Turquía y las peligrosas aguas del Mediterráneo

Por: George N. Tzogopoulos

Reuters

En un reciente artículo de Bloomberg, James Stavridis argumentó que “las aguas más peligrosas del mundo están en el Mediterráneo”. Aunque esta afirmación es discutible (las tensiones en el Mar de la China Meridional parecen más ominosas), pocos estarían en desacuerdo en que los peligros existen en el Mediterráneo.

El actual enfrentamiento entre Grecia y Turquía en el Mediterráneo Oriental es revelador. Desde principios de agosto, el buque de investigación turco Oruc Reis ha estado realizando exploraciones en aguas reclamadas tanto por Atenas como por Ankara. Como no hay acuerdo entre ambos, los Estados Unidos están empleando su típico enfoque de distancias iguales y caracterizan estas aguas como “disputadas”. El Orus Reis regresó al puerto de Antalya el 13 de septiembre, pero no está claro cuánto tiempo permanecerá allí.

Israel, por su parte, está junto a Grecia. El 12 de agosto, expresó su pleno apoyo y solidaridad con Grecia en sus zonas marítimas y su derecho a delimitar su Zona Económica Exclusiva (ZEE). Sin embargo, a diferencia de Israel y Chipre, Grecia sólo recientemente tomó medidas concretas en ese sentido. Tras el acuerdo de noviembre de 2019 sobre las zonas marítimas entre Turquía y Libia, Grecia se embarcó en un intento de proteger sus derechos soberanos, aunque con retraso.

Durante muchos años, los gobiernos griegos aplazaron decisiones difíciles, a pesar del continuo aumento de Turquía en la vecindad. Los deseos y la inercia convirtieron los problemas graves en potencialmente graves. Obviamente, la crisis económica, producto de la mala administración a nivel nacional, no podía sino tener un efecto en las políticas exteriores y de defensa.

El gobierno griego conservador que llegó al poder en julio de 2019 firmó dos acuerdos marítimos en respuesta a las acciones turcas: el primero con Italia en junio de 2020 y el segundo (y más importante) con Egipto en agosto. Las zonas del acuerdo greco-egipcio se cruzan con las del turco-libio. En el momento de redactar el presente documento, las exploraciones del Oruc Reis no han violado las zonas marcadas en el acuerdo greco-egipcio, pero sus exploraciones al sur de Kastelorizo desafían la posición tradicional griega conformada por el derecho internacional que estipula que las islas tienen derecho a una ZEE y a una plataforma continental. Turquía no está de acuerdo y aboga por una delimitación basada en la equidad. Al hacerlo, está provocando a Grecia para predisponer a la comunidad internacional a aceptar su argumento.

Las disputas por la delimitación en el Mediterráneo oriental no son inusuales. Israel y el Líbano, por ejemplo, tienen una disputa fronteriza marítima sin resolver. Además, el acuerdo marítimo greco-egipcio es parcial y no abarca todas las islas (como Rodas) porque El Cairo decidió navegar entre la posición de Atenas y Ankara. Cuando Ankara anunció que “no permitiría ninguna actividad en la zona en cuestión”, el Ministerio de Relaciones Exteriores egipcio tuiteó su sorpresa de que tales declaraciones y alegaciones fueran emitidas por una parte que desconocía los detalles del acuerdo.

La descripción del problema es mucho más fácil que su solución. Un diálogo entre Grecia y Turquía ha sido sugerido por mediadores como los EE.UU. y la Unión Europea, así como los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas China y Rusia. Sin embargo, Grecia está dispuesta a discutir sólo la cuestión de las zonas marítimas, mientras que la agenda de Ankara abarca cuestiones que Atenas no puede aceptar, como la desmilitarización de varias islas griegas en el Mar Egeo. Para Grecia, todo lo que está amenazado no está desmilitarizado. La invasión turca de Chipre en 1974 esboza dramáticamente la amenaza.

La situación parece estar en un punto muerto. La Unión Europea depende de Turquía en varias cuestiones, como la gestión de la crisis de los refugiados, y ha retrasado repetidamente sanciones que deberían haberse aplicado hace mucho tiempo. Incluso si algunas sanciones llegan a entrar en vigor, sus efectos serán limitados. La Oruc Reis ha realizado sus investigaciones sin interrupción en el Mediterráneo oriental sin tener en cuenta las leves declaraciones formuladas por Europa. Además, el presidente Donald Trump, que ha obtenido éxitos en materia de política exterior en el Oriente Medio y los Balcanes, no logró inicialmente reducir las tensiones después de sus conversaciones telefónicas con el Primer Ministro Mitsotakis y el presidente Erdogan. Rusia, que tiene muy buenas relaciones con Turquía, podría estar dispuesta a ayudar a disminuir las tensiones, si se le pide.

En el plano de la diplomacia pública, Turquía amenaza a Grecia casi a diario, lo que aumenta el riesgo de un incidente militar. (A mediados de agosto, la fragata griega Limnos chocó accidentalmente con el barco turco Kemal Reis, dañando el lado derecho de la popa de este último).

En un escenario óptimo, las actividades del Oruc Reis se congelarán a medio plazo en respuesta a la presión diplomática de los EE.UU. y Alemania, aunque lo que finalmente seguirá sigue siendo oscuro. La OTAN ha estado en gran medida ausente de las tensiones en el Mediterráneo, reivindicando más bien el comentario de “muerte cerebral” del presidente francés Emmanuel Macron. La OTAN está llevando a cabo conversaciones técnicas para la disolución del conflicto – pero no está dando más detalles.

Una opción que parece viable, pero que necesita mayor elaboración, es un diálogo multilateral con la participación de los países del Mediterráneo oriental y los intermediarios externos. El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, ha hablado a favor de una conferencia multilateral. La existencia del Foro de Gas del Mediterráneo Oriental (EMGF), una iniciativa que incluye a Egipto, Israel, Grecia, Chipre, Jordania, Italia y la Autoridad Palestina, pone de relieve la importancia de la colaboración regional entre los socios para las cuestiones energéticas en la Cuenca. Sin embargo, es necesario especificar la agenda de la conferencia propuesta por Michel.

Esto también se aplica a los países que podrían asistir. Israel, por ejemplo, ya ha comenzado a exportar gas natural de sus propios depósitos y no acoge con entusiasmo la participación de la UE en los asuntos de Oriente Medio (esto es particularmente cierto después del logro de los Acuerdos de Abraham). Además, la representación del Líbano, Libia y Siria, así como de Chipre, de manera que satisfaga tanto a Anastasiades como a Erdogan podría frustrar la idea.

La historia no sugiere razones para el optimismo. Las aguas del Mediterráneo siguen siendo una fuente de desacuerdo y, ocasionalmente, de peligro.