Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Rusia: El aumento del gasto militar de la OTAN es un “movimiento antirruso”

Por: David Brennan

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ha acusado a las naciones occidentales de aumentar la agresión antirrusa mediante la expansión del gasto militar de la OTAN.

Hablando con el periódico alemán Rheinische Post, Lavrov comparó el presupuesto de la OTAN de aproximadamente 1 mil millones de dólares con el presupuesto militar de Rusia de 50.000 millones de dólares, y sugirió que las naciones occidentales se veían obligadas a enfrentarse a una amenaza inexistente por parte de Estados Unidos.

La OTAN y Rusia se acercaron en la primera década del 2000, con el establecimiento del Consejo Rusia-OTAN para mejorar la cooperación y el entendimiento.

Sin embargo, en los últimos nueve años las relaciones se han deteriorado. Las naciones de la OTAN han girado para enfrentar a una Rusia cada vez más beligerante que ha apoyado las revueltas armadas en Ucrania, lanzó intentos de asesinato encubierto en el Reino Unido y supuestamente se ha entrometido en las elecciones en todo el mundo.

Pero para Lavrov, la respuesta de la OTAN a la política exterior de Moscú es una reacción exagerada. “Bajo la presión de Washington, que persigue sus propios objetivos geopolíticos, los países de la OTAN están llevando a cabo políticas agresivas contra Rusia”, dijo al Rheinische Post.

“El gasto militar aumenta sin justificación alguna”, afirmó Lavrov, según la agencia estatal de noticias Tass. “En 2018, Estados Unidos gastó más de 700.000 millones de dólares en esto, mientras que la OTAN en su conjunto gastó alrededor de un billón de dólares, mientras que Rusia sólo gastó menos de 50.000 millones de dólares”. Las cifras de la OTAN publicadas en marzo sugieren que el gasto militar total de la alianza para 2018 es de unos 987.000 millones de dólares.

La OTAN fortaleció su poderío militar en Europa del Este tras la anexión rusa de Crimea y el apoyo al conflicto separatista que sigue asolando el este de Ucrania. La voluntad de Rusia de enviar sus tropas a través de la frontera suscitó temores entre los pequeños Estados bálticos, especialmente en el sentido de que podría intentar hacer lo mismo allí.

La alianza desplegó cuatro grupos de combate multinacionales del tamaño de batallones en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia de forma rotativa para disuadir la agresión rusa. También se ha hablado de abrir una base militar permanente de Estados Unidos en Polonia, que limita con el enclave ruso de Kaliningrado, aunque no con Rusia propiamente dicha.

En junio, el presidente Donald Trump anunció que transferiría 1.000 soldados estadounidenses de su base en Alemania a Polonia, aunque no llegó a comprometerse con una nueva base estadounidense allí.

Rusia también está nerviosa ante la propuesta de ampliación de la OTAN para incluir a países como Macedonia del Norte, Montenegro y Georgia. Mientras que la OTAN fue diseñada para establecer una defensa unificada contra la Unión Soviética, Moscú percibe la alianza como un instrumento para intimidar y restringir a Rusia.

Cualquier sugerencia de adhesión de los vecinos de Rusia o de antiguos satélites se considera una amenaza existencial. Esto es especialmente cierto en el caso de Georgia, con la que Rusia libró una breve pero sangrienta guerra en 2008, y en el de Ucrania, que se ha acercado a la OTAN desde que Rusia anexó Crimea en 2014.

Lavrov argumentó que cualquier expansión adicional, que Rusia ha advertido que podría conducir a la guerra, sería desacertada. “Desde el punto de vista del fortalecimiento del potencial de defensa de la OTAN, las decisiones de aceptar en sus filas a países como Montenegro y Macedonia del Norte parecen absolutamente ilógicas”, dijo. “Esto definitivamente no es lo que se necesita hoy para mantener la seguridad y la estabilidad en Europa”.

Las tensiones entre Rusia y la OTAN también han aumentado en medio del colapso del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio. El acuerdo fue firmado por el presidente Ronald Reagan y el líder soviético Mijaíl Gorbachov en 1987, prohibiendo los misiles nucleares y convencionales lanzados desde tierra con un alcance de 500 kilómetros (310 millas) a 5.500 kilómetros (3.417 millas).

Vía Newsweek

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More