Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Israel debe ser cauteloso ante preocupaciones occidentales sobre la red 5G de Huawei de China

Por Yaakov Lappin

Haim Zach / GPO

Ministerio de Comunicaciones de Israel consulta con las autoridades de defensa antes del esperando lanzamiento de la red de quinta generación (5G) de telefonía celular, a raíz de la preocupación mundial sobre las actividades de las empresas chinas.

En medio de prohibiciones y acusaciones de espionaje contra el gigante chino de telecomunicaciones Huawei y una preocupación más amplia sobre cómo las compañías chinas podrían ser utilizadas por Pekín, Israel pronto tendrá que decidir si permitirá a la compañía competir en la licitación 5G.

En una declaración enviada a JNS, el Ministerio de Comunicaciones dijo que está en contacto “con los elementos de seguridad como parte del trabajo administrativo de preparación y como parte del proceso de formulación de una licitación 5G. Los elementos de seguridad están activando sus diversas autoridades de acuerdo con la ley y de acuerdo con las consideraciones de seguridad”.

Huawei ha sido abofeteado con prohibiciones de realizar trabajos de infraestructura relacionados con 5G en los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. Japón también ha prohibido a la compañía suministrar equipos de red. Los debates sobre posibles prohibiciones se están produciendo en Gran Bretaña, Alemania, Polonia y otros países. Alarmados por las perspectivas de espionaje, Estados Unidos está ejerciendo una gran presión sobre sus aliados europeos para evitar trabajar con la compañía en la construcción de redes 5G.

Harel Menashri, jefe del departamento cibernético del Instituto de Tecnología Holon en Israel y fundador de la división cibernética de Shin Bet, le dijo a JNS que Israel debería esperar para ver cómo la alianza Five Eyes, compuesta por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, proceda antes de tomar su propia decisión sobre si permitir que Huawei participe en una licitación 5G israelí.

“El Ministerio de Comunicaciones está bajo una regulación de seguridad muy fuerte y con razón”, dijo Menashri.

“China es un país muy importante”, afirmó. “No debemos dejar de hacer negocios con China, pero debemos tomarnos muy en serio la cuestión de qué podemos y qué no debemos hacer. Debemos entender las actividades de China”.

Israel evaluará de cerca cómo actuará la alianza Five Eyes con respecto a Huawei. “Los Estados Unidos también han sido muy activos en otros países, como Polonia y Hungría, para que dejen de usar compañías chinas. Estados Unidos está presionando fuertemente a Alemania para que haga lo mismo”, dijo Menashri.

De acuerdo con un informe reciente del Wall Street Journal, Estados Unidos le ha dicho a Alemania que el hecho de no prestar atención a su advertencia podría dañar la cooperación de inteligencia.

“Si estuviera tomando decisiones, diría, primero veamos lo que están haciendo los demás”, agregó Menashri.

Los Estados occidentales han estado reuniendo información sobre la compañía china durante años, sobre la base de que no existe una separación en China entre el gobierno, las empresas del sector privado y la sociedad civil.

“Incluso el mayor multimillonario chino tiene un socio, que es el gobierno”, dijo Menashri.

En los últimos años, Estados Unidos se ha “quitado los guantes” cuando se trata de bloquear empresas chinas, señaló, comenzando con una orden ejecutiva de 2012 del presidente Barack Obama que impidió que una empresa china construyera parques eólicos junto a una base naval en Oregon.

Menashri llamó la atención sobre el plan estratégico a largo plazo chino de 2050 elaborado por el ex presidente Hu Jintao, que exigía el dominio chino en las comunicaciones globales.

Esto podría lograrse mediante la inserción de componentes de fabricación china en las intersecciones de comunicaciones globales, lo que le otorga a Pekín un importante apalancamiento futuro.

En 2017, China aprobó una ley de ciberseguridad que, según el gobierno, estaba diseñada para proteger la seguridad nacional. Pero también generó temores en Occidente sobre la capacidad del gobierno para insertar “puertas traseras” en productos fabricados por compañías extranjeras que producen en China, según un documento del Instituto para Estudios de Seguridad Nacional con sede en Tel Aviv.

“Esta demanda le da al gobierno una ‘puerta trasera’ a través de la cual puede acceder al código fuente de las compañías occidentales y utilizarlo para sus propios fines, así como permitir que las compañías chinas conectadas al gobierno puedan copiar el código”, dijo el documento que fue escrito por los investigadores Israel Kanner y Doron Ella.

El año pasado, Bloomberg Businessweek citó fuentes de inteligencia y de negocios que afirman que los espías chinos colocaron chips de computadora dentro del equipo utilizado por unas 30 compañías y agencias gubernamentales de Estados Unidos que presuntamente le darían acceso secreto a Pekín a las redes internas. “En febrero de este año, la compañía china de computadoras Lenovo dijo que ya no preinstalará el software que los expertos en ciberseguridad dijeron que era malicioso y que los dispositivos eran vulnerables a la piratería”, informó Reuters.

Dentro de China, el gobierno ha construido el “Gran Muro de Fuego” para controlar las comunicaciones que Menashri describió como uno de los sistemas de control estatal más avanzados del mundo y uno que las democracias occidentales nunca podrían construir legalmente en sus propios países.

En febrero, se informó que Huawei desestimó las acusaciones de Estados Unidos y un portavoz de la compañía dijo que estaba “conmocionado y a veces le dan risa” las sospechas en su contra.

Israel necesita ser ‘muy cuidadoso’

Ofer Israeli, un geoestratega y experto en política de seguridad internacional, dijo que Israel debe examinar de cerca la entrada de cualquier compañía internacional en el país.

Israeli, que da conferencias en el Instituto de Políticas y Estrategias del Centro Interdisciplinario (IDC) en Herzliya, dijo que las empresas extranjeras “deben ser examinadas no solo en términos económicos sino también de seguridad”. “Cuando hablamos de una compañía internacional, que en este caso también es china, esto aumenta la preocupación porque sabemos que China aprovecha la infraestructura del mundo para promover intereses e influir en el diálogo interno en los Estados donde funcionan”.

Además, Israeli argumentó que la administración Trump se encuentra en medio de una importante lucha con China por su creciente influencia económica, una lucha que ha visto a proyectos de infraestructura marítima y proyectos 5G atrapados en la lucha.

Dijo que a Israel le aconsejaría que no avanzara en la disputa al permitir que las empresas chinas participen en proyectos 5G, ya que esto “daría como resultado rápidamente una demanda estadounidense vigorosa de hacer un cambio de sentido”.

Como resultado, Israel debe ser “muy cuidadoso y examinar esas cosas con cautela”, dijo Israeli. “Las agencias de seguridad deben tener una opinión muy fuerte”.

También evaluó que Israel probablemente deba cancelar su oferta con una empresa estatal china para administrar el puerto civil de reciente construcción de Haifa, debido al descontento de Estados Unidos.

Según el contrato, el Grupo de Puertos Internacionales de Shanghai comenzará a gestionar desde 2021 durante 25 años. “Todavía pienso que al final, Israel tendrá que retirarse de eso debido a la presión estadounidense. Por lo tanto, debemos tener cuidado al entrar en un proceso [relacionado con la licitación 5G] que, a los ojos de los estadounidenses, es mucho más problemático”, señaló Isareli.

Vía Jewish News Sindicate

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

SUSCRIPCIÓN
$0.00 El primer mes
  • A partir del segundo mes:
  • $1.37
  • Mensual
  • Discount Code: prueba