Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Japón aprueba creación de híbridos animales y humanos para cosecha de órganos

Por: Natasha Ishak

Crédito: Science Pictures Ltd / SPL

La investigación podría eventualmente conducir a nuevas fuentes de órganos para trasplante, pero es necesario superar los obstáculos éticos y técnicos.

Japón dio permiso a los científicos para llevar a cabo más investigaciones destinadas a crear híbridos animales y humanos cuyos órganos pudieran ser recolectados para uso humano.

Los científicos involucrados en el estudio inyectarán células humanas en embriones de ratas y ratones. Los investigadores planean monitorear el desarrollo de los órganos de las criaturas resultantes dentro de los dos años posteriores al nacimiento de los bebés híbridos animales y humanos.

Por primera vez en la historia de Japón, el Ministerio de Ciencia de su gobierno dio permiso a los científicos para llevar a cabo más investigaciones destinadas a crear híbridos animales y humanos cuyos órganos pudieran ser recolectados para uso humano.

Según Nature, el especialista japonés en células madre Hiromitsu Nakauchi, que dirige numerosos equipos de investigación en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford, planea colocar células humanas en embriones de ratas y ratones para ser trasplantados en sustitutos, creando así órganos a partir de híbridos animales y humanos que puedan ser trasplantados a pacientes humanos.

Japón aprueba creación de híbridos animales y humanos para la cosecha de órganos
Needpix

Teóricamente, el objetivo de estos experimentos controvertidos es producir suficientes órganos humanos para ayudar a las personas en listas de espera para la donación de órganos.

Anteriormente, el gobierno japonés prohibió explícitamente la creación de embriones de animales y humanos, de acuerdo con las directrices desarrolladas por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón, que prohibía a los científicos cultivar embriones de animales que contuviesen células humanas durante más de 14 días. El Ministerio también prohibió el trasplante de embriones animales y humanos al útero sustituto.

Sin embargo, esta prohibición se levantó el año pasado.

De acuerdo con las directrices actualizadas, ahora se permite a los investigadores crear embriones humanos y animales para su uso en trasplantes de reemplazo y reproducción durante la duración de la prohibición. El proyecto Nakauchi es el primer proyecto aprobado con arreglo a las nuevas normas.

Japón aprueba creación de híbridos animales y humanos para la cosecha de órganos
Wikimedia Commons

“No esperamos la creación inmediata de órganos humanos, pero esto nos permite avanzar en nuestra investigación sobre la base de los conocimientos que hemos adquirido hasta ahora”, dijo Nakauchi al periódico local Asahi Shimbun. “Finalmente, podemos comenzar una investigación seria en esta área después de 10 años de preparación.

Pero no esperes que las criaturas híbridas crezcan en los laboratorios japoneses. Los investigadores aún necesitan más permiso del gobierno para usar estas células madre pluripotentes inducidas por el hombre (conocidas como iPSc) en sus experimentos.

Nakauchi explicó que planea implementar este proyecto paso a paso y que no cultivará embriones a plena capacidad en un futuro cercano.

“Es bueno actuar con cautela en pasos que permitan el diálogo con un público preocupado y ansioso”, dijo Nakauchi, investigador de la Universidad de Hokkaido, Tetsuya Ishii.

Hoy, Nakauchi dijo que cultivará embriones híbridos de ratón durante 14,5 días, cuando los órganos del animal estén formados y casi maduros. Luego realizaría los mismos experimentos con ratones, cuya vida embrionaria fuese de unos 15,5 días.

Más tarde, Nakauchi planea ampliar el número de participantes en el estudio y solicitar una licencia gubernamental para cultivar embriones híbridos de cerdo hasta por 70 días.

Pero una vez que empiecen a crecer plenamente, este proceso será bastante simple. El primer órgano humano que los investigadores del proyecto están tratando de crear es el páncreas. Los investigadores crearán óvulos fertilizados a partir de ratas y ratones con genes manipulados de tal manera que no podrán producir un páncreas. Los investigadores entonces inyectarán células humanas del iPS en estos óvulos fertilizados para crear embriones humanos y animales.

El siguiente paso es trasplantar los embriones en el útero de estos roedores, ratones o ratas. Dentro del cuerpo del roedor, el páncreas comenzará a crecer y será monitoreado por dos años para ver cómo los órganos continúan desarrollándose después de que el roedor nace.

Aunque el objetivo de este estudio es proporcionar más órganos que puedan ser trasplantados a personas necesitadas, hay posibles complicaciones obvias que deben ser consideradas en la realización de tales experimentos.

Los opositores del proyecto temen que las células humanas puedan caer de los órganos objetivo a otras áreas del animal, creando algo que es parte animal y parte humano, de una manera que los científicos no esperaban.

Por supuesto, los investigadores tomarán precauciones durante la investigación. Según Asahi Simbun, si los científicos descubren que las células humanas superan el 30% del cerebro de los embriones de roedores, suspenderán el experimento.

Sin embargo, algunos miembros de la comunidad científica no están convencidos e incluso cuestionan las razones del proyecto.

“Si el objetivo de esta investigación es abrir las aplicaciones terapéuticas a los seres humanos, los experimentos con ratas y ratones probablemente no producirán resultados útiles porque el tamaño del órgano será insuficiente y el resultado estará lejos de ser anatómico”, dijo Hiro Nudesima, un experto en ciencias de la vida que dirige un equipo de investigación ética.

Nudesima llamó al contexto del estudio “problemático, tanto desde el punto de vista ético como de seguridad”.

Sin embargo, los embriones híbridos animales y humanos no son nuevos en algunos círculos científicos. Se han cultivado en los Estados Unidos y en otros países, pero nunca han cobrado vida porque la mayoría de los países no lo permiten. En los Estados Unidos, por ejemplo, desde 2015, los institutos nacionales de salud han impuesto una moratoria a la financiación de tales experimentos.

Pero ahora que Japón está preparando el terreno para que la comunidad científica internacional lleve a cabo estos controvertidos experimentos, el mundo estará atento.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More