Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Científicos israelíes demuestran cómo la enfermedad hepática puede ser reversible

Por: Judy Siegel-Itzkovich

Si su vientre protuberante le impide ver los dedos de los pies, usted puede ser un candidato para la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que es potencialmente muy peligrosa y puede progresar a cicatrices y daño irreversible al órgano vital, e incluso al cáncer de hígado.

Esa es la mala noticia. Pero hay buenas noticias sobre la enfermedad del hígado graso. Con una dieta adecuada, ejercicio, reducción de la cantidad de grasa en las células hepáticas y pérdida de peso, la enfermedad puede ser reversible.

Un equipo de científicos encabezado por la Prof. Iris Shai de la Universidad Ben-Gurión del Néguev en Beer Sheba ha usado tecnología de resonancia magnética (RM) para mapear la grasa corporal. El estudio, publicado recientemente en el Journal of Hepatology, mapeó los depósitos de grasa en el cuerpo de cientos de pacientes y midió los efectos de una variedad de regímenes de dieta en sus depósitos de grasa durante un largo periodo de tiempo.

El equipo de investigación, que incluía a científicos de la Universidad de Leipzig en Alemania y de la Universidad de Harvard en Massachusetts, colaboró con el Centro Médico de la Universidad Soroka en Beer Sheba y con el Centro de Investigación Nuclear, Negev (NRCN). Encontraron que una dieta mediterránea baja en carbohidratos tenía un mayor efecto en la reducción de grasa en el hígado, alrededor del corazón y en el páncreas, en comparación con las dietas bajas en grasa con recuentos similares de calorías, a pesar de que el nivel de pérdida de peso era similar. El equipo también encontró que el ejercicio físico moderado reducía las reservas de grasa en el estómago que se llaman grasa visceral.

Los diferentes depósitos de grasa reaccionaron de manera diferente a las diferentes interacciones: Junto con una pérdida moderada de peso, la cantidad de grasa hepática se redujo en un 30%, la grasa alrededor del corazón disminuyó en un 11% (alrededor de 70 cc de reducción de volumen) y la grasa visceral se redujo en un 25%. La grasa pancreática y muscular se redujo entre uno y dos por ciento.

Los investigadores reportaron que la dramática reducción del 30% en la grasa hepática combinada con una pérdida moderada de peso son un elemento clave para reducir los riesgos de salud asociados con la obesidad a largo plazo. También demostraron que la reducción de la grasa hepática es un mejor predictor de la salud a largo plazo que la reducción de la grasa visceral, que anteriormente se creía que era el predictor principal.

Como grupo, las personas obesas corren un mayor riesgo de padecer una variedad de enfermedades que las personas delgadas, particularmente enfermedades cardíacas, complicaciones cardiovasculares y diabetes tipo 2. Sin embargo, con el crecimiento de las tasas de obesidad en todo el mundo, alrededor del 24% de los israelíes y más del 40% de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso, resulta que el riesgo que acompaña a la obesidad es más característico de ciertos subgrupos de individuos obesos que de otros.

Por lo tanto, uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los investigadores hoy en día es identificar los subgrupos o “tipos” de obesidad en la población, y desarrollar tratamientos con el objetivo de mejorar su salud.

Por ejemplo, resulta que cuando los depósitos de grasa se almacenan en el abdomen, existe un mayor riesgo de “enfermedad cardio-metabólica” que cuando el exceso de grasa se almacena bajo la piel. Este entendimiento, junto con otras características de la grasa visceral, sugirió que este tipo de grasa es una causa central de enfermedades relacionadas con la obesidad y que la efectividad de una variedad de tratamientos debe ser probada por sus habilidades específicas para reducir los depósitos de grasa visceral.

Mientras que la grasa se acumula en la región del abdomen, el porcentaje de grasa en el hígado también aumenta en la mayoría de las personas obesas. El impacto de esta acumulación sigue siendo objeto de debate. Todavía no hay acuerdo sobre si la enfermedad del hígado graso es una enfermedad propia, y muchos expertos creen que, sin más cambios en el hígado, como el desarrollo de infecciones y/o fibrosis (desarrollo de proteínas fuera de las células), no hay un riesgo significativo para la salud. Por lo tanto, actualmente no existen tratamientos específicamente destinados a tratar el hígado graso, aparte del consejo general para perder peso.

Los hallazgos, señalaron los investigadores, contribuyen de manera significativa a la comprensión emergente de que, para muchas personas obesas, el exceso de grasa hepática no es simplemente un signo de riesgos para la salud asociados con la obesidad, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, sino que es probable que también sea una causa.

El equipo de investigación evaluó la importancia de reducir la grasa hepática (en contraste con la grasa abdominal) al comparar los resultados de unas 300 personas con sobrepeso que siguieron dos regímenes de dieta reducida en calorías: una dieta mediterránea de verduras y frutas, nueces, legumbres, granos enteros y pescado, y una dieta baja en grasa. Al seguir a los sujetos durante un período de 18 meses, el equipo demostró que el cambio de sus respectivos hábitos nutricionales era coherente con los grupos del ensayo a los que fueron asignados aleatoriamente.

Además, cada participante fue sometido a un examen de RMN de cuerpo entero para analizar la distribución de la grasa corporal antes, durante y después del período de prueba.

Se cree que el estudio “CENTRAL” es pionero en el desarrollo de protocolos nutricionales personalizados para tratar una variedad de depósitos de grasa específicos utilizando la tecnología de RMN, el método más preciso disponible actualmente para mapear y cuantificar los depósitos de grasa en todo el cuerpo humano y para comprender su significado y el papel que desempeñan.

El estudio, sin precedentes tanto en su longitud como en su amplitud, aporta una vasta base de datos, que consiste en miles de imágenes del cuerpo para encontrar y mapear los depósitos de grasa en el cuerpo humano (resulta que, durante la vida de una persona, las células grasas se mueven entre varias partes del cuerpo, y que la grasa juega una variedad de papeles en la salud, desde la defensa hasta la neutralidad o la venenosa). Al seguir el alcance y la amplitud de estos cambios a lo largo del tiempo, los investigadores, que han desarrollado tecnologías para cuantificar tipos específicos de grasas, han allanado el camino para una comprensión más profunda y precisa de la dinámica de la pérdida de peso durante un período de dieta.

“La nutrición saludable, a la vez que mantiene una pérdida de peso constante y moderada, tiene un impacto mucho más dramático en los niveles de grasa corporal relacionados con la diabetes, la enfermedad cardiaca y las enfermedades cardiovasculares de lo que pensábamos anteriormente”, anotó Shai. “Este estudio podría ayudar a perfeccionar los protocolos médicos futuros para hacerlos más específicamente apropiados para los tipos particulares de grasa que se están tratando y las estrategias preferidas”.

El Prof. Ilan Shelef, director de imagenología de Soroka, añadió, “Este estudio apoya otros estudios recientes que demuestran la precisión de la tecnología de RM en la medición de cantidades de grasa en el hígado. Al mismo tiempo, el desarrollo de tecnologías similares que algún día podrían presentar alternativas a la toma de biopsias hepáticas de los pacientes y que permitirán repetir mediciones para determinar el nivel de riesgo para la salud de un paciente obeso en particular, así como su respuesta al tratamiento”.

Actualmente el grupo está completando un ensayo clínico adicional que considerará la cuestión de si una dieta mediterránea verde (una versión mejorada propuesta de la dieta mediterránea, rica en polifenoles derivados de plantas verdes) tiene una ventaja para influir en la grasa hepática y otros sistemas corporales como el cerebro, el genoma, el microbioma, el corazón y otros depósitos de grasa. Este ensayo clínico se unirá a una impresionante lista de ensayos nutricionales dirigidos por el Prof. Shai que no tienen precedentes en su alcance, duración del estudio y el uso de tecnología innovadora para responder preguntas sobre nutrición básica. Estos ensayos ya han desempeñado un papel importante en el debilitamiento de las convenciones y la transformación de los protocolos médicos en todo el mundo.

Vía Breaking Israel News
1 comentario

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More