Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Morris Kahn, presidente de SpaceIL, financiará la nueva nave espacial israelí Bereshit II

AFP PHOTO / THOMAS COEX

Desviando el guión de la gran ceremonia nacional del Día de la Independencia de Israel, Morris Kahn, el presidente de SpaceIL, decidió el miércoles ir audazmente a donde nadie ha ido antes, al anunciar que volverá a aportar fondos para un segundo intento de aterrizar una nave espacial israelí Bereshit II en la Luna.

Bereshit, la primera nave espacial lunar financiada con fondos privados del mundo, se estrelló contra la superficie lunar en abril durante un intento de aterrizaje, aparentemente debido a una falla técnica que hizo que su motor principal se detuviera durante el aterrizaje.

Kahn, un filántropo multimillonario sudafricano-israelí de 89 años, hizo el anuncio mientras encendía una antorcha en el Monte Herzl en Jerusalem. Se puso sus lentes para leer sus líneas y luego levantó la cabeza y empezó a hablar, agradeció a todos los que estaban en el proyecto e hizo un pequeño anuncio sobre Bereshit II.

La nave espacial Bereshit fotografiada antes de su lanzamiento. (Cortesía / Industria Aeroespacial de Israel)
La nave espacial Bereshit fotografiada antes de su lanzamiento. (Cortesía / Industria Aeroespacial de Israel)

 

“Ahora, escuché esta noche que el primer ministro declaró que regresaremos a la luna”, dijo Kahn. “En la tarde del aterrizaje, cuando no nos las arreglamos y estábamos a dos minutos del final, y no llegamos allí, el primer ministro se volvió hacia mí y me preguntó: ‘¿Cuánto costará?’ Y le di mi estimación”.

“Él preguntó: ‘¿Cuánto tiempo tomará?’” y dijo dos años, Khan mostraba una gran sonrisa ante  la multitud cuando rechazaba los intentos de volver a poner el tema en el guión y recitar el tradicional refrán de la antorcha.

Me preguntó si estaba preparado para contribuir de nuevo y le dije que lo consideraría”, continuó Kahn. “Esta noche, la respuesta es sí”.

Los organizadores de la ceremonia finalmente apagaron el micrófono de Kahn antes de que terminara de hablar y continuaron con el siguiente encendedor de antorchas.

Gran parte de los $ 100 millones (NIS 370 millones) necesarios para construir y lanzar la primera nave espacial, fueron proporcionados por Kahn, un enfoque novedoso que se produjo a una fracción del costo de los esfuerzos anteriores financiados por el Estado para aterrizar en la Luna.

Financiada casi en su totalidad por donaciones privadas de conocidos filántropos judíos, incluidos Kahn, Miriam y Sheldon Adelson, Lynn Schusterman y otros, el proyecto fue una empresa conjunta entre la organización sin fines de lucro israelí SpaceIL y las Industrias Aeroespaciales de Israel.

Ya había anunciado, solo unos días después del accidente, que estaba lanzando el proyecto Bereshit II, diciendo: “Comenzamos algo y tenemos que terminarlo. Pondremos nuestra bandera en la Luna”.

Tras su anuncio, las Industrias Aeroespaciales de Israel, que se asociaron en Bereshit, expresaron que participaría con gusto en las futuras empresas de SpaceIL.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More