Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Hacia la reconciliación de los puntos de vista bíblicos y científicos de la edad del Universo

Por: Alexander Poltorak

Se consideran dos visiones opuestas de la edad del universo. Según el calendario judío tradicional basado en el Talmud, la edad del universo es de menos de seis mil años. Los modelos cosmológicos del universo apoyados por los abundantes datos empíricos sitúan la edad del universo en el rango de los doce mil millones de años.

El examen crítico de ambas opiniones se presenta en la primera parte de este artículo.  En la segunda parte, consideramos el estado cuántico-mecánico de la materia antes y después de la introducción de un observador consciente.  Se examina el papel del libre albedrío del observador.  Se proponen las definiciones de los estados físicos y protofísicos de la materia. Se sugiere que la creación del primer ser consciente con libertad lleva al colapso de la función de onda cuántica global, trayendo así al mundo de un estado protofísico a un estado físico.  Proponemos que la edad cosmológica total del universo se compone de dos períodos: protofísico en el orden de los doce mil millones de años y físico que no es más que la edad del observador humano consciente.  Esta tesis se utiliza para reconciliar los puntos de vista bíblicos y científicos sobre la edad del universo.  Esta conclusión se analiza en el marco del pensamiento judío clásico.

Introducción

  1. La Edad Cosmológica del Universo

La ciencia contemporánea sitúa la edad del universo en el rango de los doce mil millones de años, más o menos.  Este número se deriva tanto de modelos teóricos como de datos experimentales.  Consideremos primero brevemente los fundamentos teóricos de la cosmología moderna.

1.1.                  Modelos teóricos

La cosmología moderna se basa en la base teórica de la Teoría General de la Relatividad (GR) de Einstein.  Como dijo Albert Einstein en 1942, “Es imposible lograr resultados teóricos fiables en cosmología fuera de los principios de la Teoría General de la Relatividad”.

Relatividad general

La ecuación principal de la EM es:

G = 8pT                                                                                  (1a)

ó

Âik – ½Â*gik = 8p Tik                                                                                                 (1b)

Consideremos un modelo cosmológico simple basado en GR.  A tal fin, se hacen las siguientes suposiciones:

  1. a) Densidad homogénea: Supongamos que las estrellas se dispersan en el cosmos como polvo con una densidad media constante de energía-masa “r”.
  2. b) Geometría homogénea e isotrópica: Supongamos también que la curvatura del espacio-tiempo es constante en todo el universo.

3. (c) La geometría está cerrada:  Supongamos además que el universo está cerrado, como las condiciones de contorno para las ecuaciones de campo de Einstein.

La esfera tridimensional satisface las tres condiciones anteriores.  La geometría espacio-temporal de dicha esfera se describe mediante la siguiente métrica:

ds 2 = – dt 2 + 2 (t) [ d c 2 + sin 2 c (d q 2 + sin 2 q d f 2)] (2)

La ecuación de campo de Einstein (1) para esta métrica es bastante simple:

6 / 2 (da / dt2 + 6 / 2 = 16 pr (3)

El primer término de esta ecuación se denomina “segunda invariante de la curvatura externa de la sección espacial” de la geometría 4, que muestra la velocidad de expansión de todas las dimensiones lineales con el tiempo.  El segundo término es la “invariante interna de la curvatura tridimensional de la sección espacial, tomada en un momento dado en el tiempo.

La “masa” total del universo es:

M = r 2p2a3                                                                               (4)

Y el radio máximo del universo es

max = 4 M / 3p                                                                       (5)

La ecuación de campo (3) toma ahora una forma simple:

(da / dt2 – max / a = –1                                                      (6)

El primer término de esta ecuación es semejante a la energía cinética y el segundo a la energía potencial.  Se hace ahora obvio que el universo en expansión no puede expandirse más allá del radio máximo de un máximo porque haría que la energía cinética de expansión fuera negativa, lo cual, por supuesto, es imposible.  Vemos que el universo comienza a expandirse desde un radio muy pequeño a con una velocidad de expansión siempre más lenta hasta que se detiene en el radio máximo y comienza a colapsar de nuevo a su estado original.  Este es un modelo cosmológico muy simple de un universo cerrado, que comienza su evolución con un Big Bang y termina en un Big Crunch.

La asombrosa predicción de la Relatividad General que nuestro universo se estaba expandiendo, fue muy desconcertante para Albert Einstein.  Para eliminar este resultado supuestamente “erróneo”, Einstein propuso una constante cosmológica ad hoc como término adicional en la ecuación de campo de la RG.  Cuando el Hubble probó experimentalmente en 1929 que el universo se estaba expandiendo, Einstein admitió que la adición del término cosmológico fue el error más grande de su vida.  Es interesante notar que hace dos años nuevos datos experimentales obtenidos del telescopio Hubble demostraron que el universo se está expandiendo a un ritmo acelerado.  Este hecho reavivó el interés de los cosmólogos por el término cosmológico, que representa una misteriosa fuerza repelente antigravitatoria que impregna incluso el espacio vacío.  La naturaleza de esta fuerza es ahora objeto de muchas especulaciones.

La ración de la velocidad de expansión sobre la distancia se llama constante de Hubble:

0 = (velocidad de expansión) / (distancia a la galaxia) = ( da / dt ) / a    (7)

La constante de Hubble se mide en kilómetros por segundo (km/seg) por millón de años-luz.  Las galaxias observables nos proporcionan la distancia y su velocidad de expansión permitiendo así calcular la constante de Hubble.  La constante de Hubble es aproximadamente 55 km/seg por Mps.  La constante inversa de Hubble, -1 se llama tiempo de Hubble y se encuentra que es de aproximadamente 18 mil millones de años

H = -1 ~ 18 · 10 9 años                     (8)

El tiempo del Hubble es el tiempo requerido para alcanzar las actuales distancias observadas entre galaxias asumiendo que la velocidad de expansión fue constante desde el tiempo del Big Bang.  El tiempo del Hubble es aproximadamente 1.5 veces mayor que la edad cosmológica del Universo, la cual está, por lo tanto, en el rango de doce mil millones de años.

U ~ 12 · 10 9 años                                  (9)

Los modelos cosmológicos

Curvatura contemporánea del espacio Término Cosmológico L Cosmología
Hiperbólico; K 0 <0 <0 El universo evoluciona desde el Big Bang expandiéndose hasta la máxima densidad y luego comenzando a acelerar la contracción hacia el Big Crunch.
Hiperbólico; K 0 <0 = 0 El universo evoluciona desde el Big Bang expandiéndose a un espacio plano de Minkowski cuando la tasa de expansión se vuelve constante.
Cerrado; K 0 > 0 <= 0 Cosmología Friedmann: Expansión desde el Big Bang, seguida de un colapso hacia el Big Crunch.
Cerrado; K 0 > 0 0 <L> L crit. El Universo que evoluciona desde el Big Bang ralentiza su tasa de expansión hasta que casi se detiene, y luego comienza a acelerar la expansión exponencialmente.
Cerrado; K 0 > 0 0 <L = L crit. Cosmología Einstein.  El Universo que evoluciona desde el Big Bang se acerca asintóticamente al radio máximo donde se vuelve estático.  Esta Cosmología es inestable y contradice los datos experimentales.
Cerrado; K 0 > 0 0 <L <L crit. Universo infinitamente grande contrayéndose exponencialmente hasta alcanzar un radio mínimo, luego comenzando la expansión exponencial hacia el infinito.

Simplemente hablando, el universo puede ser cerrado como una hiperesfera, abierto como una silla de montar, o plano.  Los datos experimentales más recientes parecen apoyar el universo plano.  Sin embargo, en lugar de la ralentización de la expansión, parece que se está acelerando.  Este hecho llevó a una reciente resurrección de interés a constante cosmológica.

Big Bang

Extrapolando hacia atrás el Universo en expansión se llega al punto inicial donde todo el Universo infinitamente denso estaba contenido en un punto, una singularidad.  La evolución del Universo, según esta teoría, llamada el Big Bang, comienza desde un punto de singularidad, infinitamente denso e infinitamente caliente; un punto en el que los conceptos de espacio y tiempo aún no existen.  La explosión inexplicable e inefable, cuyos cursos están más allá de los límites de la investigación científica, creó el espacio, el tiempo y la materia en el primer momento después del Big Bang.

La cosmología describe la cronología primordial de la siguiente manera.  El Big Bang creó un punto de espacio del tamaño de aproximadamente 10-33 cm.  El primer momento del que podemos hablar es alrededor de 10-43 c. Antes de este intervalo de tiempo de Plank ya no podemos hablar del tiempo tal como lo conocemos.  En ese momento, las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza: la gravitación, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares fuertes y débiles se combinaron en una “superfuerza”. Los quarks comienzan a unirse en fotones, positrones y neutrinos junto con sus antipartículas. La densidad del universo en este punto se estima que ha sido de 1094g/cm3, gran parte de la cual es radiación.  Esta bola de fuego continuó expandiéndose a una velocidad asombrosa, muchas veces la velocidad de la luz, hasta alcanzar el tamaño de una cabeza de alfiler, una manzana, una bola.  Un milisegundo después de la explosión, el Universo era una bola de fuego 30 millones de veces más caliente que la superficie del sol, 50 millones de veces más densa que el plomo.  Conocido como la época inflacionaria, el universo se duplicó en tamaño cien veces en menos de un milisegundo, de un núcleo atómico a 1035 metros de diámetro.  Una expansión isotrópica del Universo, cuando estaba perfectamente lisa, termina en 10-35c.  Se cree que una pequeña fluctuación de la densidad en este punto ha llevado a la creación de galaxias.

Cuando el universo envejeció a una centésima de segundo, la temperatura bajó a 1013K, las interacciones Electromagnéticas, Fuertes y Semanales Nucleares separaron la “superfuerza”.  Debido a la continua aniquilación de las partículas y antipartículas, la materia aún no era estable, incapaz de sobrevivir por más de unos pocos nanosegundos.  La luz no era visible y aún estaba atrapada en la densa bola de energía.  Se llama la “Época de la última dispersión”.

Un segundo después del Big Bang, el universo se expandió al tamaño de 20 años luz.  La temperatura se ha enfriado a 10.000 millones de grados.  Después de tres minutos, cuando la temperatura se enfrió a mil millones de grados, la nucleosíntesis comenzó a tener lugar.

La siguiente etapa importante en la expansión ocurrió alrededor de treinta minutos después cuando la creación de fotones aumentó a través de la aniquilación de los pares electrón-positrón.

Durante los siguientes 300.000 años el universo se expandió mientras se enfriaba a 10.000K.  Fue entonces cuando se cree que nacen los primeros átomos de helio.  En este punto, al disminuir la densidad, la luz comenzó a ser visible.  A partir de este momento, el universo se ha ido expandiendo, aparentemente, a un ritmo acelerado hasta nuestros días.

En 1980, el Dr. Alan Guth del MIT propuso una teoría de la inflación para explicar la explosión inicial de la singularidad: el Big Bang.  Esta teoría de la inflación parece estar bien apoyada por los experimentos más recientes que miden el tamaño de las ondas en la radiación de microondas de fondo.

1.2.                  Datos experimentales

Luz de estrellas lejanas

La luz tarda ocho minutos en viajar del sol a la tierra.  Conociendo la velocidad de la luz y la distancia a las estrellas, es fácil calcular que la luz de las estrellas lejanas tarda muchos millones de años en llegar a la Tierra.  Al medir la posición de una estrella en diferentes épocas del año, los astrónomos pueden ver el movimiento aparente de esta estrella en comparación con estrellas más distantes, y esta información puede ser usada para calcular la distancia a la estrella cercana. Medir las distancias a las estrellas cercanas es el primer paso hacia la medición de distancias a objetos muy remotos y, en última instancia, para determinar las distancias a los objetos más remotos del universo.

Los astrónomos confían en un conjunto apilado de patrones de diferentes longitudes para medir las distancias a las estrellas y galaxias.  Cada criterio de medición en el conjunto se mide o se calibra con respecto a la anterior.  Las medidas de paralaje son las más precisas en este sistema.  Las mediciones a través de grandes distancias cósmicas se topan con un problema inherente: hay que distinguir entre un objeto lejano y brillante y un objeto débil cercano.  Para ello, los astrónomos utilizan un objeto extremadamente brillante como “velas estándar”, como las supernovas.

Veamos algunos casos a modo de ejemplo.  La estrella más cercana a nosotros, Próxima Centauri del sistema Alfa Centauri, está a 4.22 años luz de nosotros, lo que significa que se necesitan 4.22 años para que la luz de Próxima nos alcance en la tierra.

Eta Carinae en nuestra galaxia está a más de 8.000 años luz de distancia. Se estima que es 100 veces más masiva que nuestro Sol, Eta Carinae puede ser una de las estrellas más masivas de nuestra Galaxia. Eta Carinae fue observada por el Hubble en septiembre de 1995.

La Nebulosa Trífida, en la constelación de Sagitario, se encuentra a unos 9.000 años luz de la Tierra.

La galaxia M100 (objeto número 100 del Catálogo Messier de objetos no estelares) es uno de los miembros más brillantes del Cúmulo Virgo de galaxias. Se estima que la galaxia está a decenas de millones de años luz de distancia.  Uno de los principales objetivos del Telescopio Espacial Hubble ha sido la detección de estrellas variables Cefeidas en galaxias distantes. Antes las Cefeidas del HST solo habían sido detectadas en galaxias muy cercanas, a unos 12 millones de años luz. Un equipo dirigido por la Dra. Wendy Freedman de los Observatorios Carnegie ha detectado las Ceféidas más lejanas hasta ahora en la espiral del Virgo Cluster M100 a una distancia de unos 50 millones de años-luz.

El Sextano A en la Vía Láctea está a unos 10 millones de años luz de distancia.

El par de cúmulos están a 166.000 años luz de distancia en la Gran Nube de Magallanes (LMC) en la constelación sureña de Doradus.  Cerca del 60 por ciento de las estrellas pertenecen al cúmulo denso llamado NGC 1850, que se estima que tiene 50 millones de años de antigüedad. Una distribución suelta de estrellas masivas extremadamente calientes en la misma región tiene sólo unos 4 millones de años y representan alrededor del 20 por ciento de las estrellas de la imagen.

Esta es una imagen del Telescopio Espacial Hubble de un disco de polvo en forma de espiral de 800 años-luz que alimenta un agujero negro masivo en el centro de la galaxia, NGC 4261, localizado a 100 millones de años-luz de distancia en la dirección de la constelación Virgo.

Una rara y espectacular colisión frontal entre dos galaxias aparece en esta imagen de color verdadero del Telescopio Espacial Hubble de la Galaxia Cartwheel, ubicada a 500 millones de años-luz de distancia en la constelación Sculptor.

Los astrónomos del Hubble que llevan a cabo investigaciones sobre una clase de galaxias llamadas galaxias infrarrojas ultraluminosas (ULIRG), a menos de 3 mil millones de años-luz de la Tierra, han descubierto que más de dos docenas de ellas se encuentran dentro de “nidos” de galaxias, aparentemente involucrados en múltiples colisiones que conducen a ardientes apilamientos de tres, cuatro o incluso cinco galaxias que se estrellan entre sí.

En otras palabras, las estrellas que vemos en el cielo nocturno no son las estrellas tal como existen ahora, sino las estrellas tal como existían hace miles de millones de años.  Muchos de ellos se han ido hace mucho tiempo, han explotado en supernovas, han colapsado en agujeros negros o simplemente se han quemado. La luz de la supernova número 1987-A en la Gran Nube de Magallanes, por ejemplo, que explotó hace 169.000 años luz, acaba de llegar a la Tierra. Antes de la explosión, esta supernova era primero una gigante roja y luego una estrella gigante azul.  El hecho incontestable de que vemos las estrellas con miles de millones de años de antigüedad es el argumento más simple y directo para que la edad del universo sea al menos tan antigua como la estrella más antigua.

Universo en expansión

En 1929 el astrónomo estadounidense Edwin P. Hubble descubrió que las galaxias se estaban separando en todas las direcciones.  Anteriormente descubrió el desplazamiento hacia el rojo en el espectro de luz emitido por las estrellas remotas.  El desplazamiento en la frecuencia de onda se asocia generalmente con el efecto Doppler.  Observando dos docenas de galaxias a 106 años-luz de distancia y midiendo su distancia por su brillantez, el Hubble descubrió que galaxias más distantes se alejaban de la Tierra más rápido que las más brillantes, más cerradas para nosotros.  Descubrió además que la velocidad a la que las galaxias se alejaban de la Tierra era proporcional a su distancia de la Tierra.  Esto permitió la concepción del Universo en expansión.  Según el modelo cosmológico de Friedmann, el universo se está expandiendo como un globo de aire tridimensional soplado en un espacio imaginario de cuatro dimensiones.

El estudio de varias docenas de supernovas a una distancia de entre cuatro y siete mil millones de años-luz demostró que las explosiones eran aproximadamente un 25% más débiles de lo esperado.  Esto sugería que el universo se expandía más lentamente en el pasado de lo que lo hace ahora y, por lo tanto, tomó más tiempo para que el universo alcanzara su estado actual.  Por lo tanto, una expansión acelerada sugiere una edad más avanzada del universo.

Radiación de Fondo Cósmico

Inicialmente la materia y la radiación estaban en equilibrio térmico.  La energía liberada al enfriarse la radiación debe haber obedecido las leyes de las estadísticas del cuerpo negro.  Si la temperatura de esta radiación relicta, llamada radiación cósmica de fondo de microondas (CBR), puede medirse ahora, se puede calcular la temperatura original y viceversa.  Basado en la teoría del Big Bang, se predijo que esta temperatura sería de alrededor de 2.7oK.  En 1965 Arno Penzias y Robert Wilson descubrieron la radiación uniforme e isotrópica de los relictos con esta temperatura, por lo que recibieron el Premio Nobel.  Como lo confirmó posteriormente el Cosmic Background Explorer (COBE) de la NASA, este descubrimiento fue la primera validación experimental sonora de la teoría del Big Bang.

La CBR tiene ondulaciones, fluctuaciones menores, que permiten a los astrónomos usarlas como patroner de medir el cosmos. El tamaño de las ondas, medido recientemente por tres equipos y los de Caltech, Princeton y Berkley, resultó ser aproximadamente un grado en el cielo, o el doble del tamaño de la Luna visto desde la Tierra.  El tamaño de las ondas es una indicación de la geometría del espacio, que a su vez está determinada por la densidad de la masa en el universo.  Las ondas de un grado son indicativas de un universo plano, predicho por la teoría de la inflación del Dr. Guth.  Este descubrimiento volvió a poner de relieve la misteriosa constante cosmológica, introducida y luego abandonada por Einstein.

Hace tan sólo cinco años, los datos experimentales eran insuficientes para predecir la edad del universo con mayor precisión que en el rango de 10 a 20 mil millones de años.  En 1994 un equipo dirigido por Wendy Freedman de Carnegie Observatories en Pasadena, California, sugirió que el universo era mucho más joven, entre 8 y 12 mil millones de años de edad.  Este hallazgo sugirió que el universo podría ser más joven que algunas de sus estrellas más antiguas.  El grupo rival liderado por Allan Sandage, interpretando los mismos datos, defendió el universo más antiguo.  Ambos grupos convergen ahora en el número de 12.000 millones de años, que parece ser un consenso para la era del universo entre los científicos de hoy.

Edad geológica de la Tierra

Aunque la datación de los fósiles y estratos geológicos queda fuera del alcance de este documento, mencionaremos aquí de paso que la edad geológica de nuestro propio planeta exacerba aún más el problema.

Las técnicas de datación por carbono que utilizan isótopos de carbono 14 (C14) corroborados por otros métodos, como la descomposición radioactiva de uranio-torio, sitúan la edad de la tierra muy por encima de la edad bíblica.

Para resumir, hay consideraciones teóricas convincentes plenamente corroboradas por los datos experimentales disponibles para establecer que las edades de nuestro planeta, otras estrellas y el universo entero superan con creces la aparente edad bíblica de menos de seis mil años.  La cantidad de miles de millones de años de esta discrepancia es tan enorme que ninguna crítica relacionada con los métodos y supuestos científicos utilizados para llegar a estas cifras va a ayudar a reconciliar esta discrepancia. Incluso si los científicos estuvieran sobreestimando la edad del universo en un 50%, lo cual es altamente improbable, la Torá y la ciencia seguirían estando separadas por seis mil millones de años.  Por lo tanto, consideramos que estas críticas son improductivas y buscaremos una solución a este problema en otro lugar.

  1. Punto de vista de la Torá

2.1.                  El calendario judío

Según el calendario judío tradicional vivimos ahora en el año 5760.  La implicación de este número es que parece como el mundo, desde el punto de vista tradicional judío no tiene más de seis mil años.  En primer lugar, notemos que la idea popular errónea de que la Torá comienza a contar el calendario desde el comienzo de la creación del mundo no tiene base.  De hecho, el calendario comienza con la creación de Adán, el primer hombre.  Así, cuando decimos que, según la tradición judía, hoy, por ejemplo, son cinco mil setecientos sesenta años, tres meses y cinco días, es a partir de la fecha en que fue creado el primer hombre y no a partir de la fecha en que fue creado el mundo.

  1. Intentos anteriores de conciliar el conflicto

En su libro “Inmortalidad, resurrección y la era del universo: una visión cabalística”, el difunto Rabino Aryeh Kaplan presenta una excelente visión general de las diversas actitudes hacia este problema e intenta resolverlo.  En resumen, estas actitudes pueden clasificarse de la siguiente manera:

Seis días como seis épocas Cada día representa una época completa de miles de millones de años. Esta interpretación del texto bíblico está lejos del significado literal y no se basa en ningún comentario clásico.
Despido Si Di-s creó al primer hombre completamente desarrollado, podría haber creado un universo “maduro” que ya tenía miles de millones de años en el momento de la creación. Enfoque irrefutable y, por lo tanto, no científico
Ciclos sabáticos Basado en el concepto de los ciclos sabáticos cósmicos, el mundo tenía 15 mil millones de años cuando se creó el primer hombre. Una opinión significativa pero ampliamente aceptada expresada por algunos cabalistas importantes hace casi dos mil años

 

A esto podemos añadir otro enfoque reciente expresado por Gerald Schroeder que intenta explicar la diferencia de edades por medio de la dilatación gravitacional del tiempo[6].

3.1.                  Ciclos sabáticos

Los más interesantes para nuestra discusión presentan el enfoque cabalístico de los ciclos sabáticos expuestos por R. Kaplan.  Esta sección sigue de cerca la exposición de R. Kaplan sobre este enfoque. La idea de los ciclos sabáticos se basa en la interpretación esotérica de varios dichos bíblicos y talmúdicos.  Según el Talmud, el mundo existirá durante siete mil años y en el séptimo milenio será destruido.

Según el sabio talmúdico y un gran kabalista del siglo I, el rabino Nehunya ben HaKanah expresó en su importante obra Sefer HaTemunah, este período de siete mil años es sólo un ciclo del total.

Esta idea se basa en un concepto bíblico de un Jubileo, que consiste en siete ciclos sabáticos (siete años).  Esto lleva a cuarenta y nueve mil años como la edad total del universo.  Según muchos kabalistas posteriores, el ciclo actual es el último de los siete y, por lo tanto, cuando Adán, el primer hombre, fue creado, el mundo tenía cuarenta y dos mil años de edad.

Este enfoque se menciona en algunas fuentes midráshicas.  Así, el Midrash Rabá, en el versículo “Era de noche y de día” (Génesis 1,5), afirma: “Esto enseña que hubo órdenes de tiempo antes de esto”. Otro Midrash enseña que “D’s creó universos y los destruyó” parece apoyar el concepto de ciclos sabáticos, como se explica en otro tratado cabalístico Ma’arekheth Elokuth.  Curiosamente, el Talmud afirma que hubo 974 generaciones antes de Adán. La idea de los ciclos sabáticos fue expresada y elaborada en las obras de sabios de la filosofía judía y la cábala como Bahya, Ziyoni, Recanati y los comentarios de Sefer HaChinukh sobre Levítico 25:8.  Esta idea también se menciona en los comentarios de Najmánides sobre Génesis 2:3, Yehuda HaLevy y el comentario de Ibn Ezra sobre Génesis 8:22.

El descubrimiento del rabino Kaplan de un comentario poco conocido del rabino Isaac sobre Akko arroja una luz totalmente nueva sobre el concepto de los ciclos sabáticos.  Comentando el versículo: “Mil años delante de ti son como un día” (Salmos 90:4), fuentes midráshicas han declarado que un día divino es igual a mil años terrestres.  En su tratado cabalístico, Otzar HaHayim, el rabino Isaac de Akko afirma que los primeros seis ciclos sabáticos se cuentan en los años divinos y no en los humanos.  Si un día divino es de mil años y, entonces, un año divino, igual a 3651/4 días divinos, es 365.250 años terrestres.  Si multiplicamos este número por cuarenta y dos mil años que comprenden los primeros seis ciclos antes de Adán, obtenemos quince mil millones trescientos cuarenta y medio millones (15,340,500,000) de años.  Así, según uno de los más grandes sabios talmúdicos del primer siglo, R. Nehunya ben HaKanah, según explicó un destacado kabalista del siglo XIII, R. Isaac de Akko, en el momento de la creación de Adán, el universo ya tenía más de quince mil millones de años de antigüedad, ¡un número muy estrechamente correlacionado con las estimaciones actuales de la edad cosmológica del universo!

Debemos notar, sin embargo, que este enfoque fue fuertemente rebatido por Isaac Luria, el león sagrado, Ari, quien es considerado por muchos como el mejor kabbalista de todos los tiempos.  Ari sostenía que los ciclos sabáticos anteriores no existían en el plano terrestre y eran mundos puramente espirituales.  La mayoría de los kabalistas posteriores, con raras excepciones, aceptaron la opinión de Ari.  Aparentemente había una diferencia de opinión entre estas dos escuelas (pre y post lurianas) de kabbalah si la primera fase de la creación que se extendió durante quince mil millones de años tuvo lugar en el universo físico o espiritual.

La segunda parte de este artículo será publicada mañana…
Vía Quantum Torah
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More