Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Transmisión en vivo del lanzamiento de Bereshit, nave espacial de Israel

La madrugada del viernes a las 3:45 AM, hora de Israel, marcará el comienzo de una nueva era para la investigación espacial israelí con el lanzamiento de la primera nave espacial israelí en dirección a la Luna. El lanzamiento establecerá varios récords. Será la nave espacial más pequeña y menos costosa que jamás haya aterrizado en la Luna y ubicará a Israel entre las filas de las superpotencias, Estados Unidos, Rusia y China, que han llevado a cabo exitosamente aterrizajes lunares de varios tipos.

La nave espacial no tripulada Genesis, Bereshit en hebreo, que fue construida en privado por el grupo sin fines de lucro SpaceIL en cooperación con Israel Aeronautics Industries, se lanzará desde Cabo Cañaveral en Florida en un cohete Falcon 9 construido por la compañía SpaceX de Elon Musk. En una conferencia de prensa esta semana, el presidente de SpaceIL, Morris Kahn, quien donó $ 40 millones del costo de $ 100 millones de la nave espacial, dijo que Bereshit se presentó como regalo al presidente Reuven Rivlin y se declaró un proyecto nacional.

“Hemos estado en este viaje durante ocho años y se completará en dos meses, con el aterrizaje en la luna. Estamos haciendo historia y estamos orgullosos de ser parte de un grupo que ha soñado y realizado el sueño que muchos países han tenido pero solo tres han cumplido”, dijo Kahn.

Además del orgullo nacional que genera el proyecto, que no es completamente una empresa privada, la importancia simbólica de Bereshit es enorme y el lanzamiento ha despertado el interés mundial. La nave espacial en sí es principalmente una demostración de las capacidades que el proyecto ha aprovechado. Su misión científica es simple y el plan es que permanezca en la Luna solo dos días. Hasta este punto, solo China ha tenido la tecnología probada necesaria para un aterrizaje suave en la luna.

El director de la división espacial de Industrias Aeroespaciales de Israel, Opher Doron, se para frente a la nave espacial Beresheet durante una presentación de la organización sin fines de lucro SpaceIL y el IAI estatal israelí, en Yehud, el 17 de diciembre de 2018. (Jack Guez / AFP)

El éxito de Israel podría llevar a una gran cantidad de futuros aterrizajes lunares y crear un modelo de negocio completamente diferente en el que las empresas privadas ofrecerían una gama de servicios. Los clientes podrían comprar un lugar en una nave espacial para su equipo, desde instrumentos científicos y tecnología de comunicaciones hasta clientes que desean esparcir las cenizas de sus seres queridos en la Luna. A más largo plazo, las empresas podrían tratar de llegar a la Luna para producir productos, desde metales preciosos hasta agua, que podrían usarse para alimentar cohetes o para realmente asentar la Luna.

El proyecto de SpaceIL comenzó como una iniciativa de tres jóvenes, Yariv Bash, Kfir Damari y Yehonatan Weintraub, quienes en 2010 se inscribieron en el concurso Lunar XPRIZE de Google. La competencia terminó en marzo del año pasado sin un ganador, pero SpaceIL anunció que continuaría con los planes. Con la ayuda de donantes privados y con el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Espacio de Israel, el trío logró cumplir su sueño con el próximo lanzamiento, programado para las 8:45 PM hora local del jueves en Florida.

La nave espacial de SpaceIL que aterrizará en la Luna en abril tiene aproximadamente 5 pies de altura con un diámetro de 6.5 pies. (Cortesía de SpaceIL)

Treinta y dos minutos después del despegue, la nave espacial, que se colocará en un satélite de comunicaciones indio, la carga útil principal del lanzamiento, se separará del cohete Falcon. Varios minutos después, si las cosas salen según lo planeado, el personal de la sala de control del proyecto en Israel Aerospace Industries en Yehud, cerca del Aeropuerto Internacional Ben-Gurion, intentará establecer contacto inicial con Bereshit.

Varios minutos más tarde, las patas de aterrizaje lunares de la nave espacial se abrirán, a las que seguirá una serie de pruebas de los sistemas de la nave espacial para verificar que hayan resistido el lanzamiento y estén funcionando bien en el espacio. Aproximadamente una hora después del lanzamiento, Bereshit entrará en su primera órbita de la Tierra.

El camino que tomará Bereshit mientras se dirige a la luna incluirá órbitas elípticas de tamaño creciente alrededor de la Tierra, durante las cuales la nave hará uso de la fuerza gravitacional de la Tierra para aumentar su velocidad. Dicho esto, Bereshit está programada para viajar 6.5 millones de kilómetros (4 millones de millas), lo que la convierte en la misión lunar con el camino más largo que se haya recorrido.

Bereshit, la nave espacial israelí lista para ir a la Luna en 2019
Ilustración de la nave espacial en la luna. / Vía ידיעות אחרונות

En su órbita final, está programado que la nave espacial se acerque a la propia Luna, a la que seguirá una compleja maniobra en la que intentará ser arrastrada al campo de gravedad lunar, unos 10 días antes de que aterrice en la Luna. Si todo va bien, orbitará la luna hasta que sea el momento adecuado para un aterrizaje, que actualmente está programado para el 11 de abril.

“Nuestro viaje a la luna está lleno de desafíos y, por lo tanto, nuestra misión es inmensamente compleja. Cada paso que tomemos con éxito allanará el camino para el éxito del próximo paso, hasta el aterrizaje en la luna”, dijo Ido Anteby, CEO de SpaceIL, en la conferencia de prensa de esta semana.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

PREMIUM
$1.37 Mensual
  • Acceso a todos los artículos editoriales exclusivos para suscriptores.