Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

¿Qué significa el nuevo acuerdo comercial entre EE. UU. y China?

Estados Unidos y China se movilizaron el 12 de diciembre para calmar el escozor de su guerra comercial, acordando en principio un acuerdo comercial llamado “fase uno” que aliviaría los aranceles recíprocos que han reverberado a través de la economía mundial durante casi dos años. Un aspecto crucial del acuerdo es un acuerdo de los Estados Unidos para suspender los aranceles adicionales establecidos para entrar en vigor el 15 de diciembre y, lo que es crucial, reducir algunos de los aranceles que ya están en vigor sobre unos 360.000 millones de dólares en productos chinos. Y gracias al acuerdo, Washington y Pekín podrían haber salido finalmente de su escalada arancelaria de ojo por ojo, aunque las nubes permanecen en el horizonte: Después de todo, el alcance de la primera fase del acuerdo es limitado, y las dos partes tendrán dificultades para llegar a un acuerdo más completo, presagiando quizás batallas aún más perturbadoras en la cadena de suministro de tecnología en el año venidero.

¿Qué hay en el trato?

Aunque los funcionarios no proporcionaron el texto del acuerdo que fue autorizado por el presidente estadounidense Donald Trump, Washington ha acordado cancelar una nueva ronda de aranceles del 15 por ciento sobre productos chinos por valor de 160.000 millones de dólares, principalmente bienes de consumo. Según las filtraciones de los detalles del acuerdo, Estados Unidos también reducirá los aranceles existentes del 25 por ciento sobre 250.000 millones de dólares en productos chinos al 12.5 por ciento y del 15 por ciento sobre otros 112.000 millones de dólares en bienes al 7.5 por ciento. A cambio, China ha hecho un acuerdo verbal para comprar 50.000 millones de dólares en productos agrícolas estadounidenses en 2020. Además, China prometió ampliar el acceso a su sector financiero y proteger mejor los derechos de propiedad intelectual de Estados Unidos. Las partes podrían firmar un borrador del acuerdo ya el 13 de diciembre.

El acuerdo pretende limitar inmediatamente el daño colateral a los importadores estadounidenses, que han soportado costos significativos de los aranceles, y a los consumidores estadounidenses que se enfrentan a la perspectiva de precios mucho más altos para bienes de consumo como teléfonos móviles, computadoras portátiles, juguetes y ropa. Si se concluye, el acuerdo también ayudaría a la economía china, que está creciendo a su ritmo más lento en casi tres décadas, dando a Pekín un mayor margen de maniobra para hacer frente a algunos de los riesgos estructurales de su economía.

Y también hay buenas noticias para la economía mundial, ya que el acuerdo podría estimular el crecimiento hasta en un 0,5 por ciento en 2020. En términos de terceros países, el acuerdo comercial daría un indulto significativo a exportadores asiáticos clave como Singapur, Corea del Sur y Japón, que han experimentado importantes interrupciones en la cadena de suministro y se han visto atrapados en el fuego cruzado de las salvas arancelarias. Pero el posible aumento significativo en las compras agrícolas de Estados Unidos también podría limitar la demanda china de otros proveedores, especialmente de soja de Brasil y Argentina.

De lo que hay que estar atento

Pero ahora que Washington y Pekín aparentemente han llegado a un acuerdo, hay dos puntos clave a tener en cuenta. En primer lugar, no se han explicado todos los detalles, lo que significa que podrían surgir conflictos sobre la redacción final. El alcance del acuerdo con respecto a los derechos de propiedad intelectual, por ejemplo, dependerá del lenguaje exacto del acuerdo final, y cualquier diferencia sobre la promesa de compra de la finca podría plantear más preguntas.

En segundo lugar, hay pocas garantías de que Estados Unidos y China adopten un punto de vista similar sobre la aplicación e interpretación del acuerdo, incluso en las secciones que ambos ya han firmado. En negociaciones anteriores, han diferido en la secuencia, el calendario y los detalles de otros acuerdos. Tales diferencias de opinión ocurrirán casi con toda seguridad con el acuerdo de la primera fase también, especialmente en temas como las estructuras contractuales para que China compre bienes estadounidenses, cuándo ocurrirán esas compras, y así sucesivamente. Para complicar aún más el panorama, existe un desacuerdo sobre las cuestiones de derechos humanos, que se ha perfilado en gran medida en las conversaciones. Dado esto, es totalmente posible que algunas de estas cuestiones puedan frustrar este acuerdo limitado antes de que las partes logren llegar a un acuerdo más amplio.

Aún así, si el acuerdo limitado perdura, podría rescatar las conversaciones comerciales de los países de los interminables ciclos de progresividad y desescalada arancelaria que han estropeado su diálogo en 2018 y 2019. Sin embargo, es poco probable que Washington y Pekín lleguen a un acuerdo más amplio en 2020, ya que aún no han comenzado a discutir los elefantes de la sala, como la política industrial china y las subvenciones de Bejing a los sectores de propiedad estatal. Es más, incluso mientras la Casa Blanca elimina gradualmente las opciones arancelarias, el consenso bipartidista para frenar las capacidades tecnológicas de China asegura que es casi seguro que Estados Unidos continuará oponiéndose a las empresas tecnológicas chinas, independientemente de cualquier acuerdo comercial o de quién sea el presidente.

Por último, el acuerdo con China, así como los avances de esta semana en el Acuerdo México-Canadá (USMCA), ilustra el deseo de Trump de demostrar su buena fe como negociador antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos del próximo año. En ambos casos, la Casa Blanca hizo concesiones significativas en algunas de sus demandas iniciales clave para cerrar el trato. En el USMCA, los demócratas del Congreso pudieron obtener mucho de lo que habían exigido durante el proceso de ratificación; en la primera fase del acuerdo, China presentó muchas de las mismas concesiones que había ofrecido en las fallidas negociaciones de 2017. Dado el deseo de Trump de llegar a un acuerdo, podría apresurarse a poner fin a otras disputas internacionales apremiantes en 2020, como las de Corea del Norte e Irán. Pero incluso si Trump está presionando para lograr acuerdos que favorezcan la fotografía antes de las elecciones presidenciales, Washington y Pekín siguen estando demasiado distantes en cuestiones estructurales como para hacer avanzar un acuerdo ampliado en un futuro próximo.

Vía National Interest

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More