Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Por qué los evangélicos se oponen a la política de Trump en Siria?

Por: Jerry Adler y Caitlin Dickson

Noticias de Israel

El evangelista Pat Robertson estuvo de pie junto a Donald Trump durante la tormenta de críticas por la cinta del programa de televisión “Access Hollywood”, donde el candidato republicano se jactaba de agredir a las mujeres, descartando los comentarios como una “charla de macho”. El mes pasado defendió el intento de Trump de hacer que Ucrania desacreditara a Joe Biden, calificando de “absurda” la idea del juicio político. Pero esta semana, finalmente, Trump hizo algo que “horrorizó absolutamente” a Robertson, lo que le llevó a advertir que el presidente estaba en peligro de perder “el mandato del Cielo”: Trasladó un pequeño contingente de tropas estadounidenses de la frontera sirio-turca, señalando a Turquía que podría iniciar un ataque en territorio de la guerrilla kurda.

Y en pocos días comenzó el ataque, con fuerzas aéreas y terrestres turcas atacando ciudades a lo largo de la frontera el jueves, decenas de miles de civiles huyendo y medio millón en riesgo de ser atrapados en los combates.

Bassam Ishak, presidente del Consejo Nacional Sirio de Siria, una organización que aboga por los derechos de los cristianos sirios y otras minorías sirias, dijo a Yahoo News que ha estado recibiendo fotos y videos de los daños causados por los ataques aéreos turcos en la región, una vez protegidos por las fuerzas estadounidenses.

La gente está asustada y muchos ya han huido de la zona”, dijo, citando informes que estiman que más de 60.000 personas han huido de sus hogares en el norte de Siria desde el miércoles.

La medida de Trump, que revirtió un compromiso estadounidense de larga data para proteger a los kurdos, que durante los últimos cinco años han sido los más afectados por la lucha contra los militantes islámicos de ISIS, provocó una condena generalizada en todo el espectro político, incluso por parte de aliados políticos tan cercanos como el senador Lindsey Graham. Los críticos lo calificaron de traición y advirtieron que la lucha en el área podría permitir que ISIS se reagrupe. Los kurdos han estado reteniendo un gran número de terroristas ISIS capturados, que podrían escapar en el caos (algo que Trump dijo que no era una preocupación para Estados Unidos, ya que asumió que la mayoría de ellos irían a Europa).

“Estás dando una cuerda de supervivencia a este grupo que acabas de derrotar”, dijo Ishak.

Pat Robertson en 2015. (Foto: Steve Helber / AP)
Pat Robertson en 2015. (Foto: Steve Helber / AP)

Pero los evangélicos estaban particularmente indignados. Otros, además de Robertson, que expresó su consternación por la medida, fueron Mike Huckabee, que twitteó: “En general, apoyo a @POTUS en política exterior y no quiero que nuestras tropas luchen en las guerras de otras naciones, sino que es un gran error abandonar a los kurdos. Nunca nos han pedido que luchemos contra ellos, sólo que les demos herramientas para que se defiendan. Han sido fieles aliados. No podemos abandonarlos”.

Entre los líderes evangélicos cristianos prominentes, Jerry Falwell Jr. y Robert Jeffress fueron casi los únicos que apoyaron la iniciativa de Trump.

A primera vista, los evangélicos cristianos no parecen tener un interés directo en el tema. Los kurdos, un grupo étnico de una región que abarca partes de Irak, Siria y Turquía, son principalmente musulmanes. Hay una población cristiana considerable en la zona afectada del noreste de Siria, estimada en alrededor de 40.000 personas por Peter Burns, de la organización In Defense of Christians (En defensa de los cristianos), con sede en Washington, que incluye a miembros de la Iglesia Ortodoxa Siria, la Iglesia Apostólica Armenia y la Iglesia Asiria del Este, pero no hay mucha presencia evangélica ni en las congregaciones establecidas ni como misioneros.

Pero hay cuestiones geopolíticas de mayor envergadura en juego. La tensa relación de Turquía con los kurdos ha sido durante mucho tiempo una fuente de tensión con los EE.UU. Hay alrededor de 35 millones de kurdos repartidos por todo Oriente Medio, un tercio de ellos en Turquía. Su larga lucha por establecer un Estado nacional amenazaría la soberanía turca sobre una considerable franja de territorio, y Turquía considera que su formidable ejército guerrillero es terrorista.

Mientras tanto, los kurdos se han ganado y cultivado una imagen en Occidente como aliados leales de Estados Unidos contra ISIS. Tienen buenas relaciones con Israel, un país que los evangélicos apoyan fervientemente. El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, cuyo principal interés es contrarrestar la influencia iraní en las fronteras de su país, condenó enérgicamente la invasión turca y advirtió “contra la limpieza étnica de los kurdos por parte de Turquía y sus representantes”.

Israel está dispuesto a prestar ayuda humanitaria al galante pueblo kurdo”, añadió.

Y los evangélicos tienen razones para desconfiar de Turquía. Es miembro de la OTAN y un aliado clave de Estados Unidos durante la Guerra Fría, aunque más recientemente ha desarrollado relaciones más cálidas, incluso militares, con Rusia. Trump parece tener un vínculo personal con el presidente autoritario del país, Recep Tayyip Erdogan, elogiándolo el año pasado por su promesa de “erradicar lo que quede de ISIS en Siria… y es un hombre que puede hacerlo”.

Pero los recuerdos son largos en esa parte del mundo, y los cristianos no han olvidado el genocidio que Turquía cometió contra los armenios y otras minorías cristianas hace un siglo, un crimen que Turquía nunca ha reconocido. Más recientemente, Andrew Brunson, pastor estadounidense de una pequeña iglesia en Esmirna, fue arrestado y recluido en una cárcel turca durante casi dos años, supuestamente por asociarse con un movimiento político prohibido, una causa célebre para los evangélicos estadounidenses que presionaron al gobierno de Trump para que lo liberara mediante presiones económicas (fue liberado y recibió la bienvenida de un héroe en la Casa Blanca el año pasado).

Los activistas de derechos religiosos (y de derechos humanos) dieron la voz de alarma tan pronto como Trump anunció sus planes de sacar a las tropas estadounidenses de la zona, aparentemente sin consultar al Pentágono ni a otros asesores, después de una llamada telefónica con Erdogan. La implicación de la medida es que “los cristianos y los yazidis (otra antigua minoría religiosa que también fue blanco del genocidio de ISIS) ya no están protegidos”, dijo a Yahoo News Nina Shea, directora del Centro para la Libertad Religiosa del Instituto Hudson. “Si no huyen, podrían morir”.

La crítica casi unánime tomó por sorpresa a la Casa Blanca; Trump advirtió a Turquía de que podría “borrar” su economía con sanciones si se comportaban mal en Siria. Mientras los informes sobre las bajas civiles se multiplicaban el jueves, Trump tuiteó, de manera un tanto inconclusa, que….. Tenemos una de tres opciones: “¡Envíe miles de tropas y gane militarmente, golpee muy duro a Turquía financieramente y con sanciones, o mediar en un acuerdo entre Turquía y los kurdos!”.

No dijo qué camino iba a seguir, pero a menos que Turquía, que es el segundo mayor ejército de la OTAN detrás de Estados Unidos, pueda ser detenida de alguna manera, Shea advierte que el resultado “podría ser el golpe final a la presencia cristiana de 2.000 años de antigüedad en esa región, ya que las comunidades de todo Oriente Medio observan con horror y concluyen que no tienen cabida en Oriente Próximo, que su única esperanza de un futuro está en Occidente”.

Vía Yahoo News

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More