreas en el norte de Siria. En 2018, se llevó a cabo su invasión de Afrin durante la “Operación Rama de Olivo” para eliminar las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) de la frontera turco-siria para evitar la posibilidad de la formación de un Estado kurdo independiente en el área. Desde Afrin, los lugares de interés de Turquía han estado en Tal Rifaat como la siguiente localidad importante entre él y Alepo. En marzo, las tropas turcas ayudaron a liberar la ciudad después de que los lugareños pidieran el apoyo de Ankara contra los kurdos. La ciudad, sin embargo, ha sido objeto de redadas de YPG.

En Idlib, Turquía envió a sus combatientes opositores sirios afiliados para reforzar las líneas del frente. Mientras el presidente Recep Tayyip Erdogan condenó al régimen de Assad por intentar “sabotear” las relaciones turco-rusas al iniciar el asalto.

Son las acciones de Turquía en este sentido las que hacen que su estrategia diplomática en Siria se ajuste a sus propuestas geopolíticas más amplias hacia Rusia, especialmente considerando la tensa relación que Turquía ha tenido con los Estados Unidos y la OTAN en los últimos años del conflicto sirio. En 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, formó su propia estrategia de Siria al declarar que estaba armando a las milicias kurdas en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS). Esto, por supuesto, alarmó a Turquía, que lo veía como una amenaza directa para la estabilidad de sus fronteras y sus propios problemas internos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). A medida que avanzaba con su campaña militar contra los kurdos y su campaña diplomática contra la alianza de Estados Unidos con ellos, Trump fortaleció su postura hacia Turquía al lanzar una “guerra económica” en el país y paralizar su moneda en el verano de 2018.

Esto inevitablemente ha empujado a Turquía a lidiar con Rusia, que ha ofrecido la compra de su sistema de defensa con misiles S-400, yendo en contra de los estándares establecidos por la OTAN y el acuerdo de los Estados Unidos para suministrar a Turquía sus propios cazas de combate F-35. Esto ha resultado en una disputa diplomática nueva y en curso entre las dos partes, que una vez más ha llevado a Turquía a los brazos de Rusia.

Aunque Rusia y Turquía se ubican en diferentes lados del conflicto de Siria, para Ankara, un aliado que apoya al presidente sirio Bashar Al-Assad es más querido que uno que apoya a los kurdos con los que ha estado luchando durante décadas.

Sin embargo, a Turquía también le conviene mantener el alto el fuego en Idlib y garantizar las condiciones de vida de los sirios allí; evitando el éxodo de aproximadamente tres millones de refugiados a su territorio.

Con este fin, el presidente Erdogan ha tomado las medidas necesarias para facilitar el camino para un nuevo alto el fuego y ha condenado abiertamente a Al-Assad, pero no a Rusia.

Si bien la provincia de Idlib y el continuo apoyo a la oposición sigue siendo una prioridad para Turquía, su campaña contra el YPG en Tal Rifaat es, en su perspectiva, más apremiante, lo que significa que continuará luchando en ambos frentes, pero lo hará en Idlib solo a través de sus poderes y diplomacia. Si bien es diplomático, esta es una postura muy débil por parte de Erdogan y, a pesar del apoyo de los locales en Tal Rifaat, la popularidad de Turquía ya ha disminuido en Idlib.

Esto es particularmente cierto entre los desplazados sirios, aproximadamente 180.000, conducidos desde el sur de Idlib hacia la frontera turca durante los últimos días. Para ellos, Turquía ha sido su única esperanza de seguridad frente al asalto, y con la postura débil y la frontera cerrada de Erdogan, un sentimiento de descontento y traición de Turquía ahora es profundo entre ellos.

Vía MEMO

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More